20 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La cantidad que se debía haber cobrado antes del 5 de diciembre oscila entre 150 y 180 euros netos de media por agente

Los guardias civiles siguen a la espera de cobrar la subida salarial correspondiente a la productividad devengada con un año de retraso

Un agente de la Guardia Civil.
Un agente de la Guardia Civil.
Los agentes de la Benemérita siguen a la espera de cobrar sus retribuciones pendientes pese a haberse aprobado esos pagos en los presupuestos generales del Estado, con una subida en el concepto retributivo de productividad.

Los guardias civiles siguen a la espera de cobrar sus retribuciones pendientes, pese a haberse aprobado el pago en los presupuestos generales del Estado de una subida en el concepto retributivo de productividad. Los guardias civiles siguen sin cobrarla con efectos retroactivos desde el mes de enero de este año. La cantidad a percibir oscila entre 150 y 180 euros netos de media entre los agentes, pero no se materializa, a pesar de que se había puesto de límite la fecha del pasado 5 de diciembre. Estos guardias civiles se hablan incluso de que son "víctimas de la morosidad del Gobierno central".

Para rizar el rizo de las reivindicaciones, los agentes de la Benemérita tampoco saben lo que han de cobrar en concepto de productividad anual por cumplimiento de objetivos, que se hace coincidir con la paga extra de Navidad.

Varios agentes de la Guardia Civil.

Esa cantidad, a excepción de a los guardias civiles de la Agrupación de Tráfico, se venía abonando de forma lineal sin distinción de empleos, pero ahora se negocia sin conocimiento de todos los afectados.

Para los Independientes de la Guardia Civil (IGC), la productividad por objetivos esta destinada a retribuir el especial el rendimiento en el desempeño de los cometidos, en función de la consecución de resultados profesionales, tanto de carácter individual como en relación a las unidades que prestan servicio.

La realización de servicios extraordinarios, como los prestados en Cataluña contra las movilizaciones independentistas, la práctica habitual de servicios con una especial penosidad, y la acumulación de cometidos y responsabilidad por el mayor número de intervenciones de la Guardia Civil, deberían ser suficientes para que el Gobierno tuviera más que una deferencia con los guardias civiles de cualquier empleo, en toda España, aliviando así las amarguras del trabajo, y las relaciones jerárquicas, considera IGC

Esta organización profesional considera necesario que la productividad por objetivos que en una media de entre 300 y 400 euros reciben a fin de año los guardias civiles, de forma lineal sin distinción de empleos, se evalúe y se apruebe de forma transparente, y sin perjuicio de que unos empleos u otros puedan ser premiados en algo más que el resto por su contribución al cumplimiento de objetivo.

COMPARTIR: