27 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Mientras que, paralelamente, aplaza la creación del impuesto a la banca hasta el año 2019

Aprobada la tasa Tobin: El Gobierno gravará con un 0,2% la compra-venta de acciones y pone en pie de guerra al sector financiero

Firma del acuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias
Firma del acuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias
El acuerdo alcanzado entre el Gobierno y Unidos Podemos confirma la creación del Impuesto sobre las Transacciones Financieras, más conocido como la “tasa Tobin”, en los Presupuestos Generales del Estado de 2019, una decisión polémica que enfada al IBEX y que más temprano que tarde acabará pagando el cliente

Tal y como se venía especulando en los últimos meses, el acuerdo del Gobierno con Podemos para conseguir su apoyo en los Presupuestos Generales del Estado incluye no solo la subida de impuestos, también la creación de nuevos tributos como es el Impuesto sobre las Transacciones Financieras. Lo que si se ha desvelado tras estrechar las manos Pedro Sánchez y Pablo Iglesias es su cuantía y su alcance. En concreto gravará con un 0,2% las operaciones de compra de acciones españolas ejecutadas por operadores del sector financiero en todas las empresas cotizadas cuya capitalización bursátil sea superior a 1.000 millones de euros.

Una decisión controvertida ya que otros países están haciendo lo contrario, limitar este tipo de impuestos por su doble efecto. El primero, la pérdida de operaciones e incluso empleo al trasladar muchas operaciones financieras a otros países donde no se aplica esta tasa. La segunda, las entidades financieras acaban repercutiendo al cliente, al menos parcialmente, este coste.

Quejas unánimes e IBEX 35 en mínimos

La respuesta de las empresas y del mercado a esta medida ha sido contundente. Bolsas y Mercados Españoles (BME), la empresa que gestiona los mercados de valores españoles considera que este nuevo impuesto puede suponer una amenaza para la estructura financiera de las principales compañías españolas. En concreto señala que puede distorsionar la distribución de la propiedad de las empresas cotizadas.

"En un entorno tal global y competitivo como el actual, esta medida genera desconfianza en la comunidad inversora, producirá inequidad y arbitraje fiscal con otros países de nuestro entorno", ha subrayado BME.

Hasta un sindicato poco crítico con las decisiones del Gobierno como es de los técnicos de Hacienda ha dudado de la eficacia del impuesto. Para Gestha puede producirse una caída en los volúmenes negociados en la bolsa española, es decir, una expulsión de grandes inversores y una pérdida de recaudación (sin contar la caída del empleo).

Pero la respuesta más contundente de esta medida en particular y el resto del acuerdo entre PSOE y Podemos está en el desplome del IBEX 35, que ya ha bajado un 1,69% no perdiendo por poco la cota de los 9.000 puntos y marcando otro mínimo anual.

 Que supone la tasa Tobin

A priori, buena parte de los ciudadanos pueden ver en la aplicación de la Tasa Tobin como positiva. El argumento es que el sector financiero quien ayuda y aporta recursos a financiar el gasto público. Pero al final, los costes y comisiones que se aplican a la banca no tardan en repercutirse al cliente. Pensemos en buena parte de las grandes operaciones que estarían grabadas, las que realizan los fondos de inversión o planes de pensiones. Las comisiones de estos productos el cliente no las percibe directamente, no se las cobran en cuenta, si no que se disminuyen de los rendimientos, la rentabilidad, que genera el producto, que compra y vende. Esta tasa reducirá el rendimiento o se compensaría elevando las comisiones.

También existe un riesgo de desincentivar las grandes operaciones financieras en los países que lo apliquen y que los grandes brokers trabajen más en países donde no se aplica esta tasa, lo que ya ha ocurrido a Francia y que ha obligado a quitar esta tasa a los grandes inversores. Por todo ello, no sólo no se cumplirían todos los objetivos de recaudación, también llevaría a que se generen pérdidas en la recaudación de impuestos por el traslado de actividad fuera de nuestras fronteras.

Y lo peor puede estar por llegar. En el acuerdo firmado entre el Gobierno y Unidos Podemos se pone también especial acento en que "hay margen para elevar paulatinamente la recaudación tributaria actuando en distintos niveles", no descartando la creación de un impuesto a la banca u otras medidas impositivas.

COMPARTIR: