22 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"Qué fácil debe de ser que me roben gracias a esto"

El Gobierno reduce el límite de la responsabilidad del usuario en caso de robo de su tarjeta a 50 euros

Las tarjetas contactless son seguras, según los bancos.
Las tarjetas contactless son seguras, según los bancos.
Hace tiempo que nos las impusieron y muchos siguen sin fiarse de ellas, aunque las usen a diario. Eso de pagar con una tarjeta contactless, que no pide el pin y que con acercarla a un datáfono efectúa el pago, crea suspicacias y hay quienes tratan de ofrecer argumentos para probar que entrañan riesgos, aunque los bancos aseguran que son totalmente seguras.

Vas a pagar, das la tarjeta y ya has pagado. Y te quedas ahí anhelando el pin o algo, pero como no hace falta porque has efectuado un pago de menos de 20 euros, reflexionas: qué fácil debe de ser que me roben gracias a esta forma de pago.

Las tarjetas contactless o NFC (Near Field Communication) permiten realizar pagos con solo aproximarlas a un datáfono, o TPV, y si el importe es menor de 20 euros, no será necesario marcar el pin, bastará con esa aproximación NFC-TPV para efectuar el desembolso.

Los bancos apostaron por ellas hace tiempo y aseguran que son totalmente seguras. Pero hay una corriente especialmente potente en Internet que mantiene que robarte sin que te enteres es fácil si llevas encima una de estas tarjetas.

En Internet abundan los presuntos testimonios de personas que dicen haber sufrido algún robo en su cuenta sin enterarse por culpa de su tarjeta contactless. Aunque son más numerosos los que afirman con total seguridad que le ocurrió a un amigo.

Pero el “argumento” más contundente que habla de estos supuestos robos lo vemos en forma de letrero de redes sociales, con sus habituales exclamaciones por doquier y sus faltas de ortografía, y en varios idiomas:

“¡¡¡¡¡¡¡MUCHO CUIDADO!!!!!!! Se ha encontrado a un señor en el metro con un TPV portátil, probablemente va acercando el aparato con contactless a las carteras de los usuarios del metro marcando cantidades inferiores a 20 euros de manera que no necesita pin. Si lo veis, llamad a la Policía o avisad a la seguridad del metro y sobre todo quedaros con la descripción del personaje. (No sé en qué metro ha sido, si alguien lo sabe… que avise). Avisad a vuestros amigos/familiares”.

Una supuesta alerta, ilustrada con una foto de una persona con un datáfono en el metro, advierte de la facilidad de cometer estos robos con solo aproximar el datáfono a la cartera de algún incauto en un lugar concurrido, para no levantar sospechas y para pescar al mayor número posible de víctimas.

La foto con alerta del datáfono en el metro no es nueva, surge cada cierto tiempo en las redes y reactiva la polémica sobre la seguridad de las tarjetas contactless, que no existe para los bancos a juzgar por lo que afirman de ellas, y también para la Policía Nacional, que tacha de bulo que haya gente que se dedique a robar con un datáfono en un transporte público o en cualquier otro lugar. La Policía asegura que no le constan robos así ni en España ni en el resto de Europa y no existe ninguna denuncia en ese sentido.

Fáciles de rastrear

Los bancos, por su parte, coinciden en que estas tarjetas no entrañan riesgos para la seguridad y lo justifican en que todos los datáfonos TPV están vinculados a una cuenta bancaria y todas las operaciones que realiza quedan registradas. Por eso sería muy fácil rastrear e identificar la cuenta a la que va a parar el dinero robado y a su titular.

Eso en el caso de que fuera posible actuar de tal manera, algo que, sin embargo, consideran imposible las entidades bancarias, que apuntan también que no es posible cobrar con un datáfono a cargo de una tarjeta que vaya en un una cartera y tampoco directamente en un bolsillo, porque la cartera y la propia ropa lo impedirían.

Las supuestas alertas de Internet previniendo de los presuntos peligros de las tarjetas contactless van y vienen, y cada vez alcanzan mayor repercusión entre los usuarios de la Red, también porque en los últimos años se ha incrementado considerablemente el número de personas que usan este tipo de tarjetas.

En cualquier caso, esta opción de la tarjeta contactless puede modificarse y también desactivarse, incluso desde el móvil si se dispone de la app del banco. Se puede optar porque la tarjeta solicite siempre el pin, aunque los pagos sean inferiores a 20 euros, y utilizar las opciones de la tarjeta como cada usuario estime conveniente. Y si se activan las notificaciones de pago, el móvil los confirma de inmediato cada vez que se produzca uno, lo cual es un modo infalible de detectar una posible irregularidad.

Porque si a pesar de lo que dicen los bancos y la Policía, no te fías de las tarjetas contactless, puedes reconvertirla en una tarjeta de las de antaño, de las que siempre solicitan el pin, sea cual sea la cantidad del pago.

COMPARTIR: