23 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A pesar de que salieron a la circulación el pasado 28 de mayo siguen sin ser admitidos en las sucursales

Correos rechaza los nuevos billetes de 100 y 200 euros por no tener un sistema de control de falsificación actualizado

Juan Manuel Serrano Quintana, presidente de Correos
Juan Manuel Serrano Quintana, presidente de Correos
Lejos de levantar cabeza, Correos sigue sorprendiendo a sus clientes por el empeoramiento de su servicio, ya no solo son retrasos en sus repartos, de incluso cuatro meses como se denuncia en Tenerife, sino también por no adaptarse a cambios anunciados desde hace años como la implantación de los nuevos billetes de 100 y 200 euros.

Correos cambia de imagen, pero no cambia su servicio, lo empeora. A pesar del silencio de la mayoría de los sindicatos, fruto en buena parte de la actualización salarial del 9% anunciada por el año 2020, la empresa presidida por Juan Manuel Serrano, ex asesor de Pedro Sánchez, continúa empeorando su servicio de forma acelerada: repartos que con suerte se realizan 2 o 3 veces a la semana en las grades ciudades, paquetes internacionales con meses de retraso, cartas entre Madrid y Barcelona que tardan en llegar más de diez días, son algunos ejemplos.

Correos no acepta los billetes nuevos de 100 y 200 euros.

Pero hay casos peores. Según ha relatado Intersindical Canaria en un comunicado, la insuficiente dotación de plantilla en el servicio de Correos de la isla de Tenerife, especialmente en las Unidades de Distribución de Arona y Playa de las Américas-Arona, resulta tan preocupante que hay retrasos de hasta cuatro meses en el reparto de correspondencia-paquetería. Todo ello cuando se planea la mayor jubilación de personal del último lustro.

Crónica de una ineficacia anunciada

Pero la situación de Correos no solo debe a un problema de personal, si no también a pura ineficacia. Así lo ha podido comprobar elcierredigital.com con un hecho tan sencillo como intentar hacer un envío de dinero con billetes nuevos de 100 y 200 euros, que llevan en circulación más de un mes, en concreto desde el 28 de mayo. Tras la imposibilidad de verificar su validez en una sucursal, hemos probado en una serie de sucursales de Madrid, con el mismo resultado. Su sistema de verificación de billetes no está preparado para discernir si el billete es falso o legítimo.

A pesar de ser los últimos en renovarse, tras los de 5, 10, 20 y 50, y que al igual que sus hermanos de serie, incorporen fuertes medidas de seguridad contra la falsificación, como hologramas, relieves y sofisticadas marcas de agua, en Correos no han actualizado, al menos en sus primeras semanas, los mecanismos de validación.

Otro ejemplo más de la ineficacia de una empresa pública que incluso se plantea reducir más los días de reparto.

COMPARTIR: