05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El empresario fue arrestado en Emiratos Árabes y han pedido su extradición a España donde miles de víctimas le dieron su dinero para invertir en bolsa

Mukesh Daswani, el fundador de Tradex acusado de encabezar una estafa de cuatro millones

Mukesh Daswani
Mukesh Daswani
Mukesh Daswani, presunto estafador, fue detenido la pasada semana en Emiratos Árabes tras ordenarse su busca y captura por el Juzgado número 3 de Santa Cruz de Tenerife a través de Interpol. Ahora, el mismo Juzgado pide que sea extraditado a España para que pueda declarar en la isla y ser juzgado por presuntamente ser artífice de una estafa piramidal de más de 4 millones de euros a través de la empresa Tradex .

Mukesh Daswani es el responsable de la firma comercial Tradex Asset Management, una compañía dedicada a gestionar el dinero de los clientes para invertirlo en bolsa. El cabecilla de la supuesta estafa piramidal de cuatro millones de euros fue detenido el pasado jueves en Emiratos Árabes Unidos, tras la dictarse una orden de busca y captura por el Juzgado número 3 de Santa Cruz de Tenerife a través de Interpol

El investigado se enfrenta a una pena por delito continuado de blanqueo de capitales y estafa agravada. La Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), que forma parte de la Policía Nacional, inició la investigación el pasado mes de julio tras la notificación de los afectados que en conjunto sumaban una cantidad que superaba los cuatro millones de euros

La mayoría de víctimas de Daswani son residentes de la isla de Tenerife pero a raíz de la difusión que Tradex tuvo, este engaño también llegó a la Península. Les ofrecían unos ingresos elevados, en poco tiempo, y por simplemente gestionar sus recursos económicos, algo a lo que la mayoría accedían cuando veían los resultados de los demás.

Detenido en Emiratos el presunto estafador Mukesh Daswani | Canarias7

Sin embargo, los beneficios solo llegaron para los primeros, ya que como elcierredigital.com ha explicado en varias ocasiones, las estafas piramidales funcionan pagando a los primeros con lo que van invirtiendo los que vienen detrás pero sin que ninguno tenga realmente nada. Ahora, despachos de abogados de la isla y de la península trabajan en demandas conjuntas estimando que en total los clientes han perdido millones de euros. Para participar en el negocio tenían que invertir, a priori, un mínimo de 5.000 euros, que luego iba aumentando hasta los 20.000. Sin embargo, hay víctimas que han llegado a invertir hasta medio millón de euros. 

El equipo de Daswani contaba con cuatro comerciales que fueron los que dieron la voz de alarma al recibir las quejas de clientes que habían invertido sus ahorros y que no estaban recibiendo sus supuestos beneficios. Los trabajadores accedieron a la cuenta bancaria donde se depositaba el dinero de los clientes y pudieron ver que se encontraba a cero

El pasado jueves el titular del Juzgado número 3 de Santa Cruz de Tenerife solicitaba al Ministerio de Justicia la extradición del presunto estafador desde Emiratos Árabes, donde ha sido detenido, hasta la isla, para tomarle declaración y seguir con el procedimiento judicial de este asunto, junto con las demás infracciones penales anteriores que ya tenía Daswani. Previsiblemente, una vez Daswani llegue a la isla será puesto en prisión preventiva.

¿Quién es Mukesh Daswani?

Mukesh Daswani Daswani se inició en el mundo laboral como dependiente de calzado y material deportivo en el año 2012, según ha podido investigar elcierredigital.com, y en una ficha de trabajo se describe a sí mismo como una persona "con gran entusiasmo en atención al cliente, don de gentes y ambición por obtener objetivos tanto laborales como profesionales". 

Con el paso del tiempo se fue introduciendo en el escándalo financiero que a día de hoy conocemos como Tradex. Todo comenzó con un esquema Ponzi, ofreciendo una rentabilidad financiera de hasta el 50% de mano de una empresa que ni siquiera existía. 

En Santa Cruz de Tenerife Daswani se convirtió en un personaje popular con una lujosa vida, pasando su tiempo libre conduciendo coches de alta gama y con numerosas botellas de champan en las discotecas más conocidas de la isla. Aún así, necesitaba cada vez más clientes para que su esquema funcionara bien. Incluso llegó a montar una academia para formar a comerciales, a los que recompensaba con 500 euros si traían un cliente. 

COMPARTIR: