09 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Agencia Tributaria aumenta las trabas burocráticas para las declaraciones informativas de los trabajadores autónomos

Difícil año 2020 para los autónomos: Subida de cuota al aprobar los Presupuestos y mayor control de Hacienda

La no subida de cuotas para los autónomos este próximo mes de enero de 2020 solo supone una pequeña tregua, por razones burocráticas, para un colectivo que vio subir más de un 22% su cuota el pasado año. Un ejercicio, el de 2019, donde se ha desplomado el número de altas e, incluso, se ha producido bajadas de cotizantes en muchas comunidades autónomas de España.

El cierre del año 2019 no va a ser un buen ejercicio para los autónomos. Según ha adelantado la Asociación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), hasta el mes de noviembre tan solo se ha producido un aumento anual de 14.429 afiliados, un crecimiento que supone un 70% menos que en los once primeros meses del 2018 cuando se alcanzó 49.640 autónomos menos.

Lo peor es que en algunas comunidades autónomas se ha producido una destrucción de empleo por cuenta propia. Por ejemplo, Aragón ha perdido ya un 6,6% de los autónomos en la última década.

Buena parte de esta destrucción se basa en la relación desequilibrada entre costes e ingresos. A diferencia de otros países, en los que las cuotas son reducidas o dependen de los beneficios que se consigan, los autónomos tienen que pagar una cuota, elevada para muchos, ganen o pierdan dinero. A pesar de las promesas, siempre incumplidas, la única realidad que han sufrido los autónomos en los últimos meses es que su cuota se ha multiplicado, en concreto un 22,3% el año que ya se cierra, aunque se  prevé que aumentaran algunas prestaciones, como que se haga obligatoria la de cese de actividad.

Congelación de cuota para el 2020… de momento

Este año comienza con una congelación de las bases. Al no incrementarse el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) también se mantiene la cuota de autónomos ya que la base mínima de cotización seguirá siendo el próximo 1 de enero de 1.050 euros y la máxima de 4.070 euros.

Eso sí, se espera que en los siguientes meses sí que habrá una subida. Según los expertos consultados por elcierredigital.com, "tan pronto como se aprueben los Presupuestos Generales del Estado habrá una actualización de bases que se reflejarán en una subida de la cotización, especialmente con la mínima". El temor más generalizado es que esta subida sea de nuevo muy importante, tanto por la actualización, tras meses congeladas, como porque vaya acompañada de otra subida importante del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta los 1.000 euros.

Tregua en el régimen de módulos

Lo que si se mantiene inalterado para el año 2019 son los límites de facturación delimitada en la tributación por módulos en el IRPF. Esto se produce por quinto año consecutivo, pero la novedad es que la legislación preveía que este año se redujeran los topes a partir de los cuales el autónomo no puede tributar por el método de estimación objetiva.

Así, se mantiene en 250.000 euros el método de estimación objetiva en actividades profesionales y económicas; y de 125.000 euros para las forestales, agrarias y ganaderas. En el momento en el éste no se prorrogue, que puede ocurrir en el 2021, los límites se reducirían a 150.000 y 75.000 euros, respectivamente.

Cambios en las declaraciones informativas

Pero donde si se sufrirá un cambio importante es en las declaraciones informativas que empiezan a presentarse en el mes de enero. Esto conllevará a que sea más complicada la presentación y que se requiera más trabajo en estos días o que se obligue a contratar (y pagar) a un asesor.

Así la Agencia Tributaria ha eliminado la posibilidad de presentar predeclaraciones por mensaje SMS en los modelos 190, 347 y 390, precisamente las más utilizadas por los autónomos. Ahora deberá hacerse a través del certificado electrónico reconocido o por el sistema Cl@ve, válido para las personas físicas como son los autónomos.

A todo ello hay que añadir la extensión del sistema de presentación TGVI online, que empezó a utilizarse este año y que supone la eliminación del sistema TGVI tradicional que permitía la entrada de registros con errores y su posterior corrección. 

Ahora toda presentación se valida al momento, por lo que solo pueden presentarse registros correctos. Este punto obliga a que se tenga que comprobar previamente todos los datos.

Por eso, arranca un año complejo para el autónomo, en la que la congelación en el mes de enero de su base solo es una pequeña tregua para un colectivo muy débil ante las incertidumbres económicas que puede deparar este nuevo y futuro ejercicio contable.

COMPARTIR: