24 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El gigante hotelero digital, nacido en Países Bajos, está acusado de engañar a sus clientes fija el precio a los hoteleros, prohíbe descuentos y

Así se cocinó la mayor multa de Competencia a Booking: Abuso de posición y condiciones leoninas

/ Booking
Booking se acerca a los 30 años de vida tras sufrir un inesperado revés desde España, ya que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia les ha impuesto la mayor multa de la historia del organismo: 486 millones. El gigante hotelero que alquila al día 1,5 millones de habitaciones o pisos es sancionada por ofrecer unas condiciones leoninas (al exigir comisiones de hasta el 20% e impedir que los propietarios fijen precios o hagan descuentos) y abusar de su posición.

Cuando internet andaba en pañales, en 1996, un recién graduado holandés, Geert-Jan Bruinsma, creaba junto a la emblemática Plaza Rembrandt de Ámsterdam una página web para reservar habitaciones de hotel por todo el mundo. 

El neerlandés no podía sospechar que, 28 años después, su invento iba a alquilar 1,5 millones de habitaciones o pisos al día, alcanzar una facturación anual de 20.000 millones, contar con 17.000 empleados y ofertar 150.000 destinos en 230 países

Bruinsma se bajó del barco en 2003 y sus sucesores esperaban que desde España les iba a llover un revés que ha provocado un agujero bursátil de más de 1.000 millones de euros, pese a lo cual su valoración ronda los 120.000 millones. 

Y es que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia les ha impuesto la mayor multa de la historia del organismo: 486 millones de euros. La sanción ha tenido gran eco y ha recibido el aplauso de muchos propietarios de hotel o pisos turísticos que llevan años protestando a una empresa que se está granjeando enemigos por sus condiciones. 

Los periodistas neerlandeses Stijn Bronzwaer, Joris Kooiman y Merijn Rengers, NRC Handelsblad, detallaron en el bestseller 'La máquina. Booking.com, la verdadera historia' algunas de las manchas que ahora han sido sancionadas por Competencia, que subraya que Booking (tercer página web más leída del mundo tras Amazon o Alibaba) fija los precios y prohíbe que un hotel pueda aplicar descuentos por su cuenta

El citado libro denuncia cómo este gigante turístico digital estafa a sus clientes al decir que en su web "solo queda una habitación disponible" a determinado precio con el fin de conseguir que se realicen compras precipitadas. 

Los redactores de NRC Handelsblad empezaron a investigar la compañía, que sembró la polémica en el pandémico 2020 por echar a miles de empleados y recibir una compensación del Gobierno de Países Bajos de 60 millones tras haber ganado 4.000 millones en 2019. 

Este expediente de Competencia tiene su origen en dos denuncias recibidas en la CNMC por parte de la Asociación Española de Directores de Hotel y de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid, hartos del trato que Booking dispensa a sus afiliados. 

Booking. 

Booking ha filtrado que prepara recurso y excusa su decisión de no permitir a hoteles y propietarios de pisos que ofrezcan en sus webs precios más bajos que en el gigante hotelero que exige grandes comisiones. 

"El objetivo de la cláusula de paridad es garantizar que las tarifas y condiciones que se publican en la plataforma sean competitivas, de modo que los clientes puedan beneficiarse de costes de búsqueda más bajos, así como evitar que un alojamiento se aproveche de las inversiones cuantiosas que realiza Booking.com", señala el portal 'holandés'.

Booking recibe esta sanción cuando estaba a punto de descorchar champán, ya que en marzo de 2024 se aprobará en Bruselas la Ley de Mercados Digitales de la UE que permitirá que internet siga siendo un ecosistema favorable a Google, aliada de Booking. 

Este hecho ha enfadado a la web de reserva de vuelos de avión, eDreams, que también reconoce que el texto legal "representa una gran oportunidad para abordar el persistente desequilibrio que existe desde hace años en el panorama digital europeo, abriendo la puerta a un ecosistema digital más justo y equitativo"

"Reconocemos los esfuerzos de la Comisión Europea por fomentar una competencia más justa en el panorama digital europeo. Nunca se insistirá lo suficiente en la importancia de construir un mercado competitivo y transparente, dado su impacto directo a la hora de ofrecer a los consumidores una amplia gama de opciones", añaden. 

En relación a la sanción de Competencia, ha llamado la atención que se haya librado de la misma el gran rival de Booking, Airbnb, que factura alrededor de la mitad que su rival (casi 10.000 millones frente a 20.000), pero en 2023 le superó en beneficios (casi 4.500 frente a alrededor de 4.000)

El expediente contra Booking

El expediente de la CNMC se inició en octubre de 2022 por prácticas restrictivas de la competencia prohibidas en los artículos 2 y 3 de la Ley 15/2007, de 3 de julio, de Defensa de la Competencia (LDC) y en el artículo 102 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) (S/0005/21). 

Por una parte, la CNMC empezó a investigar una serie de prácticas que podrían suponer un abuso de la posición de dominio de Booking.com con respecto a los servicios de intermediación que ofrecen diversas agencias de viaje en línea a hoteles. 

En particular, estas prácticas consistían en "la posible imposición de condiciones inequitativas a los hoteles situados en España" y "la implementación de políticas comerciales que habrían podido tener efectos exclusionarios sobre las demás agencias de viaje en línea, así como sobre otros canales de venta en línea"

Por otra parte, las conductas investigadas también incluirían prácticas que explotarían la situación de dependencia económica que tendrían los hoteles situados en España con respecto a Booking.com. Este hecho constituye, según la CNMC, "un acto de competencia desleal que podría falsear la libre competencia con afectación al interés público". 

La Dirección de Competencia de la CNMC ya aseguró en 2022 que consideraba que existen "indicios racionales de la comisión, por parte de Booking.com". 

Pasado polémico

Booking intentó congraciarse durante años con sus trabajadores organizando los Freaky Fridays en una plaza de Ámsterdam hasta la que se desplazaban miles de empleados de la compañía, que promovía la fiesta bajo el lema "Trabaja duro durante la semana y luego bebe y disfruta".

La fiesta y la bebida finalizaron después de producirse decenas de denuncias por acoso de jefes a sus trabajadoras, escándalos por las orgías organizadas en torno a la fiesta e intoxicaciones etílicas de algunos participantes. 

COMPARTIR: