18 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su presidenta Ana María Llopis dimite y un fondo ruso, su principal accionista, toma el control

La crisis de los supermercados en España se cobra su primera víctima: DIA se desploma un 42% en Bolsa tras anunciar que facturará un 30% menos

Jornada negra para la cadena de supermercados después de que la empresa admitiera que sus resultados este año estarán al menos un 30% por debajo de los del ejercicio pasado y eliminase el dividendo de 2019. Brasil, Argentina y también España hunden las perspectivas de la empresa.

La cadena de supermercados DIA se ha desplomado en Bolsa. Ya era uno de los peores valores de este 2018 y muchos anticipaban este escenario, pero no esperaban un desplome tan brusco como el de ayer. Las acciones de la compañía se dejaron este lunes un 42,2% y se sitúan en 1,10 euros después de anunciar una revisión a la baja en su previsión de resultados y tras advertir a los accionistas de que no recibirán dividendo en 2019. Con este desplome, la empresa acumula un retroceso superior al 70% en lo que va de año y su capitalización bursátil ni siquiera alcanza los 700 millones de euros (688 millones).

JP Morgan inició ayer la tormenta perfecta. El banco de inversión rebajó a 1,7 euros el precio objetivo de sus acciones. En su informe asegura que DIA está teniendo un "desempeño inferior" al de competidores como Mercadona, Carrefour, Lidl, Pingo Doce y Sonae. Sin embargo, el desencadenante definitivo para la caída se ha producido a partir de un comunicado difundido por la propia cadena, en el que asegura que rebaja sus estimaciones de resultados para el presente ejercicio", desde los 568 millones de beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 2017 a "entre 350 y 400 millones de euros" en 2018. El grupo atribuye esta revisión a "una caída del volumen de ventas" y a "un incremento de los gastos operativos", dos de los factores que más le están penalizando desde hace más de un año.

Todo esto se aceleró cuando se anunció que el consejo de administración de DIA había aceptado la dimisión de Ana María Llopis como presidenta no ejecutiva de la cadena de supermercados, cargo que ocupaba desde el 5 de julio de 2011. Llopis ya había anunciado el pasado 20 de abril, durante su intervención en la junta general de accionistas, su intención de abandonar la compañía a principio de 2019, pero las circunstancias actuales han llevado a que acelere su salida. Seguirá siendo consejera en la compañía hasta el 31 de diciembre de este año.

Abarcar todo para no conseguir nada

Aunque Brasil y principalmente Argentina están siendo una losa DIA anticipa en España el colapso de su negocio. DIA no ha sabido ver los cambios y ha mantenido unas tiendas y un modelo de negocio centrado en un segmento bajo que el cliente, que ha visto como ha recuperado parte de su poder adquisitivo, ha rechazado por ser excesivamente low cost y con una calidad percibida inferior a la que esperaban. Los cambios en algunas tiendas con la creación del formato DIA & GO han llegado tarde, con un mercado muy copado.

 Como ya informó El Cierre Digital, la guerra de los supermercados ya está en marcha. La bajada de precios de Supersol, la apertura al mercado online de Lidl o la sombra de Amazon y la llegada del comercio online de alimentos no son buenas noticias para la recuperación. Las malas noticias no han acabado para DIA.

COMPARTIR: