19 de marzo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Estas nuevas oficinas ''store'' se centrarán solo en la venta de productos financieros que supondrá muchos menos servicios efectivos para los clientes

El presidente de Caixabank gasta 2.500 millones en oficinas ''store'' sin servicio de caja y despide a 2.000 trabajadores

La entidad que preside Gonzalo Gortázar se centrará en abrir oficinas
La entidad que preside Gonzalo Gortázar se centrará en abrir oficinas "store"
El proceso de reestructuración de la entidad financiera con más presencia en España supone no solo que el cliente tendrá menos oficinas a su disposición, también que muchas de ellas serán meros despachos, con una estética moderna, eso sí, para vender productos

La “reordenación” de CaixaBank ha deparado la primera sorpresa adicional. El cierre de 800 sucursales y la pérdida de más del 7% de los trabajadores (con un coste de 1.000 millones de euros) no es el único movimiento, también prevé gastarse 2.500 millones de euros en la apertura de otras 300 nuevas oficinas. ¿Contradictorio? No, todo lo contrario. La entidad que preside Gonzalo Gortázar asesta así otro golpe a sus clientes, que ven cómo se  da un paso más en el deterioro del servicio que reciben, como ya informó elcierredigital.com, afianzando un concepto de oficina volcada en vender productos pero no en cubrir buena parte de sus necesidades, especialmente entre los más mayores.

Las dos caras de las oficinas "store"

CaixaBank “vende” estas nuevas oficinas "store", con las que prevé alcanzar las 600 sucursales en 2021, como algo moderno y mejor para el cliente. Un espacio que, como muestra la imagen inferior,  huye de las típicas oficinas con mostrador, espacio abierto en el que incluso puedes tomar un café sentado en un sofá.

Una de las oficinas "store" de CaixaBank

Son también espacios más grandes que pueden albergar hasta más de diez empleados pero que están diseñadas para vender y no para prestar servicios a sus clientes, como el de caja:  ingresar un cheque o sacar dinero en ventanilla no se podrá ya hacer en estas oficinas. Directamente se elimina la figura del cajero.

Después de ser una de las entidades “pioneras” en el proceso de ir expulsando a sus clientes menos rentables obligando a sacar las cantidades inferiores a 600 euros en sus cajeros o imponiendo altas comisiones por hacerlo desde el mostrador. Ahora ni pagando se podrá hacer en las modernas oficinas "store" porque se elimina de un plumazo esta posibilidad. Eso sí, las comisiones de administración o mantenimiento en cuenta se mantienen sin que, de momento, ni Banco de España ni la Comisión Nacional de la Competencia actúen ante este desequilibrio.

COMPARTIR: