18 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Hasta 15 países de la UE imponen restricciones o prohibiciones expresas a personas que viajen desde el vecino país luso

Portugal en la lista roja de Europa por las escasas medidas de control sanitario en aeropuertos tras los rebrotes

El aeropuerto de Oporto no tiene casi restricciones
El aeropuerto de Oporto no tiene casi restricciones
¿A quién no le gustaría tomar una copa de Oporto viendo el atardecer desde una terraza orillas del Río Duero? Pues en 2020, Portugal uno de los lugares más importantes del turismo europeo vive un verano atípico, las medidas de protección contra el covid-19 conviven con las calles vacías de sus principales ciudades. Buena parte de lo millones de turistas que recibe el país en temporada veraniega, no han podido viajar por las restricciones sanitarias.

Desde que la pandemia se propagó por Europa, muchos políticos resaltaron la pronta respuesta de Portugal. El gobierno presidido por el socialista António Costa tomó importantes medidas el 13 de marzo, casi a la par de sus vecinos europeos, pero con muchos menos casos. Desde entonces la prensa europea habla del “Misterio Portugués”, que logró contener la pandemia deforma más efectiva que cualquier otro país del sur.

No obstante, el “milagro” de Portugal comienza a desvanecerse unos meses más tarde. Actualmente, el país luso a penas tiene 50.600 casos de covid-19 y los fallecidos no llegan a los 2.000. Sin embargo, más de 15 países han restringido la entrada de ciudadanos portugueses o personas que lo hayan visitado, Portugal ha entrado en la temida “Lista Roja” de la Unión Europea, que clasifica a los países según su seguridad sanitaria.

Oporto siempre ha sido de los principales puntos turísticos para Españoles.

La propia España se encuentra en la lista verde por sus mediadas contra el covid-19 y las limitaciones impuestas por Holanda, Bélgica y algunos países, solo se limita a Cataluña, Aragón, Navarra y otras zonas afectadas por rebrotes de la pandemia. Mientras, los lusos tienen restricciones generales, aun cuando sus rebrotes recientes se limitan a varios barrios del área metropolitana de Lisboa.

No hay una razón clara para estas limitaciones contra Portugal; la Comisaria Europea de Asuntos Internos, Ylava Johanson aseguró en una entrevista que: "Hay algunas tensiones entre algunos Estados miembros cuando entienden que un país vecino no ha actuado correctamente, no ha informado o cooperado".

"Este tipo de medidas no son malas en sí mismas, pero es importante que sean proporcionadas porque a veces cubren todo el país" explica Johanson, que matiza que las restricciones deberían: "estar más centrado en ciertas áreas, donde hay más problemas", como ocurre en el caso de las restricciones a España.

El mapa de los contagios. 

Por los momentos, Austria, Dinamarca, Reino Unido, Chipre, Eslovaquia, Finlandia, Letonia, Lituania y Rumania limitan totalmente los viajes desde y hacia Portugal. Mientras otros como: Belgica, Bulgaria, Eslovenia, Estonia, Malta, Holanda y Hungría tienen algún tipo de medidas restrictivas. En el caso de Bruselas, las medidas solo aplican a Lisboa, mas no al resto del país.

Sin cultura, ni miedo al coronavirus

Distintos turistas españoles que han viajado a Portugal durante el mes de julio aseguran a elcierredigital.com, que, aunque el país vecino tiene varias medidas parece “no existir cultura de prevención” entre los portugueses.

“Es como si no hubiese pasado nada, las personas van por la calle sin mascarilla, solo se la ponen en sitios cerrados, la llevan mal puesta, y cosas así”, explica Pilar, madrileña que estuvo en Lisboa hace una semana.

Varios barrios de Lisboa se mantienen confinados actualmente por rebrotes.

Por su parte, Daniel Rodríguez, también residente de Madrid, asegura que durante su estancia en Oporto no podía creer la falta de preocupación de nacionales y turistas. “Todo el mundo anda sin mascarilla por la calle, entiendo que no sea obligatorio en espacios abiertos, pero Madrid tampoco lo obligaba y la gran mayoría de la población iba protegida en espacios abiertos, porque es algo que nos parece lógico”, aclara el médico.

Según Rodríguez, se podía ver con frecuencia aglomeraciones en puntos turísticos, más vacíos de lo normal, y personas quitándose la mascarilla para estornudar algo que califica de “inaceptable”.

Los controles de los aeropuertos también son menores a los de nuestros países, según explicó Luis Alvarez, otro turista que viajó hasta Oporto, “no hay ninguna medida de control en el aeropuerto, más allá de la mascarilla y el gel”. Mientras en Barajas se toma la temperatura de aleatoriamente; se registran datos de contacto y hasta el número de asiento en el vuelo; se prohíbe la entrada de personas que no viajarán; entre otras medidas, en el aeropuerto de Oporto la situación parece normal.

Aunque en las páginas del gobierno portugués se especifica que es necesario entregar un formulario de contacto y datos sanitarios al viajar al país, varios viajeros confirman a elcierredigital.com que, en ningún punto del desembarco, dicho documento es solicitado a los viajeros.

COMPARTIR: