04 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Madrid, Gijón y León ya han decidido que no se tendrá que pagar por el aparcamiento durante los días del estado de alarma pero Salamanca continúa

Varios ayuntamientos españoles siguen cobrando la zona azul durante el confinamiento

Ciudadano sacando un ticket de la O.R.A.
Ciudadano sacando un ticket de la O.R.A.
Las medidas tomadas por el ejecutivo de Pedro Sánchez por la crisis sanitaria del coronavirus están generando dudas sobre este periodo en la que la normalidad queda detenida. Un ejemplo es lo que ocurre con los coches aparcados mientras nos mantenemos confinados y se encuentren estacionados en la zona azul de las distintas ciudades. No todas siguen el mismo ejemplo de Madrid, de no cobrar el aparcamiento.

Cada ciudad posee sus propios precios a la hora de poner un ‘ticket’ de aparcamiento en la calle. En algunas ciudades hay grandes diferencias entre zonas verdes y azules de parquímetro, así como en el precio del permiso anual para aparcar en tu zona de residencia. Existen dos maneras de gestionar el estacionamiento regulado: En la primera opción es el propio ayuntamiento el que las gestiona a través de la Policía Local; la segunda es otorgarle la concesión a una empresa privada, algo que constituye la práctica más habitual en las ciudades españolas.

Al ser el Ayuntamiento el responsable de estas concesiones, también controla el precio final que pagan los conductores por querer estacionar en estas zonas. Cada localidad regula los horarios y días en los que se deben abonar las tarifas por aparcar en una zona regulada. De esta manera podemos entender la gran oscilación de precios en las diferentes ciudades de nuestro país. El tamaño de las ciudades, la demanda de estacionamiento y la contaminación de los vehículos son algunos de los factores que influyen en el precio final.

Algunas ciudades, la mayoría, han decidido que durante los días que dure el confinamiento no se cobrarán las horas de los aparcamientos.

El Ayuntamiento de Gijón adoptó ayer nuevas medidas tanto para la prevención del contagio por coronavirus como para tratar de “mitigar el impacto económico del estado de alarma sobre la hostelería, hotelería y pequeño comercio de la ciudad”. También se suspende, en la parte correspondiente al tiempo que dure el estado de alarma, el cobro del tipo diferenciado del IBI que entró en vigor este año para propiedades con un valor catastral de más de un millón de euros dedicadas a actividades como la hostelería, el comercio y el estacionamiento de vehículos.

Alicante. 

El domingo el Ayuntamiento de Logroño decidió anular el servicio de gestión y control de estacionamiento de vehículos con limitación horaria en la vía pública (ORA). Es decir, que desde este lunes no funcionará en Logroño ni las zonas verdes ni las azules.

En el polo opuesto, se encuentra Salamanca. Saltándose las normas de aislamiento que marca el estado de alarma, a pesar de que todo el comercio está cerrado y sin pensar ni un instante en la situación de emergencia que vive el país. A pesar de la petición de muchos salmantinos y de que ciudades como León ya han anunciado que suspenden el pago de las zonas de aparcamiento regulados, en Salamanca no concede esa moratoria. La justificación del Consistorio es que convertir en gratuita la zona ORA durante los próximos 15 días sería “invitar a la circulación en un momento en el que hay que restringir al máximo los movimientos”. Además, no cree que sea necesario “por el restablecimiento del autobús urbano”.

A última hora, el Ayuntamiento de Alicante ha cambiado de opinión, ante la presión popular. El alcalde, Luis Barcala, firmó ayer un decreto suspendiendo el aparcamiento regulado en Alicante en la ciudad dado que este servicio está planteado para facilitar la movilidad urbana y en estos momentos de lo que se trata es de forzar por todos los medios posible que los ciudadanos opten por permanecer en sus casas. 

El decreto entra en vigor a las 9 horas del martes y hasta las 20 horas del sábado 28 de marzo, no descartándose una prórroga de esta medidas si las circunstancias los aconsejan.

COMPARTIR: