12 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las vinculaciones por traspaso obligan al cliente a no poder cambiar de banco en unos plazos que ya se disparan hasta los siete años, algo inviable

Regalos con trampa: Lo que esconden las campañas de captación de clientes de planes de pensiones por los bancos

En un momento en el que los bancos hablan de cobrar al cliente por tener su dinero en un depósito, recibir un 5% por el simple hecho de traspasar dinero de un plan de pensiones de una entidad financiera a otra parece un chollo. Pero no lo es si se analiza la letra pequeña, llena de límites y ataduras para el cliente.

Los planes de pensiones no despegan, no atraen a los españoles, y eso que siguen disfrutando de una fiscalidad muy atractiva. Esta es la realidad y el miedo de gestores, entidades financieras y aseguradoras. Un cambio en la fiscalidad puede ser nefasto para un producto que se contrata poco y en el que se aporta menos, generalmente solo unos pocos clientes y cuando ven la jubilación acercarse.

Los datos no engañan. Según la propia patronal de Fondos de Inversión y Planes de Pensiones, INVERCO, la rentabilidad media de los planes de pensiones durante los primeros nueve meses del año fue de un exiguo 2,77% y todo ello tras la recuperación de los últimos meses. De hecho, la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones señala como punto positivo la intensa "revalorización de la deuda pública a 10 años en el tercer trimestre” que ha impulsado la rentabilidad de la renta fija. Esta categoría, planes de renta fija a largo plazo con un 3,5%, junto a los planes garantizados (5,2% de ganancia en el último año), han sido dos de las categorías estrella de este periodo que han salvado al sector.

Y es que si analizamos la evolución no se puede ser optimista. El volumen de los activos alcanzó a 30 de septiembre los 113.651 millones de euros, lo que supone un 3,5% más que en la misma fecha del año anterior. Todo ello gracias a la revalorización de los propios planes, ya que el incremento por aportaciones ha sido exiguo. Así por ejemplo, las aportaciones acumuladas en el tercer trimestre del año alcanzaron los 996 millones de euros, a la vez que las prestaciones fueron de 945 millones, lo que arroja unas aportaciones netas de tan solo 51 millones de euros entre julio y septiembre.

Rentabilidad ínfima en productos reclamos

Y es que, muchos productos en los que apuestan miles de ahorradores apenas consiguen resultados positivos. Por ejemplo, según ha publicado recientemente la consultora Vdos, el plan de pensiones con más captaciones de BBVA este año, BBVA plan multiactivo conservador, ganó un 0,03% anual en el último quinquenio. A pesar de ello, ha captado 297,5 millones de euros en los tres primeros trimestres del año.  Este producto además es el tercer plan de pensiones nacional con más patrimonio bajo gestión, con 2.500 millones de euros a cierre de septiembre.

Este dato pone de relevancia un hecho fundamental que se repite en la mayoría de los bancos, los grandes planes que comercializan masivamente están muy lejos de situarse entre los más rentables. Lo contrario, son una constante fuente de ingresos para los bancos porque si suelen ser líderes en otro aspecto, las comisiones.

Ofertas que a quién atrapan es al cliente

El caso de BBVA es de los más llamativos por su clara correlación entre nula rentabilidad y masiva comercialización. Esto se repite en decenas de casos. Muchos de los planes que acumulan cientos de millones de euros en suscripciones tienen unos resultados muy pobres para el cliente, pero no para la entidad financiera que cobra hasta un 1,5% en una comisión de gestión que se resta de los beneficios del fondo.

El problema es que para que esta máquina funcione hace falta captar más fondos y como hemos dicho no es un producto exitoso en nuevas aportaciones. Por esto, la estrategia es clara, quitárselos a otro banco con ofertas llamativas como las actuales en las que se paga hasta un 5% del dinero que se traspase.

También a cambio el cliente no solo contrata muchas veces productos caros, sino que también esta remuneración obliga a que no traslades tu plan a otro producto en periodos que incluso alcanzan los siete años. En este tiempo, el banco recupera con creces todo lo entregado con comisiones y “llevándose” otros productos como cuentas nómina o tarjetas, y el cliente puede ver que su esfuerzo en ahorro consigue mínimos réditos.

Que ofrecen los bancos en 2019

Lo vemos claro con las ofertas de algunos bancos. Unicaja, por ejemplo, ofrece hasta un 5% de bonificación. En concreto un 4% por traspasar tu Plan de Pensiones y un 1% por aportación extraordinaria. Esta oferta obliga a que el traspaso mínimo sea de 6.000 euros y la bonificación máxima de 3.000 euros brutos (todos estos pagos están sujetos a impuestos). No solo eso, para obtener un 2% de bonificación por traspaso tienes que cumplir un compromiso de permanencia de 3 años, para la del 3% se eleva a 5 años y la del 4% siete años de permanencia. Con respecto a la comisión del 1% por aportación esta debe ser de como mínimo de 3.500 euros y obliga también a tres años de permanencia.

Oferta de Unicaja de esta campaña

La entidad gallega Abanca, ofrece un 4% bruto para traspasos efectivos de otras entidades de importe igual o superior a 50.000 euros, un 3% si es igual o superior a 20.000 euros y un 2% para importes inferiores. En todos los casos el límite de bonificación es de 5000 euros brutos y con un compromiso de permanencia de 6 años. Entrega de la bonificación en efectivo. Añade, como Unicaja, un 1% bruto en efectivo para aportaciones extraordinarias de importe igual o superior a 5.000 euros y con un compromiso de permanencia de 5 años.

Oferta de Abanca

Bankinter bonifica con hasta el 4% los traspasos de planes de pensiones de otros bancos a la entidad si el importe supera los 30.000 euros y con un compromiso de permanencia de seis años. En concreto la bonificación es del 3% bruto del saldo total traspasado a la que se sumará otro 1% siempre y cuando se realice una aportación periódica mensual de un mínimo de 100 euros. Para importes inferiores, de entre 1.000 y hasta 30.000 euros, el cliente podrá recibir una bonificación del 2% a la que se podrá añadir otro 1% por aportaciones mensuales.

BBVA ofrece una cuantía inferior, un 3% del saldo traspasado siempre que el importe sea superior a los 25.000 euros. Si está entre 8.000 y 25.000 euros, se reduce al 2%. Eso sí, tendrás que vincularte como mínimo cinco años, en los que no podrás traspasar este producto.

BBVA es menos agresiva en el porcentaje pero la vinculación es muy importante

CaixaBank también ofrece un 1% por saldo aportado, una cantidad bastante inferior, a la que añade otro 2% si realizas una aportación mensual de al menos 100 euros o única de 3.000 euros. La permanencia varía también en función del importe bonificado, pero aún así es muy elevada y puede llegar hasta diciembre de 2027.

¿Merece la pena atarse un banco por este dinero? Como cliente, tienes la última palabra, algo que se extiende a la libertad de elegir el producto que te convenga no el que quiera el banco venderte.

COMPARTIR: