10 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El principal objetivo es conseguir armonía visual, de manera que al abrirlo dé paz y tranquilidad

Todas las claves para hacer un cambio de armario perfecto con la llegada del buen tiempo

Las claves para hacer un buen cambio de armario.
Las claves para hacer un buen cambio de armario. / coHay que conseguir armonía visual, de manera que al abrirlo dé paz y tranquilidad
Con la llegada del buen tiempo, jerséis y prendas de invierno dan paso a tejidos livianos más propios del calor. Sin embargo, para muchas personas, hacer el cambio de armario se antoja una tarea titánica que no saben afrontar. A veces tardamos semanas en bajar del trastero todas las camisas que teníamos guardadas, a veces incluso descubrimos prendas que no hemos puesto en todos estos meses de frío.

Para afrontar esta tarea tan necesaria, la experta en orden Fátima Uclés nos da consejos para ordenar nuestras ideas y prioridades. Desde su cuenta en Instagram @ordenotuarmario, Fátima difunde consejos de orden que nos hacen la vida más fácil.

Las claves del método

Antes de nada, hay que tener como reto que lo que se empieza se acaba. Hay que descartar la idea de organizar todos los armarios de la casa en un día o una mañana, así que hay que planificar cuándo nos ponemos y el espacio concreto elegido “empieza por el armario que te dé más pereza, lo cogerás con más ganas que si te lo dejas para el final cuando estás cansado”.

El primer paso de este método de orden pasa por vaciar el espacio en concreto, y sacar todo fuera, ya sean zapatos, accesorios o ropa. Hay que poner toda la ropa en una superficie plana (ya sea encima de la cama o en el suelo), de manera que veamos todo lo que tenemos. Y una vez vacío el armario, es un gran momento para limpiarlo bien por dentro.

Una vez que tengamos fuera y a la vista todas las prendas, hay que repasar cada ropa por separado para decidir si se descarta o se selecciona. “Este paso es el más difícil, tenemos que guardar la ropa de la persona que somos hoy, no esos pantalones que hace un par de años que ya no nos valen o esa camisa que nunca hemos estrenado pero guardamos por si surgía la oportunidad”. Hay que ser honesto con uno mismo y saber qué prendas nos gustan y cuáles ya no.

¿Un consejo? Si llevas todo el invierno sin ponerte cierta prenda, es el momento de plantearse si la regalas, la donas o la tiras a un punto limpio.

Cuando tengamos apartada la ropa descartada, es el momento de pensar la mejor manera de guardarla en el espacio que disponemos. Una de las máximas de Fátima Uclés es que “la base de una buena organización es el descarte: no necesitas mas espacio, necesitas menos cosas”.

Al sacar toda la ropa fuera y ver lo que nos gusta y nos sienta bien, tenemos claro qué tenemos que comprar y qué necesitamos: es una manera estupenda de ahorrar dinero y no caer en compras capricho.

Cuando hablamos de orden, hablamos de paz visual y las perchas son un elemento clave a la hora de aportar armonía a nuestro armario. La organizadora nos recomienda emplear siempre el mismo modelo de percha. Las mejores son las de terciopelo porque son antideslizantes, no ocupan mucho espacio en el armario y son muy robustas y resistentes.

A la hora de colgar la ropa, hay que tener en cuenta que hay que utilizar una percha por cada prenda, porque lo que no se ve no se usa. ¿A quién no le ha pasado que cuelga varias camisas una encima de otra y nunca se pone la que está más escondida?. Es importante que todas las perchas se cuelguen con el gancho mirando en la misma dirección. Este pequeño truco también aporta orden visual.

Para evitar que vestidos largos o pantalones sobresalgan del armario, se pueden doblar antes de colgarlos o enganchar la parte de abajo con la barra horizontal de la percha para no llegar abajo del todo.

Bisutería, calcetines, ropa interior o cinturones se pueden guardar en cajas con compartimentos. Hay muchos tamaños y materiales y son el mejor aliado para mantener el orden. 

Fátima Uclés recomienda clasificar la ropa por categorías o “familias”, es decir, colocar la ropa de izquierda a derecha de más a menos pesado: chaquetas, vestidos largos, pantalones, faldas, camisas, blusas… y ordenar cada categoría por color, de oscuro a más claro.

Una vez que tengamos seleccionada la ropa de invierno que vamos a guardar, lo recomendable es hacerlo en cajas de plástico o tejido, también por familias. Hay que utilizar etiquetas para indicar qué hay en cada una de ellas ya que este paso facilitará el próximo cambio de armario y guardarlas en un sitio fresco y seco.

COMPARTIR: