25 de marzo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Hoy, dejar de trabajar, conlleva una reducción del 16% en la renta de la pensión

El escándalo de las pensiones: el Gobiernobusca las fórmulas para que trabajemos más y recibamos menos

La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio junto a Octavio Granado, secretario de Estado de Seguridad Social
La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio junto a Octavio Granado, secretario de Estado de Seguridad Social
Pasan los meses y el Gobierno de Pedro Sánchez sigue sin abordar el problema de fondo de las pensiones, cómo financiar el sistema con un déficit creciente. Lo único que plantea es otro parche más, endurecer el acceso a la jubilación anticipada sin abordar de forma clara medidas de viabilidad que pueden tener un coste político muy alto.

Actualmente la edad de jubilación real en España es inferior a la legal, lo que eleva los gastos del sistema. Se sitúa en 62,7 años frente a una edad legal de 65 años y 6 meses en el año 2018. Este factor encarece el coste de pensiones, pero no es el problema de fondo, sino cómo financiar el sistema. No obstante, el Gobierno parece estar dispuesto a impulsar, entre otras medidas, el retraso de un año la edad de jubilación efectiva de los trabajadores sin modificar la edad legal de retiro, es decir penalizar la jubilación anticipada.

Así lo trasladará a sindicatos y patronal la próxima semana en una convocatoria de la mesa de diálogo social en la que espera cerrar acuerdos que refuercen en un mes y medio una propuesta definitiva de reforma de todos los partidos desde el Congreso de los Diputados. 

La jubilación anticipada hoy

Actualmente, el sistema permite anticipar la jubilación hasta un máximo de dos años, en 2019 a los 63 años y medio, con cuatro supuestos con respecto a los descuentos, en la cuantía a percibir. Eso sí, siempre se debe tener cotizado al menos 35 años:

  • Restar un 2% por trimestre cuando se acredite un período de cotización inferior a 38 años y 6 meses.

 

  • Disminuir el 1,875% por trimestre cuando se acredite un período de cotización igual o superior a 38 años y 6 meses e inferior a 41 años y 6 meses.

 

  • Un 1,75% por trimestre cuando se acredite un período de cotización igual o superior a 41 años y 6 meses e inferior a 44 años y 6 meses.

 

  • Por último, disminuir 1,625% por trimestre cuando se acredite un período de cotización igual o superior a 44 años y 6 meses. ​

 

Todo ello teniendo en cuenta que la cuantía que se calcula en este año es a partir de las cotizaciones en los últimos 22 años, un base de cálculo que se endurece sumando año a año hasta alcanzar los 25 años en el 2022.

¿Qué puede hacer el Gobierno para que haya menos jubilaciones anticipadas?

En primer lugar, pueden obligara  que la jubilación anticipada sea más tarde directamente acortando el plazo. Por ejemplo, pasar de ocho trimestres anticipados como máximo a hacerlo tan solo seis o cuatro. El problema es que, aunque la jubilación se retrase, la penalización por importe será menor; es decir, las jubilaciones anticipadas serán más caras, lo cual, teniendo en cuenta el crecimiento de esperanza de vida no parece una idea más acertada.

Lo contrario sucedería si se elevasen estos porcentajes. Con ello conseguirían por un lado que la jubilación sea “más barata” para las arcas de la Seguridad Social y que muchos trabajadores para no perder tanto dinero la retrasen.

Por último, queda la solución más radical, acortar los plazos y que además sea más caro anticipar el retiro laboral. Si tenemos en cuenta que se busca elevar más de dos años la edad de jubilación real no sería de extrañar que se escogiera este camino.

Así podríamos ver que trabajadores que superan largamente los 40 años de cotización podían ver perder más del 10% de su pensión con tan solo adelantar un año la misma y con ello, tomar la decisión de no hacerlo.

En pocos días veremos en que consiste este nuevo parche para nuestro sistema de pensiones y cómo afecta a los trabajadores.

COMPARTIR: