19 de marzo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A un año de la jubilación de su actual presidente, Francisco González

Turquía y ahora también Argentina llevan al BBVA a un nuevo mínimo anual

Lejos de remontar, las acciones de BBVA no levantan cabeza y cerraron ayer en su mínimo anual, 5,22 euros, tras una caída del 2,5%. Con este descenso, este mes ya acumula unas pérdidas del 13% que sitúa a la acción en niveles del año 2016.

Lo peor, es que los analistas han retirado el apoyo al banco de Francisco González y, ha pasar del descenso del 25% este 2018, valoran a la entidad financiera a un precio incluso inferior. Los analistas de Kepler son los últimos que se han sumado a las valoraciones negativas que está recibiendo el valor. La firma recomienda reducir y ha recortado el precio objetivo de 5,5 euros a 5,25 euros motivada por la situación que atraviesa Turquía.

BBVA tiene una exposición en activos en el estado turco de hasta 76.200 millones de euros, al controlar la mitad del banco turco Garanti, la tercera entidad financiera más grande de Turquía.

El mal ojo de Francisco González por apostar tanto en Turquía

Después de perder 2.600 millones de euros en la inversión fallida China, la gran apuesta de Francisco González fue Turquía. Las razones para apostar por este país en 2010 no eran muy diferentes a las de China: país con fuerte crecimiento y poco bancarizado, a lo que añadía, en este caso un socio fiable, el conglomerado Dogus con el que comparte el accionariado de Garanti. En este caso su error fue apostar muy fuerte por un único país, que como se ha visto, más allá de su aparente crecimiento, tenía muchas debilidades, especialmente políticas.

BBVA ha ido negando la existencia de cualquier problema todos estos años, incluso tras el fallido Golpe de Estado, y ahora se encuentra atrapado. De momento, su inversión en Turquía es muy superior a la que tuvo en China (posee el 50% del Banco Garanti), que ha perdido cerca de 7.000 millones de euros en los últimos meses.

Argentina, otro problema en ciernes

Pero lo peor de tener un frente abierto, es que se abra uno segundo. Otro de sus grandes inversiones en el extranjero es Argentina, donde contra una de las mayores entidades, el banco BBVA Francés. El peso llegó a caer la semana pasada un 20% después de que el Gobierno de Macri solicitase al FMI que adelantase el rescate y que el Banco Central del país llevase los tipos de interés al 60% para intentar contener, sin éxito, la sangría de la divisa. El efecto es doble, menos beneficios por la caída del valor de la divisa y lo que es peor, una financiación más cara para todo el Grupo.

Los bonos más afectados de los países españoles que tienen inversiones en Argentina son los de BBVA. Su precio ha pasado del 3,53% que marcaba antes del estallido de la crisis de mayo al 5,86% actual.

Una doble pinza, Turquía y ahora Argentina, que emborronará el final de las dos décadas Francisco González como presidente de BBVA que se jubila en 2019. Si hasta hace dos años su valor era superior al Banco Santander, hoy es de menos de la mitad. Y lo peor, es que las perspectivas no son nada halagüeñas.

COMPARTIR: