30 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Esta maniobra la realiza después de quedarse sin el área comercial del hotel por no encontrar inversores

Trinitario Casanova a la desesperada en su guerra contra Riu: solicita en los juzgados que se paralicen las obras del Edificio España

Trinitario Casanova
Trinitario Casanova
El Grupo Baraka del empresario Trinatario Casanova solicitó ayer ante el Área de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid y ante los juzgados de Primera Instancia de la capital la paralización de las obras del Edificio España, en el que Riu prevé abrir un hotel en 2019 por unas supuestas irregularidades en la rehabilitación. Esta demanda es la segunda contra la cadena hotelera tras quedarse Baraka sin la zona comercial

Trinitario Casanova, dueño del Grupo Baraka, continúa con sus maniobras para paralizar las obras del Hotel Riu Plaza de España. Si en agosto presentó una demanda por un supuesto incumplimiento de contrato contra la cadena hotelera Riu con respecto a la adquisición de la zona comercial, ahora alega deficiencias en las obras de rehabilitación.

Siempre según Baraka, la promotora habría decidido llevar a cabo las obras al margen del "informe de resultados del estudio realizado sobre los condicionantes que la arquitectura y cimentación del edificio España imponen a su rehabilitación, fecha 9 de febrero de 2017", redactado por INTEMAC (Instituto Técnico de Materiales y Construcción).

Dicho informe señalaría la necesidad de hacer refuerzos en todo el edificio y sus indicadores fueron incorporadas en la redacción del Proyecto Básico de Obras de Consolidación que sirvió de base a la concesión el 31 de marzo de 2017 de la preceptiva licencia que solicitó Grupo Baraka, sin la que no podrían haber comenzado siquiera las obras cuya suspensión solicitó ayer.

Contundente respuesta de Riu

Por su parte Riu ha emitido un comunicado en el que asegura que, "junto con la Dirección Facultativa de la Obra y la constructora están llevando a cabo los trabajos de refuerzo y reestructuración con las más adecuadas soluciones de ingeniería y arquitectura para conseguir adaptar un edificio, protegido y con más de 65 años de antigüedad, a la normativa vigente". De hecho "continúa con los trabajos en el Edificio España tal y como estaba proyectado, con la vista puesta en la inauguración del hotel Riu Plaza España en la primavera de 2019".

Precisamente, dadas las características del edificio y debido a la protección de diferentes zonas y elementos, la cadena reconoce que "está siendo un gran reto que estamos llevando a cabo con el apoyo de un equipo técnico de alta cualificación y reconocida experiencia, además de la supervisión de nuestro equipo técnico interno y de las autoridades pertinentes".

Segunda demanda tras quedarse sin la zona comercial del hotel

Esta maniobra del controvertido empresario Trinitario Casanova no ha sorprendido, pues lleva meses intentando paralizar las obras. Ya a finales de agosto presentó una demanda contra Riu, en la que denunciaba que la cadena ha incumplido lo pactado en la venta de junio de 2017 ante la negativa de Riu a escriturar 15.000 metros cuadrados comerciales del inmueble comprometidos a favor de Baraka Renta SL, sociedad de Baraka.

La contestación de Riu fue clara. Según la cadena hotelera este acuerdo "simplemente daba un periodo para que Baraka buscara inversores para adquirir los 15.000 metros cuadrados de zona comercial, a cambio de la correspondiente comisión". Esa búsqueda de inversores por parte de Baraka, aseguraron desde Riu, no se produjo nunca, por lo que la cadena hotelera ha procedido a buscar un comprador para esa zona comercial

Este comprador sería la sociedad Inbest Real Estate creada este año de la mano del fondo Corpfin, que ultima pagar 150 millones por un área comercial que ya se disputan por tener espacios comerciales grandes marcas, especialmente del sector textil. La pérdida de estos suculentos ingresos por parte de Trinitario Casanova, unido a la “guerra” que existe entre empresas hoteleras, explicaría esta demanda que muchos expertos consideran que tiene muy poco recorrido.

COMPARTIR: