07 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Todo lo que debes saber acerca de los sacos de rafia

Los sacos de rafia son uno de esos productos que todos estamos acostumbrados a ver, rodeándonos, pero que realmente pocas personas saben de dónde provienen, o cuál es el papel que desempeñan.

Hablando de ello, el rol que cumplen estos sacos no es otro que el de embalaje, y son tan interesantes sus características, que han sido adoptados en diversos sectores de la industria, posicionándose como una alternativa más confiable respecto de otras, como el yute.

Su robustez y gran resistencia, esa que distingue a los sacos de rafia, está dada por el proceso que permite elaborarlos a partir de la rafia de plástico, el componente mínimo detrás de estas bolsas. Trenzando los hilos de rafia de plástico, se logran embalajes de primera calidad, que industrias pesadas como las que requieren del envío de productos a granel necesitan para su subsistencia.

Principales usos de los sacos de polipropileno

Gracias a la empresa de productos de Rafia Polyjute, sabemos además que tan pronto se fabrican, encuentran aplicabilidad en múltiples sectores, gracias a su alta calidad y conveniencia para el empaque y logística de diferentes mercados. Así, permiten el transporte de carne, cereales, granos y otros alimentos esenciales, al igual que de materias primas, como el packaging industrial de cemento. 

Otro nicho donde los sacos de rafia son muy utilizados es en la industria química, donde existe una alta demanda, pues se emplean para almacenar y envasar artículos y sustancias concentradas que no pueden movilizarse sueltos, por el peligro que supone que entren en contacto. No hay que olvidar que la rafia es un material que se obtiene a partir de polímeros de polietileno, principalmente de alta densidad (HDPE), por lo que el resultado es muy resistente.

De igual manera, los sacos de rafia son usados con la finalidad de suplir ciertos requerimientos de surtido y materias primas en la ingeniería geotécnica, es decir, se necesitan ampliamente en la industria de la construcción de puertos, carreteras, edificios, ferrocarriles, obras de riego, entre otros. El sector del concreto los aprovecha en gran medida para movilizar y vender aditivos, aislantes, hormigón, arenas y dosificar las cantidades adecuadamente, confiando en un empaque capaz de resistir los ambages de todo el proceso logístico. 

Muchas veces, son los propios particulares quienes apuestan por ellos, sobre todo quienes manejan ingentes cantidades de alimento, trabajan con artículos o productos a granel, como las organizaciones sociales, que encuentran en estos sacos una gran solución para mantener la organización y la limpieza, sea en espacios abiertos o cerrados. No es nada extraño hallar viviendas que los tienen en sus garajes, trasteros o jardines.

Principales ventajas de los sacos de rafia

Todos estos usos de los sacos de rafia se explican a partir de un conjunto de ventajas notables. Primero que nada, la resistencia que mencionábamos antes, que les permite durar incluso expuestos a condiciones climáticas adversas, como pueden ser los rayos de sol fuerte o las lluvias constantes.

No son pocas las marcas que se sirven de ellos para mejorar su imagen, imprimiéndoles logos sobre la superficie, para que cualquier comprador sepa que se están llevando un producto de su factura. Como la rabia impide que la tinta la atraviese, no hay problema con los elementos internos.

Por último, no sólo son perdurables en los años, sino que además hacen posible cargar productos pesados mientras los mantienen frescos, algo que sería imposible de imaginar sin este material.

COMPARTIR: