28 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El actor y director Eduardo Casanova demostró esta 'revolución' en la gala de los Goya 2022 con un añadido de lazos rosas sobre sus hombros

Nueva tendencia: Se reivindica el uso de prendas 'sin etiqueta' de género

Cada vez son menos usadas las etiquetas de masculino o femenino en la moda. Se trata de términos que se han quedado obsoletos en la -reinventada- definición de identidad. Las sociedades avanzan, nuestra definición de género cambia, evoluciona, y nosotros con ellas. Así lo demostró el actor y director Eduardo Casanova en la Gala de los Goya 2022 con su vestuario de lazos rosas, que levantó alguna crítica pero también muchos apoyos.

Nuestra ropa, seguir o no la moda, nuestro look es lo primero que se ve de nosotros, nos representa ante los demás. A través de nuestras prendas y de cómo las utilizamos, transformamos y hacemos visible nuestra imagen.

Detrás del acto de usar una u otra, hay ligado todo un gesto revolucionario. La posición de romper con los roles de género establecidos, de representar valores, ideas e identidad, de trasponer nuestro estilo de vida en lo que llevamos y construir todo un sistema de representatividad que nos define.

La moda del futuro no tiene género

Esta transformación va más allá de mero acto personal. Cada vez son más las firmas importantes de moda que están transformando sus prendas y productos a través de la ruptura de las etiquetas de género. Estas marcas no sólo se limitan a crear productos unisex, sino que su concepto en más va más allá, se extrapola a una revolución de la moda, en la que no haya segmentación de género, donde prendas y estilos que tradicionalmente han sido usados por un género concreto, ahora se aplican a diferentes propuestas de identidad. Un verdadero cambio social y político, pues el consumo de ropa también lo es.

El perfecto ejemplo serían firmas como Calvin Klein o Gucci, donde el término sexy o masculino, no es distintivo de la ropa de género. Estas marcas incluyen en sus colecciones el término genderless’, que pretende acabar con estas definiciones sobre el género. Tratan de lanzar propuestas donde las prendas no tengan códigos, como una falda, o el maquillaje, que se pueda usar tanto en mujeres como en varones con total libertad, sin distinción, rompiendo con los estereotipos de género. Estas firmas, en concreto, tienen la iniciativa de incluir en sus lanzamientos piezas básicas, atemporales e inclusivas, siempre a la vanguardia de la moda.

Aitana Sánchez, con un máster en dirección de moda, ejerciendo durante varios años como directora creativa de diferentes firmas de moda de lujo, explica a elcierredigital.com: “Es importante destacar que no se busca vestir simplemente a los hombres con vestido y tacones mientras por otro lado se exalta a la vez su masculinidad. La finalidad es erradicar por completo esos patrones de género, donde no tiene cabida lo masculino o lo femenino en las moda. Es necesario que las grandes marcas de moda internacionales incorporen cada vez más estos espacios inclusivos dentro de sus lanzamientos, con propuestas que apuesten por la diversidad y rompan con el concepto tradicional de moda.”

Eduardo Casanova en la gala de los Goya

Un ejemplo reciente, lo pudimos ver en la gala de los Goya 2022, donde el director y actor Eduardo Casanova, se atrevió a llevar un traje de escote bardot, con una decoración de grandes lazos de color rosa sobre sus hombros, con un sutil maquillaje. El joven director, que apostó por romper con las barreras de género establecidas en la moda, recibió críticas continuadas por redes sociales. Estas actitudes son un claro ejemplo de la estigmación y discriminación que producen los prejuicios. 

COMPARTIR: