15 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su característica uva autóctona, la Rufete, dota a sus caldos de una personalidad única y reconocida internacionalmente

Ruta del Vino Sierra de Francia: un lugar con encanto por descubrir y donde disfrutarán todos los sentidos

La Ruta del Vino Sierra de Francia es indispensable en la guía del enoturista.
La Ruta del Vino Sierra de Francia es indispensable en la guía del enoturista.
Los vinos de la Ruta del Vino Sierra de Francia están amparados por la D.O.P. Sierra de Salamanca, que se encuentra ubicada al suroeste de la provincia de Salamanca con una extensión de 482,10 Km2, en la cual existe una variedad de uva autóctona, la Rufete. Un fruto que da lugar a vinos únicos que han alcanzado un elevado prestigio nacional e internacional.

Un clima mediterráneo húmedo con precipitaciones favorece el cultivo de gran variedad de uvas como  Tempranillo, la Garnacha Tinta, la Viura o la Palomino entre otras. Pero la más común es la Rufete, variedad de uva autóctona de compleja elaboración que aporta aromas delicados con recuerdos a frutas rojas y especiadas, con taninos dulces y suaves que dan elegancia, frescura y complejidad a los vinos.

La particular uva Rufete. 

En esta tierra, el viticultor ha ganado espacio a  la montaña. Se trata de un cultivo desarrollado en bancales. Una forma sostenible de agricultura que conforma  un paisaje peculiar y bello. Estos  viñedos se producen en una gran  variedad de suelos como el de granito, pizarra y corneana. La longevidad de las cepas es otra característica de esta tierra,  el 80% de ellas tienen más de 50 años y el 50% más de 80 años. Así como las fuertes diferencias de alturas en las que podemos encontrar el viñedo desde 400 m hasta casi los 1000 m. Todo esto confiere al vino una amplia gama de caracteres.

Una serie de pequeñas bodegas componen la D.O.P. Sierra de Salamanca. Lugares donde se cuida al máximo el cultivo de sus viñedos y la producción, elaboran  vinos de gran calidad, conocidos ya a nivel nacional e internacional. Y en la mayoría se puede catar y conocer cómo se elabora el vino.

Vinos muy peculiares, adecuados para acompañar a su contundente gastronomía, que destaca por la influencia de diversas culturas a lo largo de los siglos; judía, musulmana y cristiana.

Reserva de la Biosfera

Tanto la difícil accesibilidad y la utilización sostenida del territorio, además de las singulares características físicas y climáticas de la comarca, han permitido la pervivencia de un rico patrimonio natural. Esta conservación de la riqueza medioambiental ha merecido su reconocimiento como Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

El paisaje de la Ruta del Vino Sierra de Francia es de gran belleza. 

Parque Natural y gran patrimonio histórico y artístico

Fue declarado en el año 2000 e incluye algunos de los municipios de la Ruta. Protege una gran diversidad faunística y florística. 

Esta ruta del Vino de la Sierra de Francia recorre lugares  donde se conserva un importante patrimonio artístico, histórico, natural y etnográfico. La zona goza de un valioso legado que diferentes culturas han ido dejando a su paso por ella. Destacan seis localidades declaradas como conjuntos históricos-artísticos: Miranda del Castañar, Mogarraz, Montemayor del Rio, San Martín del Castañar, Sequeros y Villanueva del Conde. Aunque en sus veintidos municipios existe una abundante concentración patrimonial visible en una singular arquitectura popular que muestra las estructuras de las casas  serranas con sillares de granito en la planta baja y fachada y largas tramoneras en las plantas superiores.

COMPARTIR: