06 de diciembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Canarias es la primera Comunidad en oponerse oficialmente al pacto del Gobierno del PSOE con los independentistas

La decisión de Pedro Sánchez de regalar 1.459 millones a Cataluña dinamita el pacto de financiación autonómica

La ministras de Hacienda y de  de Política Territorial y Función Pública
La ministras de Hacienda y de de Política Territorial y Función Pública
El acuerdo de financiación entre el Gobierno de Pedro Sánchez y el Ejecutivo catalán que se incluirá en los Presupuestos Generales de este año, con el que busca granjearse el apoyo de los partidos independentistas, supone algo más que una concesión, un duro golpe para el proyecto de cohesión y de financiación del resto de las autonomías

La presión de los partidos independentistas al débil Gobierno de Pedro Sánchez tiene un nuevo capítulo. El Ministerio de Hacienda se ha comprometido a inyectar de forma extraordinaria 1.450 millones de euros a la autonomía en los próximos cuatro años. De esta cifra, 150 millones se incluirán ya en los Presupuestos Generales del Estado de 2019 si el Gobierno de Pedro Sánchez logra sacarlos adelante y otros 759 millones tienen su origen en una disposición adicional del Estatuto, pendiente desde 2008, e irán a parar a infraestructuras. Además, el Ejecutivo aprobará en Consejo de Ministros la autorización a la Generalitat catalana para que pueda refinanciar deuda a corto plazo y convertirla en deuda a largo plazo por un importe de 2.773 millones de euros. 

Dinamitar el proyecto de financiación autonómica

Pero este acuerdo bilateral es algo mucho más que una cesión a Cataluña. Aunque el Ministerio de Hacienda trata de separar esta negociación de la del pacto de financiación autonómica, la sensación es que ha saltado por los aires, no solo por comunidades gobernadas por el PP, incluso socialistas como Extremadura. Su presidente, Guillermo Fernández Vara, ha sostenido que el Gobierno de España “no puede darle dinero a ninguna comunidad" si lo hace “fuera” del modelo de financiación o la Ley de Presupuestos”.

Por su parte el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha señalado que: “Se ha negociado de forma oculta con Cataluña la entrega de 1.500 millones de euros para infraestructuras mientras a Madrid se le han quitado 4.000 de lo que teníamos comprometidos con el anterior Gobierno”.

El presidente de la Comunidad de Madrid considera “más lamentable aún” que el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, reciba a un consejero de la Generalitat para decidir cómo gastar el dinero comprometido mientras que no se atienden las peticiones de su propio equipo.

La primera respuesta más contundente desde Canarias

Pero la respuesta más contundente, de momento, la ha dado la consejera de Hacienda de Canarias, Rosa Dávila, que ha expresado hoy su preocupación sobre si el Ejecutivo central pretendan colectivizar la deuda de Cataluña y ha asegurado que los canarios no van a pagar una deuda que asciende a 54.000 millones de euros.

Dávila, en declaraciones a los periodistas en el Parlamento, ha afirmado que Cataluña es una de las comunidades más endeudadas y ha reprochado al Gobierno de Pedro Sánchez que negocie esta deuda en reuniones bilaterales cuando este asunto se trata en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Todo acaba de empezar, pero parece claro que las cesiones de Pedro Sánchez solo van a romper más el Estado y la relación con las comunidades autónomas.

COMPARTIR: