13 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Es el primer banco a nivel europeo que no recompra sus bonos contingentes convertibles (CoCos)

Nuevos problemas en el Banco Santander: Las últimas decisiones financieras y la previsión de otro ERE anticipan un año complicado

La decisión de no amortizar los CoCos puede costarle muy caro al banco de  Ana Patricia Botín
La decisión de no amortizar los CoCos puede costarle muy caro al banco de Ana Patricia Botín
No soplan vientos favorables para el Banco Santander, ni en España ni en muchos de sus mercados, con especial incertidumbre en el Reino Unido donde una salida sin acuerdo puede llevar a una caída drástica de la libra y de sus beneficios. En este contexto, sus últimas decisiones muestran una situación financiera delicada que preocupa a muchos analistas

“Amortizamos o no amortizamos basándonos puramente en términos económicos", estas declaraciones del actual Consejero Delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez. Y dicho y hecho, a la primera de cambio la entidad que preside Ana Patricia Botín ha sorprendido a muchos analistas al no recomprar sus bonos contingentes convertibles (CoCos) y ser el único banco europeo que no lo ha hecho. Si a esto añadimos la puesta a la venta, con importantes descuentos, de parte de sus activos financieros y un ERE en España que acabaría con entre 1.000 y 1.200 oficinas menos, la situación de la mayor entidad financiera española es como mínimo, preocupante.

El coste de no recompar sus CoCos 

El mercado estaba expectante ante la decisión del Banco Santander sobre la amortización de los 1.500 millones de euros que había emitido en marzo de 2014 en bonos contingentes convertibles (CoCos). No fue una emisión barata, que se hizo en un momento en el que aún no se había consolidado la recuperación y los costes de financiación eran caros. Los elevados cupones de estas emisiones han llevado a que todos los bancos europeos las hayan amortizado, han devuelto el capital a sus inversores. Pero Banco Santander no lo ha hecho y se convierte en el único de Europa en tomar una decisión así ya que estiman que podría dañar su balance.

Pero esta decisión va a salirle caro a la entidad financiera. Los agentes del mercado consideran que no repagar el principal de la emisión de CoCos tendrá un coste importante para el Banco que tendrá que pagar un sobrecoste sobre esta deuda además de transmitir muy malas sensaciones al mercado sobre su situación patrimonial.

Acelerando la venta de activos inmobiliarios del Popular

 

Esta decisión se conoció solo unos días después de que Aliseda Inmobiliaria, sociedad conjunta del fondo de inversión Blackstone (51% del capital) y Banco Santander (49%), pusiera a la venta 2.500 activos con descuentos de hasta el 40%. Los activos, que proceden del antiguo Banco Popular no eran atractivos en pleno crecimiento del mercado inmobiliario y por eso, para intentar recuperar parte de su valor se ha decidido lanzar al mercado 1.500 viviendas en distintos puntos de España y 1.000 activos comerciales (naves industriales y locales) con descuentos aunque fuentes inmobiliarias destacan que siguen siendo activos con poco atractivo al no estar en zonas de calidad

ERE para su red en España

Pero lo que ha hecho saltar más las alarmas ha sido el anuncio de un posible ERE para la red de Banco Santander en España. No lejos de esperado, las cifras que se presentan son muy elevadas: 3.000 empleados y entre 1.000 y 1.200 oficinas echarían el cierre.

El cierre de entre 1.000 y 1.200 oficinas supondría la salida de unos 3.000 empleados 

Este ERE es mucho más importante que el que hace apenas algo más de un año (diciembre de 2017) supuso la salida de 1.000 trabajadores. En aquella ocasión el recorte se centró sobre los servicios centrales, ahora toca la red de oficinas y el servicio que ofrecen a sus clientes.

COMPARTIR: