16 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La representación legal del BBVA acudirá a declarar como persona jurídica investigada el 24 de septiembre

El “Annus Horribilis” de Carlos Torres Vila como presidente de BBVA: De Turquía a Argentina pasando el ‘caso Villarejo’

Carlos Torres Vila y Francisco González
Carlos Torres Vila y Francisco González
El que fue mayor banco de España, por encima del Banco Santander, no se libra de la herencia de Francisco González tanto en las pésimas decisiones económicas como en la supuesta trama ilícita de espionaje con el ex comisario de la Policía Nacional

El pasado viernes 16 de agosto BBVA recibía un pequeño respiro, en lo financiero. Tras una semana pésima en bolsa, cerraba ese día con una subida del 3,11%. Pero el varapalo se lo daban en ese caso en los tribunales. El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, acordó a instancias de la Fiscalía Anticorrupción que la representación legal del BBVA acuda a declarar como persona jurídica investigada en el 'caso Villarejo' el próximo 24 de septiembre.

La Fiscalía solicitó la imputación del banco después de analizar la documentación incautada en los registros practicados en noviembre de 2017 y la aportada por el BBVA. Documentos que, a juicio de Anticorrupción, acreditarían que los pagos "ilícitos" a la empresa de Villarejo, Cenyt, "afectaron a varias áreas sensibles del banco y a diversos ejecutivos de la entidad durante un prolongado periodo temporal" y se produjeron cuando Villarejo estaba aún en activo en la Policía.

La herencia envenenada del “desaparecido” Francisco González

Y es que, cuando el pasado 26 de septiembre de 2018 el Consejo de Administración de BBVA aprobó el plan de sucesión del presidente de la entidad, por el que se establecía que Carlos Torres Vila, en ese momento consejero delegado, reemplazaría a Francisco González como presidente ejecutivo, difícilmente podía imaginarse una situación peor.

Luis Pineda ya ha señalado a Francisco González y al excomisario Villarejo

El caso Villarejo no es el único frente judicial a corto plazo. En octubre comienza el juicio oral por el caso AUSBANC, en el que el principal acusado, Luis Pineda ha señalado que Francisco González, Villarejo y a varios de sus colaboradores de integrar una presunta organización criminal que habría conspirado para llevarle a los tribunales. Toda una tormenta judicial que ha llevado a que incluso desde el BCE se presione para borrar todo rastro de la vinculación de Francisco González, el cual desaparecido guarda silencio. Incluso ya se empieza a exigirr que devuelva buena parte de su remuneración tras jubilarse para cubrir en parte la posible responsabilidad civil de la entidad.

Vulnerable económicamente

Todo ello cuando en lo económico tampoco hay que agradecer nada a González. Si cuando se aprobó el relevo el banco sufría el desplome de su cotización por la crisis turca ahora es Argentina la gran protagonista en un momento de incertidumbre a nivel global.

La gran apuesta turca hizo desplomar la cotización del BBVA el pasado verano y mostró como ser vulnerable a unos mercados muy concretos supone un enorme riesgo para la entidad. La crisis turca dejó la acción de BBVA en 5,20 euros, este pasado viernes, a pesar de su importante rebote cotiza a 4,37 euros.

Argentina, otro país de alto riesgo para BBVA

Todo esto ha demostrado que Turquía no es el único problema del BBVA. La inflación desbocada en Argentina era ya una señal que se ha confirmado tras el desplome del peso y las perspectivas más que claras de un cambio de gobierno a final de año. A todo ello no hay que olvidar que Venezuela es un agujero negro desde hace muchos años y tampoco hay perspectiva de mejora. Emilio Botín decidió en su momento pactar con Hugo Chávez y vender su filial en el país caribeño. Francisco González lo contrario, mantenerse en un país con una economía ruinosa. Hoy los accionistas de BBVA sufren las consecuencias y el que tiene que dar la cara es Carlos Torres Vila.

COMPARTIR: