23 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

¿Es Bitcoin el nuevo oro?

Bitcoin no frena su rally alcista. Su trayectoria al estrellato, acentuada desde el año pasado, parece salvar todos los obstáculos en medio de la controversia que genera el debate abierto entre los haters y los amantes de la famosa criptomoneda.

Las últimas adhesiones por parte de multimillonarios famosos al club cripto no hacen sino jalear a los apasionados de las monedas digitales que ven en ellas no sólo una mina cuando se preguntan en qué invertir, sino también lo que acabará constituyendo el futuro del sistema. Mientras que para algunos constituye una burbuja que se infla mediante un activo especulativo para otros ofrece una posibilidad para poder diversificar las carteras de inversión.

Obviamente los poderes tradicionales están a años luz de convertirse en fans del universo de las criptomonedas debido a la amenaza que suponen para la continuidad y estabilidad de su influencia en cuanto a las decisiones que dichos poderes adoptan en materia de política monetaria, que podría derrumbarse en caso de producirse una adopción masiva de criptomonedas descentralizadas de cualquier gobierno, banco o institución financiera.

Bitcoin ya había superado ampliamente el pasado mes de febrero la barrera de los cincuenta mil dólares, para desplomarse acto seguido hasta los cuarenta y ocho mil. Pero también hemos de observar que la debilidad del dólar se hace patente por el aumento en el rendimiento de los bonos a diez años del gobierno estadounidense, lo que podría ser interpretado como un signo de debilidad económica, mostrando el índice de divisas del dólar estadounidense una fragilidad que podría empujar a los inversores a decantarse por activos de mayor riesgo y potencial rentabilidad como Bitcoin, lo que supondría una buena noticia para la criptodivisa.

Cómo influyen las ballenas

Sin embargo, esta relación no deja de ser una teoría aun a pesar de que a lo largo del pasado 2020 la debilidad del dólar fue inversamente proporcional al aumento del precio de Bitcoin de marzo a septiembre. Aun así, son muchos los factores que tienen influencia en la variación de la cotización de la criptomoneda.

Un ejemplo de los factores influyentes en la cotización de la criptodivisa lo constituyen las ballenas de BTC -así se llaman los grandes inversores que mueven cantidades elevadas de Bitcoin- que son capaces de hacer descender el precio de Bitcoin en un 20% como sucedió el pasado 23 de febrero, cuando una de estas ballenas vendió 156 millones de dólares de la criptomoneda.

Cómo influyen las instituciones

Desde el último trimestre de 2020 se ha producido un notable incremento en el número de instituciones interesadas en hacerse con bitcoins, con la consecuente subida en el precio de la criptodivisa para regocijo de sus más fieles adeptos.

Así, una de las empresas de inteligencia empresarial más relevantes a nivel mundial, MicroStrategy, adquiría el pasado 11 de agosto 21.000 bitcoins -lo que supone que la empresa tiene en su haber el 0,1% del suministro de bitcoins- y justificaba su inversión calificándolo sin titubeos como oro digital y destacando su papel protector frente a la devaluación sufrida por el dólar estadounidense. Además, lejos de amedrentarse por las caídas en el precio de la criptoreina, ha vuelto a invertir otros 10 millones de dólares haciendo gala de una inquebrantable fe en la criptomoneda.

Otro de los grandes que se une al ecosistema Bitcoin es Tesla. La realidad es que tras conocerse la noticia de que había adquirido 1.500 millones de dólares en BTC el precio de la criptomoneda se disparó a una increíble velocidad.

Una nueva tendencia

Sí. El mundo ha cambiado. Y las reglas que lo rigen están evolucionando y adaptándose a la nueva dirección. La estrategia de los bancos centrales para superar la crisis provocada por la pandemia incluye la inyección de liquidez a las economías, por lo que no es de extrañar que los inversores busquen cubrirse ante la inevitable inflación.

Además, el interés institucional en Bitcoin como activo de reserva por parte de compañías que cotizan en Bolsa impulsa a su vez al pequeño inversor aumentando la demanda de la criptomoneda, y parece que en esta nueva tendencia el oro estaría siendo reemplazado como valor refugio en las carteras de inversión.

COMPARTIR: