07 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El ejercicio de 2020 será un período en el que viviremos el mayor peligro financiero de los últimos tiempos

Dónde invertir en un año marcado por la incertidumbre económica: Diversificar y menos peso en las empresas españolas

Si hay algo en la que coinciden todos los analistas sobre el año 2020 es que la incertidumbre marcará la agenda económica y financiera. Muchos riesgos, tanto de dentro como de fuera. Todas las perspectivas económicas invitan a la cautela.

Si analizamos el comportamiento del IBEX 35, el principal índice de Bolsa en España, en el año 2019 que acabamos de cerrar podemos ver el “vaso” medio lleno, pero también medio vacío. Por un lado, es cierto que la subida del 11,82% en el año le convierte en el mejor ejercicio desde el año 2013.

Pero estos datos no solo están en consonancia con subidas generalizadas, también son inferiores a otras bolsas internacionales, incluidas la mayoría de las europeas. Tampoco ha logrado superar la barrera de los 10.000 puntos y tras las últimas noticias sobre la formación de Gobierno le ha alejado de máximos y anticipado uno de los efectos que puede tener la Bolsa española este año.

Las decisiones del nuevo Gobierno afectarán directa e indirectamente a la Bolsa española, especialmente a sectores como las compañías eléctricas como a la banca. Esto haría pensar al inversor que mejor diversificar y tener menor peso en las empresas nacionales frente a las internacionales, el problema es que internacionalmente tampoco las perspectivas tampoco son halagüeñas.

El 2020 es el año del Brexit. Se ha despejado la incertidumbre sobre que sí habrá Brexit, y que será con acuerdo, pero no sabremos sus consecuencias en la economía británica y de la Unión Europea. También el 3 de noviembre se celebrarán las elecciones presidenciales estadounidenses, con la sombra del impeachment sobre Donald Trump en todos estos meses previos. Todo ello jalonado con conflictos en Oriente Medio que presionan el precio del petróleo y la guerra comercial, actualmente en stand by, entre Estados Unidos y China principalmente, pero también con la Unión Europea.

El riesgo de una Bolsa estadounidense en máximos

Todo ello invita a recular, en buscar valores refugio. Más cuando la principal Bolsa mundial, la de Estados Unidos, sigue en máximos y lo más normal es que se muchos inversores aprovechen para deshacer posiciones y hacer efectivos beneficios acumulados.

En este contexto complicado y pensando en el medio o largo plazo hay oportunidades aprovechando tendencias como es la inversión en empresas “verdes”, relacionadas con todo tipo de negocios como las energías limpias o la economía circular. Tecnología, también con un horizonte a medio plazo sigue siendo un sector atractivo.

Dinero en el banco: solo para necesidades urgentes

En este contexto complejo, la nueva presidenta del BCE, Christine Lagarde, puede ser incluso más agresiva en su política monetaria lo que conllevará a que los intereses sigan en mínimos.

El resultado para el ahorrador conservador es que apenas conseguirá rentabilidad por cuentas y depósitos, y lo poco que consiga será en depósitos a plazos de más de 2-3 años. Esto se trasladará a fondos conservadores como los monetarios (que invierten en Deuda del Estado que tiene intereses negativos en muchos países de la zona euro) o Renta Fija en general.

¿Ladrillo? El problema del alquiler y riesgos a corto plazo

Si hasta el 2018 vimos una recuperación importante del sector inmobiliario el parón de este año que acabamos de cerrar ha sido importante, tanto en precios como en operaciones de compraventa cerradas. Este año algunos analistas piensan que será peor, y noticias como la regulación de los precios del alquiler anunciada en el pacto entre PSOE y Podemos llevará a que muchas decisiones de compra como inversión se frenen.

El pacto entre Iglesias y Sánchez sobre precios máximos del alquiler puede frenar más al mercado inmobiliario

Por todo ello no deja de ser una inversión que hay que acometer con la máxima cautela, tanto si se destina como alquiler como si se espera fuertes revalorizaciones, ya que lo más probable es que no se vean en los próximos años, incluso que algunos precios bajen.

Inversiones alternativas

Los cacareados Robo Advisors o gestores automatizados que invierten de forma barata en productos como ETF son aún escasos, aunque si una alternativa interesante para parte del dinero.

Fuera del mercado financiero, valores refugio como el oro también es arriesgado. Si la inestabilidad es mayor que la esperada lo más probable es que veamos alzas, sin embargo, hay que andar con cautela, debido a que la volatilidad en el mercado del oro puede estar a la orden del día ante cualquier noticia. De hecho, tras su alza importante en el 2019 hay algunas casas que apuestan porque bajará su precio en los primeros meses de este año.

En definitiva, un año complejo, en el que es más necesaria la cautela y diversificar. En el corto plazo las oportunidades se antojan menores y habrá que apostar más por el largo plazo.

COMPARTIR: