30 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los sistemas de las entidades bancarias dejan al descubierto sus múltiples fallos

Alerta informática: BBVA, Lloyds, Banco Santander o CaixaBank han sufrido importantes incidencias que han dejado desamparados a los usuarios

El pasado viernes millones de usuarios de BBVA no pudieron acceder a sus cuentas online. El banco de Francisco González, que presume de ser el primer banco digital de España impidió operar a sus clientes durante más de 7 horas, hasta que sobre las 14:45 se informó que la incidencia estaba solucionada.

Los comentarios sobre el mal funcionamiento del servicio no se hicieron esperar. Multitud de clientes dejaron sus quejas contra el banco a través de mensajes en Twitter sobre la imposibilidad de hacer gestiones online tanto a través de la app como de la página web.

Dimisiones en el Reino Unido

El del BBVA no fue el caso más grave. Paul Pester, consejero delegado del banco TSB, propiedad del Banco Sabadell desde 2015, dimitió la pasada semana después de siete años en el cargo. Su salida llegó tras los problemas informáticos que se produjeron en abril por el cambio de sus sistemas online de su anterior propietario, el Lloyds Banking Group.

En abril, unos 1,9 millones de clientes del TSB estuvieron varias semanas sin poder acceder a sus cuentas a través de la red y hubo 40.000 quejas de los usuarios. El pasado mes de julio, TSB reveló que la migración tecnológica que llevó a cabo en abril supuso un coste para la entidad de 176 millones de libras (195 millones de euros). Los problemas informáticos se repitieron durante el pasado fin de semana y la entidad se disculpó ayer ante sus clientes. Además, informó de que durante el segundo trimestre de este año alrededor de 26.000 clientes cerraron sus cuentas en TSB.

Incidencias en CaixaBank o Banco Santander

El coste de prestigio de estas incidencias lleva a que se intente que no trasciendan. Como ocurrió la pasada primavera en CaixaBank, en el que problemas económicos llevó a que ni siquiera se pudieran pagar los propios préstamos contra la entidad o los seguros durante dos días.

Peor fue lo ocurrido un año antes, en marzo de 2017, con el Banco Santander. El martes 20 de marzo, el arranque de la jornada de trabajo para las sucursales del Banco Santander en España fue lo más parecido al caos. Miles de trabajadores no pudieron acceder a sus equipos informáticos y estos no respondían. Pero lo peor estaba por llegar. El miércoles lejos de reestablecerse la situación fueron más los equipos los que se caían y sucursales colgaban en sus puertas el cartel de que por problemas técnicos estaba cerrada. Nunca trascendió la razón, pero lo más probable es que fuera por una actualización de sus sistemas informáticos basados en Windows. La única realidad, es que como en los casos anteriores los verdaderos perjudicados fueron los clientes, de hecho, en Madrid incluso un cliente llegó a intentar agredir al director ante la imposibilidad de realizar una operación.

La informática nos ayuda a operar mejor con nuestras entidades financieras, pero también, por mucha seguridad, nos puede dejar literalmente “colgados”.

COMPARTIR: