16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

LA ACTRIZ VUELVE A DAR EL PISTOLETAZO VERANIEGO CON SUS FOTOS EN MALLORCA, CUYOS BENEFICIOS DESTINARÁ A LA FUNDACIÓN ALESS LEQUIO EN HONOR A SU HIJO

Los personajes del verano (VII): Ana Obregón regresa con su tradicional posado estival que inició en 1985

El Cierre Digital en Ana Obregón.
Ana Obregón.
La actriz Ana Obregón ha regresado con su tradicional posado del verano. En 1985, lo hacía por primera vez ante las cámaras en las playas de Los Ángeles para inaugurar la temporada estival. Tras perder a su hijo Aless y a su madre, Ana María Obregón, la protagonista de 'Ana y los Siete' ha querido realizarles un homenaje y volver a posar frente a las cámaras desde su casa de Mallorca.

Ninguna celebridad ha sido capaz de igualar uno de los momentos más esperados del verano: el posado estival de la socialité Ana Obregón. Desde finales de la década de los ochenta, cada verano posaba frente a las cámaras dando el pistoletazo de salida al verano nacional. De ahí la conocida frase de “sin posado, no hay verano”.

Y es que la protagonista de 'Ana y los Siete' nunca ha tenido reparo en posar frente a la prensa, a la que tiene en gran estima. De sobra es conocida la buena relación que la celebridad ha mantenido ( y mantiene) con los medios, por ello, el hecho de realizar un posado que inaugurara el verano era una especie de pacto que cerraban ambos. Si Ana Obregón realizaba el posado, la prensa no la perseguiría durante las vacaciones estivales. 

El posado que realizó durante el verano de 2019 fue el último en el que Ana regaló su eterna sonrisa a la prensa y cuyos beneficios fueron destinados para una fundación benéfica para familias sin recursos afectadas por el cáncer. Hasta ahora, ya que Ana Obregón ha regresado para realizar su tradicional posado tras dos años muy duros a causa del fallecimiento de su hijo Aless Lequio y de su madre Ana María Obregón.

1985 : el origen del posado de Ana Obregón

 

Una jovencísima Ana Obregón posaba para las cámaras de la revista Diez Minutos en Los Ángeles, a donde se desplazó para lanzar su carrera como actriz. Uno de los objetivos de ese posado era hablar sobre su carrera cinematográfica, ya que la actriz se encontraba rodando Bolero junto a Bo Derek. También aprovechó el posado para acallar los rumores de un posible romance con el actor Toni Cantó o el cantante Julio Iglesias.  

Ana Obregón en 1985.

Fue ella misma quien en 2017 rescató esta fotografía y la publicó en su perfil personal de Instagram para dar el pistoletazo de salida al verano de aquel año. El posado mostraba a una Ana Obregón de lo más juvenil, ya que por aquel entonces tenía 24 años. 

Los noventa y los dos mil: los posados más explosivos

Mallorca era el lugar escogido por Ana Obregón para el posado, a orillas del Mediterráneo, donde pasaba los veranos en “El Manantial”, la casa familiar. Y aunque durante la década de los noventa ya había sido madre, Ana seguía estando en plena forma, y se valía de ello para lucir unos bikinis que no pasaban desapercibidos. 

Ana Obregón.

A pesar de que jamás permitía que nadie apareciese en las fotografías que le realizaban, hay una fotografía durante la sesión realizada en 1998 en la que aparece su hijo Aless. Sus poses eran tan características y reconocibles por todos que, en las playas de toda España, se podía escuchar la expresión hacerse un Ana Obregón.  

Ana Obregón junto a su hijo Aless. 

En el verano de 2002 se negó a posar frente a las cámaras ya que fue víctima de unas fotografías en actitud cariñosa con el actor Micky Molina. Durante los años siguientes, Ana Obregón se mostraba de lo más sensual frente a las cámaras pese a que algunos intentaron ridiculizarla, es el caso de Victoria Beckham que la llegó a llamar “barbie geriátrica”.

Inteligentemente, la actriz hizo oídos sordos y continuó regalando simpáticas instantáneas a las cámaras. Hasta llegó a emular a Pamela Anderson en Los Vigilantes de la playa en el verano de 2016. Nada frenaba a Ana. 

El regreso del posado más esperado

En mayo 2020, se apagó la vida para Ana Obregón. Así lo confirmaba ella en su perfil personal de Instagram tras el fallecimiento de su hijo Aless, víctima de un cáncer. Aquel verano fue un calvario para la celebridad. El posado, cayó en el olvido.

Desde ese momento, la actriz ha declarado a la prensa que solo se veía con fuerzas para vestir en color negro o blanco, debido al luto que lleva desde que se fue el amor de su vida, como se refiere a su hijo.

Ana Obregón durante sus vacaciones en Ibiza.

En 2021, la actriz fue regresando de manera paulatina a los compromisos profesionales. Y en verano, volvió a posar frente a las cámaras, esta vez de una manera completamente distinta. La actriz se encontraba en su casa de Mallorca, ataviada con un vestido blanco y contaba cómo se encontraba tras la pérdida de su hijo y el reciente fallecimiento de su madre Ana María Obregón. 

Ana Obregón junto a su hijo Aless Lequio.

En su perfil de Instagram también se hicieron habituales fotografías frente al mar que nada tenían que ver con las que regalaba a la prensa años atrás. Ahora, Ana Obregón ha retomado su tradicional posado y esta vez, en honor a su hijo Aless. La celebridad aparece en la portada de la revista Hola, sonriente, apoyada en el bordillo de una piscina, con bañador blanco y una cadena con el nombre de su hijo.

Aquellos posados veraniegos quedan en el recuerdo aunque, para Ana, este es uno de los más especiales ya que ha asegurado que los beneficios irán destinados a la Fundación Aless Lequio.

COMPARTIR: