13 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

No obstante, la brecha discriminatoria por razón de género se ha reducido un 3,6 por ciento durante los últimos doce años

Los sueldos entre hombres y mujeres tardarán 200 años en igualarse según el Banco Mundial

La desigualdad salarial es una realidad para las mujeres de todo el planeta. No obstante, la tendencia es alentadora, ya que poco a poco hemos logrado reducirla. Según el último informe del Banco Mundial dedicado a la brecha de género en el trabajo, el ritmo al que hombres y mujeres se igualen es es demasiado lento. Para que las mujeres accedan a las mismas condiciones laborales que los hombres en todo el mundo tendremos que esperar 202 años, más de dos siglos.

El informe del Banco Mundial apunta a las desigualdades de base que afrontan hombres y mujeres a lo largo de su vida. Señala que un factor clave es el empleo: las mujeres sufren mayores tasas de precariedad, de desempleo y de trabajo en los márgenes del sistema como los cuidados no remunerados. También explica que los hombres perciben con menor gravedad tales desigualdades.

El informe parte de las estadísticas oficiales elaboradas por 106 países en torno a cuatro grandes áreas: educación, salud, economía y participación política. En global, las noticias son buenas, porque la brecha de género global se está reduciendo, un 3,6 por ciento durante los últimos doce años, y quedará neutralizada dentro de 208 años. La mala noticia es que queda un larguísimo camino por delante. Dos siglos sigue siendo mucho tiempo.

Falta mucho tiempo para que los sueldos de hombres y mujeres se equiparen.

Las mayores desigualdades se dan tanto en el trabajo como en las esferas de poder. El caso del primero es de particular gravedad: tan sólo se ha reducido un 1 por ciento respecto a 2017, y un 2,5 por ciento desde 2006. Según el informe, hay diferencias dependiendo del país de origen, pero las mujeres siguen sufriendo las consecuencias de la maternidad, del trabajo no remunerado y de una pirámide laboral que ofrece más promoción a los hombres.

Faltan mujeres en los Parlamentos y en los premios Nobel

Sucede algo similar con las esferas de poder. Son pocos los países del mundo donde las mujeres son mayoritarias en el gobierno o en el parlamento. España es uno de ellos. Tan sólo el 29 por ciento de los parlamentarios mundiales son mujeres. Los países occidentales capitalizan la mayor parte del progreso, 41 por ciento de representación femenina, aunque la tendencia se ha estancado y ha crecido en los países no occidentales. En general, la brecha política se ha reducido a mayor ritmo que la económica, es decir más de un 8 por ciento durante la última década.

A pesar de estos datos, el Banco Mundial es optimista en materia de equidad: calcula que, en los países occidentales, hombres y mujeres estarán a la par dentro de catorce años. El informe es muy rico en análisis y datos, y concuerda con numerosas cuestiones abordadas este año, desde la ausencia de mujeres en los Premios Nobel de Ciencia, hasta la carga laboral diaria de las mujeres españoles frente a los hombres, unas siete horas más a la semana.

COMPARTIR: