22 de abril de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Una de las principales causas de este pésimo primer trimestre de 2019 es el auge del comercio electrónico

La grave crisis del retail: cientos de establecimientos cerrados y miles trabajadores a la calle

La crisis del sector retail ya se nota en los centros comerciales españoles
La crisis del sector retail ya se nota en los centros comerciales españoles
España sigue la senda de Estados Unidos, el paraíso de las compras y de los centros comerciales, y continúa con el cierre de decenas de cientos comerciales y miles de tiendas. El comercio electrónico se impone y el retail, la venta directa a los consumidores desde tienda, se colapsa. En España, a pesar de que por parte de algunas administraciones y poderes se “venda” que nuestro modelo es distinto, la verda es que el comercio ya sufre síntomas más que preocupantes.

Una de las promesas de Donald Trump en su campaña electoral fue acabar con el cierre masivo de miles de tiendas en todo Estados Unidos. Ha fracasado, a pesar de costosos subsidios. La crisis del retail y el cierre de decenas de centros comerciales (malls) y miles de tiendas es imparable y seguirá a un ritmo elevado en los próximos años. El banco suizo UBS acaba de publicar un informe de lo más revelador. Para los analistas de una de las principales entidades financieras mundiales la penetración del comercio electrónico aumentará hasta un 25% en 2026, desde su actual 16% del total de ventas. Si esto pasa, aproximadamente 75.000 tiendas tendrán que cerrar sus puertas en los próximos siete años en Estados Unidos.

El comercio electrónico continúa comiendo una parte importante de las ventas del sector retail. En 2018, Amazon sumó 35.000 millones de ventas en todo Estados Unidos, según UBS el equivalente a aproximadamente 7.700 tiendas. Para el banco suizo las tiendas de ropa serán las más afectadas y estima el cierre de 21.000 establecimientos, el 17% de este tipo, en Estados Unidos hasta 2026. También está previsto que las tiendas de electrónica y de decoración para el hogar cierren en una cifra cercana de 10.000 y las de decoración aproximadamente otros 8.000. De momento hay anunciados más de 5.800 cierres para los próximos meses que afectan a gigantes como Victoria's Secret, JCPenney o Gap. Solo en el primer trimestre 11 empresas de distribución textil se han declarado en liquidación en Estados Unidos.

Diferencias entre Estados Unidos y España

Este verdadero “apocalipsis” se extiende por todo el mundo y en España coincide con un pésimo primer trimestre en resultados para las grandes empresas del retail, desde El Corte Inglés, Cortefiel, Grupo Inditex,… Se ha intentado argumentar que lo que pasa en Estados Unidos no se puede trasladar a España ya que se trata de dos mercados muy distintos. Es cierto que hay algunas diferencias, por lo que el efecto puede ser algo menor o llegar algo más tarde, pero desde luego no es evitable. Además, hay otros condicionantes que pueden hacernos incluso más sensibles y acelerar el proceso en determinada coyuntura económica.

Centro Comercial abandonado en Estados Unidos

Entre nuestras diferencias, que son una ventaja, está que el modelo “mall”, los gigantescos centros comerciales, está menos extendido (aunque algunas zonas urbanas, como Madrid, en la que ya arrasó al pequeño comercio de muchas localidades) y que en todo caso son lugares más cercanos que las enormes distancias que hay que recorrer en algunas áreas de Estados Unidos y Canadá. A pesar de eso la caída de ventas en los centros comerciales en España (y de la rentabilidad en tienda) es ya una realidad. Gigantes de la distribución en centros comerciales como IKEA, Decathlon o Media Markt están invirtiendo en una vuelta al centro de las grandes ciudades de España comprando locales en zonas premium para intentar frenar la sangría de su modelo. Pero esto no es suficiente, no se pueden sustituir todos los metros cuadrados de grandes superficies por locales en el centro y por ello el impacto es limitado.

Además, el coste de trasladar a comprador a un centro comercial en las afueras no solo debe medirse en kilómetros. Para los analistas que opinan que al ser las distancias en España más cortas que en Norteamérica es un motivo para que la caída de consumidores sea menor no tienen en cuenta que el coste del litro de combustible en Estados Unidos es un 40% menor de media que en España. Lo que le hace más sensible no solo a la subida del precio de combustible también a pérdidas de poder adquisitivo y cambios de ciclo económico como el que se aproxima.

A esto hay que unir el funcionamiento interno de muchos centros comerciales en España que bonifican sus gastos comunes (seguridad, limpieza, publicidad…) a las grandes cadenas y castigan económicamente a las tiendas independientes y pequeñas cadenas. Estas serán las que echarán el cierre antes ante la irremediable caída del consumo.

Por último, si en Estados Unidos la tasa de penetración del negocio online no dejará de crecer en los próximos años, en España, con una tasa actual inferior, el crecimiento será muy superior.

La tecnología, la esperanza de los retailers

A pesar de estas señales más que evidentes, el sector de los Centros Comerciales, intentan “vender” una imagen distinta y denominan a la situación actual con el eufemismo de “transformación”.  En el último encuentro del lobby internacional de los centros comerciales señalan que ante la caída del tráfico en picado en las tiendas la solución está en mejorar la experiencia del usuario y usar el big data.

Pero no tienen en cuenta que el comercio online no se queda quieto y también realiza cada vez más inversiones para crecer en el segmento online.

COMPARTIR: