23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La capital de Turkmenistán está considera toda una rareza arquitectónica en Asia

Así es Asjabad, la 'Ciudad de Perla', construida completamente en mármol

Asjabad es la capital de Turkmenistán, uno de los países más peculiares del mundo. Esta capital, cuenta con más de 500 edificios construidos en su totalidad de mármol. El secreto por el cual pueden permitirse una arquitectura con este material: se trata de una de las mayores reservas de gas natural y petróleo del mundo.

Por si cabían dudas del poder de la arquitectura contemporánea, todavía queda la extravagancia de la ciudad de Mármol. Se denomina la Ciudad de Perla, situada en Asjabad, capital de Turkmenistán (país que formó parte de la URSS hasta 1991) en Asia Central, un territorio plagado de extrañezas y singularidades.

Todo el territorio de la capital de Turkmenistán, cuenta con todo un elenco de edificios blancos en su ciudad, un total de 543 infraestructuras, según informan los medios de comunicación locales. La mayoría construidas a base de mármol, con un estilo que fusiona el futurismo con la arquitectura neoclásica, y todo bañado de infraestructuras blancas, únicamente de mármol blanco. Cuenta con zonas residenciales, hoteles, circos, universidades, instituciones públicas, hasta un edificio llamado ‘Palacio de la felicidad’, destinado únicamente a la celebración de bodas. Una multitud de edificios están construidos con este material, que supone un alto coste.

'Palacio de la felicidad'

También cuenta con varios récords Guinness, como la noria empotrada más alta del mundo en un espacio cerrado, o con el mayor número de fuentes de piscinas a nivel universal. 

La ciudad más inusual de Asia, también cuenta con un Estadio Olímpico con capacidad para 50 mil personas, que fue construido por orden del presidente, pensando que podría llegar a ser sede de las olimpiadas.

La extravagancia de Asjabad

El secreto con el cual este gobierno puede permitirse estos caprichos arquitectónicos es por la enorme reserva de gas y petróleo del país, siendo la cuarta que mayor tiene del planeta, y de sus grandes producciones de trigo.

Ciudad de Asjabad.

Por otro lado, esta cínica ciudad de encuentra en Turkmenistán, un país del Asia Central, una las zonas más totalitarias y autoritarias el continente, superando incluso a Corea del Norte.

Sumidos en una completa represión gubernamental, es uno de los países menos democráticos que existe en la región, por debajo incluso de Arabia Saudí o Libia, y su excentricidad reside en que a pesar de ser uno de cinco países más ricos del mundo debido a las grandes reservas de gas natural que posee, el sesgo respecto a la pobreza de su población es alarmante. Sus habitantes sufren una gran escasez de productos de primera necesidad y viven aislados del progreso sanitario, tecnológico, y educativo, y completamente postergados del exterior.

Tanto es así, que el presidente de este territorio, Berdimuhamedow (antiguo dentista) ordenó la censura de la palabra "coronavirus", y limitó la libertad de prensa, por lo que a los habitantes no les llega información real y verídica de la crisis sanitaria que afectó a toda la población mundial en 2020. Por otro lado, también está restringido el uso de mascarilla, por tanto, es como si en este territorio nunca hubiese existido una pandemia.

La grandilocuencia de la ciudad blanca es tal que hasta sus vehículos son de color blanco, orden dada por el presidente de la República del país, ya que asegura que circular en coches oscuros da mala suerte.

Entre otras de las pautas gubernamentales obligatorias en la Ciudad de Perla, también nos encontramos con la prohibición de la barba en varones si tienes más de 40 años, no comprar tabaco, o la negativa de tener más de un animal de compañía en tu domicilio.

COMPARTIR: