18 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Hace una semana dejó a sus clientes 7 horas sin acceder a sus cuentas

El presidente del BBVA, Francisco González, ataca a las empresas tecnológicas Fintech en plena debacle de su modelo de negocio

La despedida de Francisco González del BBVA tras más de dos décadas en la presidencia no puede ser peor. El valor del banco se hunde por la crisis turca, su principal participación en el IBEX, Telefónica, no deja de perder valor y deja más de mediodía a sus clientes sin poder operar por Internet. A pesar de esto, o más bien por esta razón, busca un nuevo enemigo, las empresas Fintech.

El presidente de BBVA, Francisco González, ha pedido en una Tribuna publicada en el periódico “Singapure Summit” que tanto bancos como empresas tecnologías que operen en el sector financiero (fintech) estén sujetas a la misma regulación.  

 

Concretamente, González cree que a las fintech se les debe exigir los mismos requisitos en términos de transparencia, competencia, solvencia, liquidez y gestión de los datos de los clientes, que a los bancos. "La regulación no se puede centrar exclusivamente en los bancos, sino en la actividad bancaria. Esto es crucial no solo para garantizar la igualdad de condiciones, sino también para fortalecer la estabilidad financiera y asegurarnos de que los riesgos y los beneficios de la revolución digital se distribuyen de manera uniforme y justa"

Tras estar lejos de conseguir sus objetivos de convertir al BBVA en un banco digital de referencia (con caídas de servicios incluidos, como la de hace apenas 10 días), ha señalado que cualquier entidad financiera podrá ser capaz de competir con las grandes tecnológicas. "No se debe considerar que la banca es incapaz de competir en el mundo online", ha subrayado., ha precisado el banquero. En este sentido, González ha destacado que, a diferencia de las grandes tecnológicas, la banca está "acostumbrada" a cumplir y funcionar en un sector "altamente regulado".

Un “chivo expiatorio” en plena crisis del BBVA

Lo que ha sorprendido a los analistas es que estas declaraciones se realicen en uno de los momentos más delicados para el BBVA. La crisis turca, lejos de solucionarse, ha hecho perder a sus accionistas más de un 20% del valor de sus inversiones en las últimas semanas. A esto, hay que añadir una preocupación más, su participación millonaria en Telefónica está también siendo castigada, con un descenso del precio de la acción tras la opinión de los analistas sobre las pérdidas que tendrá por su compra millonaria de derechos del fútbol en España. 

A todo ello, su modelo de banco digita, ni ha profundizado en sus clientes que mostraron una enorme indignación tras estar toda la mañana del pasado 7 de septiembre sin poder ni acceder a sus cuentas desde Internet y que la solución del “banco digital” de Francisco González fuera que acudieran a una sucursal para poder realizar las operaciones que necesitaran. Un despropósito más en el que puede ser el peor año en décadas para uno de los bancos más importantes de España.                     

COMPARTIR: