03 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La Asociación CAEB pide además bonificaciones fiscales, más flexibilidad en los ERTEs en 2020 y suspensión y reducción de pagos y tributos

Los restauradores de Baleares piden al Gobierno ampliar las terrazas para superar la crisis

CAEB pide que no se limite el aforo de las terrazas e incluso que se amplíe
CAEB pide que no se limite el aforo de las terrazas e incluso que se amplíe
Con las pérdidas millonarias que se avecinan por la crisis del COVID-19 en el turismo, el sector de restauradores de Islas Baleares proponen a la Administración que se lleven a cabo una serie de medidas para frenar el impacto económico en 2020. La flexibilidad a la hora de aplicar los ERTEs es uno de los puntos que defienden, sosteniendo que deben poder ejecutarse de forma escalonada, dependiendo de la demanda que exista.

El turismo es uno de los sectores que más afectado se va a ver por la crisis del coronavirus. Se estiman pérdidas de hasta 170.000 millones de euros  para este 2020, año que va a estar marcado por las restricciones de circulación y, en España, la posibilidad de cerrar las fronteras en verano para evitar una segunda oleada de contagios va cogiendo fuerza.

Es por eso que determinadas zonas costeras del país, donde la principal actividad productiva es el turismo, sufrirán fuertes consecuencias económicas. Un ejemplo son las Islas Baleares, donde el sector de la restauración ya ha pedido al Gobierno y a la Comunidad que se tomen una serie de medidas para tratar de paliar el impacto de la crisis.

De este modo, desde la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares, propone bonificaciones excepcionales, flexibilidad en los ERTEs, cancelaciones y suspensiones de cobro en algunos tributos y que no se limite el aforo en terrazas, entre otras muchas medidas.

Alfonso Robledo, presidente de la Asociación Mallorquina de Cafeterías, Bares y Restaurantes (integrada en la CAEB) explica a elcierredigital.com que "la preocupación real que tenemos es por cuando tengamos que abrir los negocios en verano. En Mallorca recibimos unos 14 millones de turistas que consumen en los 9.500 bares y restaurantes que existen en la isla, del residente no podemos vivir".  

alfonso_robledo_asociacion_mallorquina_cafeterias_bares_restaurantes

Alfonso Robledo

Desde CAEB proponen permitir la posibilidad de incluir o sacar del ERTE al trabajador de una forma "flexible, ordenada y justificada por razones de producción", alargando esta medida a todo el año. "Hay que intentar no despedir, pero, si nos van a cortar el 50% del aforo y cuando abramos tenemos que contar con el 100% de los empleados, no vamos a aguantar mucho tiempo. Por eso pedimos que se hagan ERTEs escalonados, según la demanda que haya en ese momento", señala Robledo.

Otra de las proposiciones que hacen tanto a la comunidad como al Gobierno es compartir los costes de las cuotas a la Seguridad social con la Administración en determinados momentos "que fueren necesarios tales reajustes de personal durante la temporada turística", como por ejemplo fines de semana, campañas de Navidad o puentes festivos. 

"No nos sirve que los ERTEs sean a tres meses. Tienen que ser hasta mayo del año que viene, porque después de un mal verano viene un invierno pésimo", asegura el empresario.

Medidas excepcionales para subsistir

Entre esa lista de propuestas excepcionales a las administraciones para paliar los efectos de la crisis venidera que han hecho desde CAEB, incluyen "añadir la variable de media jornada a nuestros equipos con el afán de que puedan rotar todos en el trabajo de una forma voluntaria". 

Del mismo modo, los hosteleros de Islas Baleares piden que se apruebe un paquete de bonificaciones excepcionales del 50% referente a las cotizaciones de la Seguridad Social del próximo año, "a efectos de que el mayor numero de establecimientos posibles puedan aguantar y, en su caso, reinventar su formato de negocio".

En cuanto a la reducción del aforo en establecimientos, la asociación de restauración cree que "bajo ningún concepto" se debe aplicar la medida a las plazas en el exterior de terrazas de ocupación de vía pública. Por contra, señalan que se debería, no solo mantener, sino compensar la pérdida de aforo en interior en los casos que así se pueda.

carmen_planas_caeb

Carmen Planas, presidenta de CAEB

"Estas medidas que proponemos son para tratar de ayudar al Gobierno a la hora de tomar decisiones importantes, porque en este año no vamos a tener beneficios, va a ser un año de subsistir", indica Robledo.

La cancelación o suspensión de cobro de tributos locales, como la tasa de incineración y basuras, es otro de los puntos que incluye CAEB en su lista de medidas, así como fraccionar en tres pagos el Impuesto de Sociedades.

Asimismo, solicitan que los negocios cerrados no tengan que pagar las facturas de electricidad, agua y gas y que los que negocios abiertos con consumo tengan una bonificación del 50%, así como en materia de seguros, revisión de cláusulas de responsabilidad civil en todos los negocios.

CAEB pone también el punto de mira en que "no se está hablando de la condonación de impuestos y obligaciones fiscales o administrativas", asegurando que esto implica "posponer el problema para dentro de unos meses, porque el obligado tributario tendrá el mismo problema en un futuro próximo".

Por último, los restauradores que forman parte de la asociación creen que se debe llevar a cabo una limitación en los desahucios durante los próximos dos años, "prorrogando consecuentemente el contrato de alquiler abonando una cantidad de subsistencia del 15% para el año 2020 y del 25% para el año 2021".

Además, Robledo destaca un factor importante a la hora de la vuelta a la actividad: "La gente ahora tiene muchas ganas de salir, pero la sorpresa es que cuando venga el cliente no se va a encontrar el mismo restaurante acogedor de antes, sino un sitio con muchas menos personas, con camareros con mascarillas, con distanciamiento social. Van a pensar que para eso preferirán comer en casa".

COMPARTIR: