21 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El análisis pericial aportado por sus abogados confirma la relación de causalidad entre la muerte y la deficiencia del vehículo de la firma japonesa

La familia de un fallecido en accidente de tráfico pide a Toyota 427.000 euros por un airbag defectuoso

Airbag
Airbag
El juzgado de Primera Instancia número 18 de Valencia ha admitido a trámite una demanda interpuesta contra Toyota por los familiares de un hombre que perdió la vida en un accidente de tráfico en 2018 debido a un airbag defectuoso. Así, ha determinado que se celebre un juicio ordinario por los daños derivados de lo ocurrido. La reclamación ronda los 427.000 euros.

La demanda, presentada por los abogados Ignacio Montoro y Borja García, ha sido acompañada de un análisis pericial realizado por un ingeniero industrial, un médico especialista en medicina forense y la agencia de investigación privada Distrito 46. Sus respectivos informes concluyen que la compañía Toyota tuvo responsabilidad al no activarse los airbags del vehículo el día del accidente, al tiempo que no dejan duda sobre la relación de causalidad entre el fallecimiento y la deficiencia técnica.

Los hechos ocurrieron hace más de tres años, cuando el hombre circulaba por la N-330 sentido Alicante para acudir a su puesto de trabajo habitual como médico de atención primaria en un centro de salud. Fatalmente el vehículo sufrió un impacto, a consecuencia del cual el hombre murió y, en la comprobación de lo sucedido, lo primero que llamó la atención de la Guardia Civil es que los airbags no se habían activado pese a la gravedad del impacto y de los daños del turismo. 

Los familiares acudieron entonces a un gabinete pericial de Valencia que determinó que era evidente que no habían saltado estos elementos de seguridad, ni los frontales ni los laterales, pese a que no habían sido desconectados. 

Según los demandantes, trataron de alcanzar un "acuerdo amistoso" con Toyota pero ante la "imposibilidad" de conseguirlo, acudieron a la vía judicial. Los peritos destacan en sus informes que esta deficiencia de la compañía no es aislada, ya que tuvo que llamar a revisión a millones de vehículos en todo el mundo por airbags defectuosos. 

Pese a ello, indican que ni el fallecido ni su familia recibieron alerta alguna por parte de la marca para cambiar o revisar los elementos de seguridad, algo que tampoco se les advirtió cuando pasaron las diversas revisiones en el concesionario. 

Airbags defectuosos

A finales de 2016 la firma automovilística Toyota llamó a revisión a 5,8 millones de vehículos en todo el mundo por un posible fallo en el inflado de sus airbags delanteros. En Europa estaban afectados hasta 1,47 millones de coches y en España la cifra se elevó a más de 80.000 unidades, según confirmaron fuentes de la compañía.

Los airbags estaban fabricados por Takata, una empresa nipona en la que la industria puso el foco después de que las autoridades de Estados Unidos le forzasen a declarar como "defectuosos" algunos de sus infladores de seguridad. Los airbags contenían infladores con gas propulsor de nitrato de amonio, un químico que puede degradarse después de una exposición prolongada a condiciones de alta humedad absoluta y altas temperaturas.

Alerta por airbags mortales: tras un caso fatal en Brasil, Honda aún busca  en la Argentina 50 mil autos para su revisión - Infobae

Airbags defectuosos fabricados por Takata.

"Al degradarse el propelente y activarse el airbag, puede romperse el inflador que lo contiene y ocasionar que se lancen fragmentos de metal a alta velocidad a través de la bolsa de aire en el interior del vehículo, lo que podría causar lesiones incluso mortales a los ocupantes del vehículo", admitió Toyota en su comunicado. Hasta dieciséis muertes y un centenar de heridos se han relacionado en todo el mundo con este mecanismo que no solo monta Toyota, también otra veintena de marcas automovilísticas.

En España solo fueron cuatro modelos los afectados, el Corolla, el Auris, el Yaris y el pick-up Hilux. Hasta 32.035 coches estaban equipados con este airbag en el asiento del conductor (5.392 de Hilux y 26.643 de Yaris) y la cifra se eleva a 71.041 con el airbag frente al asiento del copiloto (4.631 de Corolla, 44.493 de Auris y 21.917 de Yaris).

La suma total de vehículos afectados sería de 103.076, pero la compañía matizó que "había modelos de Yaris que pueden equipar los airbags en ambos asientos", por lo que "los coches afectados fueron unos 81.159". Este número se añade a los más de 50.000 que se identificaron un año antes por un problema que lleva años provocando la revisión técnica de los coches que de equipan con estos airbags.

Por otra parte, a principios de 2020 Toyota llamó a revisión a casi tres millones de vehículos en Estados Unidos que afectó a modelos Corolla de los años 2011-2019; modelos Matrix de 2011-2013; modelos Avalon de 2012-2018 y su variante híbrida de 2013-2018.

COMPARTIR: