22 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El pívot catalán, considerado precursor del baloncesto español en EEUU, agranda su mito como deportista quedando su número 16 para la posteridad

Pau Gasol, una leyenda: Primer jugador extranjero al que Los Ángeles Lakers homenajea retirando su camiseta

Pau Gasol
Pau Gasol / Twitter
Pau Gasol ya es oficialmente leyenda de los Lakers. Tras el partido de esta madrugada entre Los Ángeles Lakers y los Memphis Grizzlies se ha colgado en el techo del Staples Center, ahora Crypto.com Arena, la camiseta del español con el número 16, que quedará para la posteridad de la historia del equipo angelino. Este homenaje ha tenido lugar durante el descanso del partido que enfrentaba a los dos equipos, donde Pau desplegó su mejor nivel en la NBA.

Pau Gasol oficialmente ya es leyenda de Los Lakers. Tras el partido de esta madrugada entre Los Ángeles Lakers y los Memphis Grizzlies, se ha colgado en el techo del Staples Center, conocido ahora como Crypto.com Arena, la camiseta del español con el número 16, que quedará para la posteridad de la historia del equipo angelino. Este homenaje ha tenido lugar durante el descanso del partido que enfrentaba a los dos equipos, donde Pau desplegó su mejor nivel en la NBA.

Por un lado, los Grizzlies, el equipo que lo vio convertirse en hombre. Y por el otro, Los Lakers, con quien llegó al olimpo del baloncesto vestido de oro y púrpura. 

homenaje_gasol

La camiseta de Pau Gasol colgada en el estadio de Los Ángeles Lakers. Twitter

Con este acto, el número 16 no volverá a ser usado por ningún otro jugador de los Lakers, siempre pertenecerá a Gasol. Su camiseta permanecerá colgada en el Crypto.com Arena junto a la de otros jugadores que tienen ese honor y también junto a la que muestra un micrófono, en homenaje al periodista Chick Hearn, 'la voz de los Lakers', que retransmitió 3.338 partidos del equipo desde 1965 a 2001.

Pau ha entrado en ese selecto club donde ahora ya son once los homenajeados por la franquicia y donde por primera vez estará el nombre de un jugador extranjero. 

De hecho, además de él solo hay seis jugadores europeos que tengan su dorsal retirado de algún equipo NBA. El primero de todos fue el croata Drazen Petrovic (3) en los Nets. Después recibieron ese honor en Sacramento los serbios Vlade Divac (21) y 'Peja' Stojakovic (16). El lituano Zydrunas Ilgauskas (11) fue el cuarto. Se la retiraron los Cavs. Tony Parker (9) vio su camiseta colgar del pabellón de los Spurs y Dirk Nowitzki (41) tiene su camiseta retirada en Dallas. No hay más. Pau es el séptimo.

Pau estuvo seis temporadas y media en los Lakers. Jugó tres finales y ganó dos anillos. Hubo otros compañeros con más títulos, como el base Derek Fisher con cinco, o quizá más carismáticos, como Kurt Rambis, cuatro veces campeón también. Pero la franquicia de California ha valorado el impacto que Pau tuvo en el equipo en unos años de flojos resultados (primera ronda de playoffs como tope), la química con la leyenda Kobe Bryant, cuya relación fue mucho más allá de la cancha, además de su legado en la comunidad de Los Ángeles y su importancia en la asentada población hispana de la ciudad. 

Considerado el mejor jugador español de todos los tiempos, Pau fue un precursor del baloncesto español a nivel mundial. Aunque es cierto que Fernando Martín abrió hace años la puerta de la NBA a España, Gasol ha sido quien ha hecho soñar a toda una generación de españoles con la posibilidad de jugar en la mejor liga del mundo. Influidos por él llegaron jugadores como Ricky Rubio, los hermanos Hernangómez, Álex Abrines, o los recién llegados Santi Aldama y Usman Garuba. Además, Gasol lideró a la mejor selección española de todos los tiempos, llegando a ganar un Mundial y a pelear de tú a tú un oro olímpico contra una de las mejores  selecciones estadounidense de todos los tiempos. 

Por estas cosas y otras muchas, la figura de Pau Gasol ha trascendido de lo deportivo para convertirse en un ejemplo tanto dentro como fuera de la pista. Pero, sobre todo, por hacer ver que un español también podía llegar a la élite del baloncesto y codearse con los mejores, forjando un camino que hasta entonces parecía intransitable y poniendo el nombre de España en el mapa del baloncesto mundial.

COMPARTIR: