25 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El lugar está descuidado, sin mantenimiento, tiene acceso libre y ni siquiera cuenta con ningún uso planificado

Así es la parcela que Manuela Carmena no quiere devolver a El Corte Inglés para evitar la ejecución de la demolición de 15.000 metros cuadrados en tres de sus centros comerciales

La parcela en Vicálvaro, junto a las vías del tren, no tiene ningún uso planificado
La parcela en Vicálvaro, junto a las vías del tren, no tiene ningún uso planificado
El Ayuntamiento de Madrid guarda silencio sobre el futuro de este terreno, clave para el cumplimiento de la sentencia del Tribunal Supremo que ha ordenado derribar las ampliaciones de los Centros Comerciales de Serrano, Campo de las Naciones y Méndez Álvaro.

Hace apenas década y media El Corte Inglés vivía en la cima de una burbuja. De la mano de Isidoro Álvarez y al calor del crecimiento económico no paraba de abrir centros comerciales y pequeños establecimientos en España sin apenas prestar atención al mercado exterior donde hubiera podido diversificar su negocio. Así acumuló inversiones ruinosas como el Centro Comercial Arroyo Sur entre Fuenlabrada y Leganés (Madrid), al que ahora destinará otros 100 millones de euros para cambiar de formato comercial e intentar reflotarlo de la ruina económica en la que vive.

Pero no todo eran grandes inversiones, también en esos años intentó crecer en pequeños establecimientos, como los supermercados Supercor, de los que sí ha cerrado algunos establecimientos o ha desestimado la construcción de otros. El resultado es poseer algunas parcelas en zonas de crecimiento urbano, como la que tenía en el distrito madrileño de Vicálvaro. Pero la habilidad negociadora de El Corte Inglés consiguió dar una salida económica muy positiva para la empresa a un terreno que no era estratégico para la empresa: permutar una pequeña parcela junto a la calle doctor Esquerdo en Madrid (cuyo destino es un parque), junto a esta parcela de Vicálvaro y pagar 10 millones de euros para ampliar la superficie comercial de tres de sus centros comerciales más rentables de la capital de España: Serrano (en plena milla de oro comercial de la capital de España), Méndez Álvaro y Campo de las Naciones. 

Sentencia del Supremo que ordena derribar 25.000 metros cuadrados construidos

El trato, cerrado en 2012 con la alcaldesa Ana Botella, muy favorable para El Corte Inglés, fue denunciado por Fernando Guerra López, que presentó una demanda ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).


No existe candado y todo el que quiera puede acceder a la parcela permutada al Ayuntamiento de Madrid.

El TSJM declaró nulo este acuerdo en junio de 2013 y tampoco la Justicia aceptó los recursos posteriores, incluido uno de casación ante el Tribunal Supremo. Con todo esto El Corte Inglés estaría obligado a demoler 25.300 metros cuadrados, asumir los costes de esta demolición más las costas judiciales y cerrar parcial o totalmente estos centros por las obras. Un enorme perjuicio económico del que parece poder zafarse por una sorprendente maniobra del Ayuntamiento de Madrid.

La parcela fantasma de la que el Ayuntamiento de Madrid no dice nada

Según ha adelantado El Confidencial esta semana, El Corte Inglés podría estar negociando con el denunciante para no pedir la ejecución de la sentencia y el tercero en discordia, el Ayuntamiento de Madrid de Manuela Carmena, no tendría ningún interés en ejecutar el fallo que obligaría a retornar las parcelas para parque y la dotacional en Vicálvaro y devolver los 10 millones de euros que le había pagado El Corte Inglés, una cantidad irrisoria para las arcas del Ayuntamiento de Madrid. La razón que estaría esgrimiendo es no devolver la parcela situada a unos 350 metros de la estación de cercanías de Vicálvaro y frente al Colegio Carmen Laforet.

¿Es tan importante esta parcela para el Ayuntamiento? elcierredigital.com ha localizado esta parcela, de la que muestra imágenes exclusivas y su estado no puede demostrar mayor abandono. Aunque la parcela está vallada, su puerta esta abierta y accesible a cualquiera, la maleza ya seca crece sin que se corte y con peligro de incendiarse, más cuando está junto a una zona edificada y una línea de trenes de cercanía. Incluso su valla alberga anuncios ilegales de actividades como prestamistas.

Con total impunidad en el perímetro de la parcela hay anuncios de todo tipo de actividades como prestamistas

El Ayuntamiento de Madrid y la concejalía de Distrito que hasta ahora ha dirigido Carlos Sánchez Mato, el candidato al Ayuntamiento de Madrid por Madrid en Pie, han pasado olímpicamente de esta parcela. Aunque el barrio donde está situada (Valderrivas en el distrito de Vicálvaro) necesita de algunas dotaciones, estas no se han ejecutado no por falta de terreno sino por no querer realizarlo. Por ejemplo, el futuro centro médico lleva con una parcela reservada desde hace más de una década, igual pasa con un centro cultural, cuyo terreno está reservado desde el año 2007 y que el Ayuntamiento de Manuela Carmena no ha querido construir. De hecho, algunos vecinos han preguntado a los responsables del distrito sobre su uso y la respuesta ha sido el silencio.

En definitiva, una parcela sin ninguna importancia para al Ayuntamiento de Madrid, ni beneficio para el ciudadano, pero que Manuela Carmena utiliza de excusa con su no devolución para no ejecutar una sentencia que perjudica a una empresa privada como es El Corte Inglés.

COMPARTIR: