20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se han aplazado pruebas clasificatorias de varios deportes, el relevo de la llama olímpica se redujo al mínimo y hay nuevas restricciones sanitarias

Recelo de los estamentos deportivos a menos de 100 días para que comiencen los Juegos Olímpicos de Tokio 2021

A menos de cien días para el comienzo de los Juegos Olímpicos de Japón los deportistas de todo el mundo intensifican su entrenamiento para llegar a punto, sin embargo, todavía los organizadores tienen que superar grandes desafíos. La persistencia de la pandemia y los bruscos repuntes del COVID-19 perturban sus preparativos y alimentan la incertidumbre respecto a la posibilidad, y a la oportunidad, de organizar el evento entre el 23 de julio y el 8 de agosto.

A pesar de que cada vez queda menos para el comienzo de los juegos y de que aún quedan muchos problemas por resolver, los organizadores y responsables olímpicos parecen confiar en que todo saldrá bien. En sus declaraciones públicas se concentran más en cómo se desarrollarán los Juegos, que en una improbable suspensión o nuevo aplazamiento y esgrimen argumentos para ser optimistas como por ejemplo que ya el mes pasado comenzó el relevo de la llama olímpica en Fukushima, a pesar de que los espectadores no pudieron asistir ni a la salida ni a la primera etapa. Otro motivo esperanzador es que se están desarrollando programas ambiciosos de vacunación en muchos países y que algunos equipos olímpicos ya han sido vacunados.

El país nipón no exige que los participantes de las olimpiadas estén inmunizados, pero el Comité Olímpico Internacional (COI) sí que anima a hacerlo por lo que adquirió dosis fabricadas en China para los deportistas de los países que no hayan tenido acceso.

En Japón los espectáculos deportivos se realizan con aforo limitado y los aficionados siguen ya las reglas que serán aplicadas en los Juegos, entre las que destaca la prohibición de aclamar a los participantes, que sólo pueden ser aplaudidos. Además, la decisión de Corea del Norte de no participar debido al coronavirus no ha provocado un efecto domino entre países, ya que entre los deportistas parecen primar las ganas que tienen de competir en estos juegos, que fueron suspendidos el año pasado, al riesgo al que se enfrentan, que según se espera será mínimo.

La nadadora estadounidense Katie Ledecky, quíntuple medallista de oro olímpica, expresó la semana pasada que estos últimos meses han sido motivadores para los deportistas y que el principal motivo por el que los deportistas tienen tantas ganas de que lleguen las olimpiadas es porque “queremos verdaderamente mostrar al mundo todo el trabajo que hemos realizado”.

Katie Ledecky Biography, Age, Height, Boyfriend, Net Worth 2021

La nadadora estadounidense Katie Ledecky levantando oro olímpico.

En el combinado nacional de Japón, Rikako Ikee, nadadora, ha dado una gran alegría a toda su afición consiguiendo una plaza en el equipo de relevo olímpico, tan solo dos años después que le fuese diagnosticada una leucemia.

No todo es bueno

Sin embargo, no todo es bueno, el resurgimiento del coronavirus obligó al gobierno nipón a  imponer de nuevo restricciones solo tres semanas después de haber levantado las anteriores. Además, en Osaka, el gobernador prohibió el paso de la llama por la vía pública, lo que ha provocado que el relevo se haga en un parque cerrado a los espectadores.

El Gobernador de Osaka pide ahora cancelar el relevo de la antorcha en toda  la prefectura

Relevo antorcha olímpica.

Por otra parte, los 11.100 atletas que pueden residir en la Villa Olímpica deberán seguir algunas normas estrictas que se publicaron en un documento el pasado enero: no se les permitirá acceder a ella hasta cinco días antes de su primera competición y deberán abandonarla como tarde dos días después de la última. Los organizadores también pedirán a los atletas que mantengan las distancias "y eviten todo tipo de contacto físico innecesario".

Las olimpiadas de Tokio no recibirán aficionados procedentes del extranjero y durante este mes se espera que se tome una decisión sobre el número de espectadores japoneses que podrán acudir. El ambiente estará lejos de las grandes fiestas habituales que acompañan a este evento mundial. Será el reino de la televisión. Los sondeos muestran que la mayoría de los japoneses preferiría evitar riesgos y cancelar la competición, pero los que defienden su celebración son más numerosos que antes, pasando del 11% en enero al 27% en marzo. Los organizadores asumen que “la situación del covid-19 va naturalmente a influir en la opinión pública sobre los Juegos”.

Inauguran el Estadio Nacional, sede principal de los Juegos Olímpicos y  Paralímpicos de Tokio | Nippon.com

Estadio Nacional, la sede principal de los juegos, vacío.

A día de hoy, hay muchas dudas y pocas certezas. En el equipo español aún no se sabe si el piragüista Saúl Craviotto, encabezará como abanderado la delegación española en el desfile inaugural solo o acompañado de la nadadora Mireia Belmonte, la incertidumbre se mantiene ante la gran familia olímpica.

Los primeros juegos en año impar de la era moderna serán inusuales y polémicos por numerosas causas, pero las autoridades japonesas están convencidas de que se celebrarán a pesar del coronavirus y serán un gran éxito deportivo y social.

Mucho dinero en juego

El presupuesto inicial, incrementado en 2.800 millones para hacer frente al aplazamiento, parece lo de menos. Según cálculos de la asesoría financiera Bloomberg, la cancelación de las Olimpiadas supondría pérdidas de 42.600 millones de dólares y una contracción del 0,2% en el PIB del país. Sin embargo, celebrar los Juegos con la mitad de público le permitiría a la economía japonesa sumar hasta 4,3 puntos porcentuales.

COMPARTIR: