18 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Mientras la universidad apuesta por oficializar estudios de una profesión que nadie tiene clara, Bernard cuenta en un libro la cara B de este fenómeno

Berta Bernard, primera ex influencer, relata el sutil doble filo y la parte negativa del éxito de las estrellas de las redes

Berta Bernard.
Berta Bernard.
Berta Bernard se convierte en la primera ex influencer y su primer libro 'Mi nombre es Greta Godoy' es muy revelador: narra el doble filo y la parte negativa de convertirse en una estrella de las redes sociales. Mientras Berta reniega de su pasado, la Universidad Autónoma ha creado este año el primer curso oficial de influencer en nuestro país a pesar de no ser una profesión reconocida como tal.

La profesión o el oficio (nadie sabe muy bien cómo decirlo) es una de las que está en alza en nuestro país. Las estrellas de YouTube o Instagram parecen ser los famosos del futuro y, dicen, del mañana. Acumular seguidores para convertirse en la referencia de las marcas parece ser el único objetivo de legión de jóvenes que sueñan con ser como Dulceida o Laura Escanes. Influencer es una nueva profesión y como a todas, se le puede poner el prefijo ex. La primera ex influencer que se presenta como tal es Berta Bernard.

En 2016 ya acumulaba 98.000 seguidores en Instagram y había logrado muchas colaboraciones con las marcas más importantes de moda como Estée Lauder. A finales de 2017 cerró su cuenta en Instagram y decidió emprender nuevos proyectos, como la creación del estudio de contenidos Mindlike. Ahora, ha lanzado al mercado el libro Mi nombre es Greta Godoy. Un texto de claros tintes autobiográficos en el que denuncia la parte oscura del éxito tras las redes.

Berta es la primera ex influencer.

"Un día me pasó todo lo que no me gustaba de mi trabajo, es decir, de la profesión de influencer. Me hablaban de mi trabajo de una manera muy ofensiva. Me había dado cuenta que tener una vida tan expuesta no me dejaba ser feliz. Hablé con mi madre y fue con ella con quien tomé la decisión. Fue el resultado de una acumulación de muchas cosas, una vida muy ajetreada e intensa. Hoy considero que es la mejor decisión que he tomado en mi vida", ha declarado Bernard en una reciente entrevista.

"Mi intención no es decirle a la gente ciérrate Instagram, es que aprendan a vivir la vida de una manera saludable con la aplicación", aclaraba. "Por ejemplo, métete y analiza en esos 10 minutos que has visto a lo mejor 30 publicaciones, cómo te ha afectado. Imagínate que eres una mujer que no puedes tener hijos y te metes en la App y de repente ves una familia perfecta. ¡Es que te amarga la mañana! Tenemos que ser conscientes a quiénes seguimos, cómo es nuestra interacción con ellos, cómo es de verdad de coherente nuestra vida real con la virtual", remataba.

Bernard se sometió hace un año y medio a un desenganche de las redes sociales y asegura que desde entonces es más feliz y que optimiza mejor el tiempo. La presión que sentía por estar siempre es un estado de perfección casi inalcanzable también ha desaparecido.

El primer curso universitario para ser influencer profesional

Este descubrimiento de la parte oscura del universo influencer coincide con su promoción como profesión por parte de diversas instituciones. Una parte importante es la aparición de la enseñanza reglada para ello. En septiembre de 2018, la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y su escuela de Inteligencia Económica, con la ayuda de Ibiza Fashion Week, lanzó el primer curso universitario para ser influencer profesional denominado ‘Intelligence Influencers: Fashion & Beauty’, y consta de 20 créditos ECTS con 160 horas presenciales.

Ágatha Ruiz de la Prada.

La directora honoraria del curso es la diseñadora de moda Agatha Ruiz de la Prada. Las clases comenzarán el 19 de octubre donde habrá un acto de Apertura y la Lección Inaugural y ha terminado el jueves 11 de abril de 2019 con un acto de clausura y la entrega de los títulos que acreditan el haber realizado el curso.

En la explicación del programa, los directores del curso persisten en la necesidad de dar importancia en la formación de los influencers, ya que la ‘’la falta de preparación’’ y las ‘’malas prácticas’’ podrían representar una serie de obstáculos para la confianza de las marcas en los influencers y el desarrollo y sostenibilidad de la profesión del trabajador influencer.

Al curso, que se repetirá el año próximo, podrán apuntarse jóvenes que sean mayores de 18 años. Los requisitos son básicos: ser estudiante de grado y posgradograduado y licenciado de cualquier titulación, aunque también podrán apuntarse estudiantes no universitarios, ya que, la titulación que se conseguirá no es asimilada como universitaria.

El objetivo, una vez acabado el curso, es que la persona que lo haya completado sea capaz de utilizar correctamente los conocimientos que haya adquirido durante las clases para hacer de su actividad como influencer el inicio de una profesión.

Por su parte, el curso constaba de asignaturas como psicología de la moda, comunicación y creatividad, entre las materias. Además, existirá la modalidad ‘Virtual Classroom’, con la cual los alumnos podrán seguir de manera regular las clases y las ‘Máster Class’ vía streaming.

COMPARTIR: