29 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los que conocen de cerca a la filipina comentan los pros y los contras, manías y detalles más desconocidos y curiosos de su personalidad

Retrato de Isabel Preysler: La 'otra cara' de la socialité tras su separación de Vargas Llosa

El Cierre Digital en
/ Isabel Preysler.
La socialité Isabel Preysler vuelve a estar en el foco mediático tras su sonada ruptura con el escritor peruano Mario Vargas Llosa. De la filipina se han escrito miles de páginas aunque en realidad sigue siendo una persona desconocida para el gran público. En su libro 'Isabel y Miguel, 50 años de historia de España', Juan Luis Galiacho recopila opiniones de gente cercana a la socialité que resalta los pros y los contras para acercarnos más a su personalidad.

De Isabel Preysler se han escrito miles de páginas aunque en realidad sigue siendo una persona desconocida para el gran público, porque una cosa es la imagen que se transmite y otra cosa lo que en realidad se es.

Ahora el nombre de la filipina vuelve a la actualidad por su ruptura con Mario Vargas Llosa tras ocho años de relación. Según afirmaba la revista ¡Hola! el pasado jueves, la pareja ha terminado. “Mario y yo hemos decidido poner fin a nuestra relación definitivamente. No quiero dar ninguna declaración más y agradezco a los amigos y medios de comunicación que nos ayuden en esta decisión”, declaraba Preysler a la revista.

La noticia del noviazgo entre ambos saltó a la luz en febrero de 2015. Para entonces, Mario se había separado de su mujer, Patricia Llosa, e Isabel se había quedado viuda tras la muerte de su marido, Miguel Boyer, por un derrame cerebral en septiembre de 2014. Sin embargo, en declaraciones de Isabel a ¡Hola!, el primer encuentro entre ambos se remonta al año 1986, cuando la socialité le entrevistó para la revista ya mencionada. “A partir de entonces, Miguel y yo entablamos una buena amistad con Mario y su mujer, que se ha mantenido durante todos estos años”, declaraba.

22979_isabel-preysler-mario-vargas-llosa

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa.

Más de 35 años después de conocerse por primera vez y tras una relación, la socialité y el escritor han decidido poner fin a esta. Según apuntan desde la revista, el motivo tendría que ver con un supuesto ataque de celos por parte del escritor y el cese de la convivencia entre ambos.

Uno de los secretos mejor guardados de la celebrity es su edad. Cumplirá 73 el próximo 18 de febrero. En su libro Isabel y Miguel, 50 años de historia de España, Juan Luis Galiacho recopila opiniones de periodistas que conocen de cerca a la empresaria, profesionales de la belleza y estética que han cuidado de su imagen y personas del servicio de su casa. Entre todos resaltan los pros y los contras para acercarnos más a su personalidad.

A favor de la personalidad de Isabel Preysler

  • Es una mujer muy inteligente y trabajadora
  • Estudia todos los asuntos hasta su último detalle.
  • No le gusta improvisar y medita sus actos y sus palabras.
  • Cuida mucho su imagen y sus apariciones en público.
  • Para sus posados elige siempre a sus fotógrafos, maquilladores y estilistas.
  • Tiene una materia prima especial propia de las mujeres orientales. Que su rostro no nota penas el cansancio y los madrugones. Por ejemplo, en sus excursiones viajeras, cuando tenía que levantarse temprano aparecía espléndida con la cara lavada y el pelo recogido, mientras que el resto del grupo iba con los ojos hinchados por el sueño.
  • Es muy disciplinada a la hora de cuidar su físico, con el ejercicio, la natación, el pádel, las pesas y el golf. “Desde niña, siempre he practicado mucho deporte. Hacía natación, montaba a caballo, jugaba al tenis, al bádminton, esquiaba y desde hace muchos años practico yoga”.
  • Mantiene una vida sin tabaco, una alimentación sin grasas, buenos productos de cosmética y la visita periódica a Institutos de Medicina y Estética.
  • Su alimentación está basada fundamentalmente en pasta integral, tomates biológicos, ensalada y arroz integral. También tiene adoración por el jamón serrano, los boquerones en vinagre y las aceitunas. Evita poner sal en todas las comidas y nunca ingiere un filete de carne, en todo caso lo hace transformada en albóndigas, hamburguesas o perritos.
  • Es abstemia y le gustan los batidos de frutas y jamás bebe Coca-Cola ni refrescos.
  • No consume azúcar blanco y endulza sus alimentos con melaza, estevia, sucanat y ágabe. Su única perdición es el chocolate negro y amargo, al que es adicta, al igual que los helados.
  • Es muy perfeccionista y conoce lo que le va bien y lo que le va mal. Está atenta a todos los detalles para que el resultado sea el ideal.
isabel_preys

Isabel Preysler.

  • Es muy maniática. Por ejemplo, revisa al salir de su cuarto toda la casa.
  • No soporta el desorden y aunque todo el servicio lo sabe y toda la casa aparece impecable, ella no se da por satisfecha hasta que no ha sido colocado el último detalle en su lugar.
  • Su habilidad para el marketing es notoria y domina los silencios como nadie.
  • Maneja los focos y sabe cuando haya que retirase de la actualidad. Y que aunque algunos interpretan esto como indicios de su declive, son en realidad una prueba de cómo sabe administrar su tiempo y hacerse desear.
  • No tiene manager ni agencia que lleve sus contratos. “Nunca he tenido a nadie que se ocupase de eso. Además, no creo en los asesores de imagen”. Todo lo maneja junto a su fiel secretaria, Ruth, desde hace muchos años a su lado.
  • Vive libremente su destino.
  • Elige cuidadosamente a los invitados con los que comparte mesa y diversión y en los reportajes de Porcelanosa también elige la compañía, tal como ocurrió con Pedro Almodóvar, Elena Benarroch, Cayetano Rivera, etc.
  • Siempre le gusta terminar sus fiestas al estilo flamenco, mejor con sevillanas, con las que cierra casi todas ellas.
  • Sigue manteniendo devoción por sus raíces filipinas, y siempre contrata filipinos como miembros de su servicio, muchos de ellos fueron “yayas” de sus hijos.
  • Es muy familiar y ha educado a sus hijos en la importancia que tiene la familia como apoyo, encuentro y reposo en la vida.
  • Tiene una gran capacidad para imitar con éxito a algunas personas conocidas.
  • Le encanta que el ambiente sea acogedor, por lo que mantiene muy poca iluminación en toda la casa.
  • Le encanta fomentar la complicidad entre madre e hijas, tanto que “mis tres niñas se llevan toda mi ropa”.
  • Todos sus hijos han crecido muy unidos y se aprecian. “Cuando Enrique se va, por ejemplo, me dice, mamá, estar en  casa es como estar en el cielo. Para mí, esta frase me hace sentir muy agradecida porque ellos a esto le llaman hogar”.
  • Siempre ha mantenido muy buenas relaciones con sus exmaridos. “Nunca he tenido pensamientos negativos hacia ellos porque siempre han sido perfectos caballeros. Pero, incluso, si no hubiera sido así, yo habría hecho el esfuerzo por que las buenas relaciones son muy importantes cuando se tienen hijos en común”.
  • Es muy religiosa y creyente. Siempre tiene presente la formación católica que recibió de su madre.
  • Es una mujer que suele dar las gracias por escrito y por teléfono, cosa que llama la atención, especialmente en cuanto a los agradecimientos escritos, ya que no es algo común entre los famosos.
  • Suele escribir a mano, utilizando una pluma estilográfica y tinta de color verde y azul.
  • Su letra es muy aristocrática, alta, bonita y femenina, con adornos.
  • Utiliza papel timbrado y sus cartas, como las de antes, están llenas de detalles de buen gusto.
  • Es una persona muy educada, que sabe estar y siempre es consciente de a quien se dirige.
  • Otorga mucha importancia a la palabra amistad. Esto se pudo comprobar cuando su amiga Paloma Jiménez Altolaguirre se separó del exsíndico de la bolsa de Madrid, Manuel de la Concha, amigo de su marido, y tomó partido por ella sin dudarlo.
  • Se hace su propio estilismo, es muy intuitiva y elegante. En enero del 2007 fue elegida la mujer más elegante de España por la revista Hola, destronando a Paloma Cuevas, la mujer del  torero Enrique Ponce, hasta entonces número uno.
  • Lleva con éxito ser el foco de atención en las reuniones. “Intento no desesperarme, sonreír tranquilamente en vez de poner mala cara”.
  • Casi siempre cumple con todos los objetivos que se ha propuesto en cada jornada.
  • Elige cuidadosamente su vestuario y complementos buscando realzar su atractivo.
  • La memoria es otro rasgo de inteligencia en su persona.

En contra de la personalidad de Isabel Preysler

  • Sólo derrocha belleza y ambición.
  • Es una mujer reservada, con un silencio muy meditado. Sólo acude a los actos donde le pagan bien, no dejándose ver en el resto de eventos.
  • Todo lo mide y mantiene una actitud de pose. Es muy controladora de sí misma, poco espontánea, no tiene glamour y es una egocéntrica.
  • Manda repetir las frases a sus interlocutores para que le dé tiempo a preparar la respuesta y así estudiar lo que dice. No pronuncia bien las “eses”.
  • Sólo dice la verdad cuando le interesa.
  • Cuando se reúne no come.
  • No es nada divertida, a diferencia de su amiga Carmen Martínez Bordiú.
  • Es una mujer enigmática.
  • Lo que más le gusta es ser halagada, obsequiada y mimada por los hombres.
  • Su salud está pasando por un momento complicado, que ha perdido peso.
  • En las fotos ofrece una imagen hierática, fijada en el tiempo, que se trata de un efecto de un programa informático que suele pedir que utilicen para sus fotografías.
  • Exige que retoquen y mejoren sus fotografías en la revista Hola (por ejemplo, su asombrosa aparición junto a George Cloony).
  • Le gusta levantar el mentón para salir en las instantáneas.
  • Tiene una exacerbada manía de perfeccionismo, que siempre encuentra algo que retocar en su habitual recorrido por la casa.
  • Para sus enemigos sus secretos son comer poco, dormir mucho y no trabajar demasiado.
  • Su mundo se reduce sólo a lo que a ella le gusta y que todo gira a su alrededor.
  • No le gusta nada madrugar, que tiene que poner el despertador para levantarse y siempre le invade una cierta pereza. Que comienza su horario laboral a partir del mediodía.
20955_hoyencasapresyler

Isabel Preysler en una imagen del programa 'Hoy en Casa'.

  • Le gustan las sábanas de algodón, las fibras naturales que más le gustan, y desayuna en la cama. Se toma habitualmente su zumo de vitaminas y su vaso de agua caliente en ayunas mientras la doncella le prepara el baño.
  • Se viste sin prisas y si no tiene un compromiso serio que atender elige cuidadosamente la ropa de su vestidor.
  • Es muy difícil trabajar a su lado, porque es muy exigente y detallista. Es muy gobernanta.
  • No ofrece ni una palabra amable ni una sola sonrisa al servicio, con el que es muy estricta, aunque nunca abandona sus buenos modales. Según algunos de sus extrabajadores, su trato con el servicio es de una persona “muy exigente, maniática y que paga poco”.
  • No lee libros ni periódicos. Que entre sus lecturas preferidas están exclusivamente la prensa del corazón.
  • Es muy impuntual en sus citas (entre treinta minutos y una hora de retraso). Que tarda en arreglarse para salir un mínimo de dos horas.
  • No escribe nada bien y que redacta en inglés porque le cuesta escribir en español. Que habla con sus hijos mezclando inglés y español, un idioma que todavía a día de hoy no domina plenamente.
  • Viaja en coches lujosos y que siempre los ha tenido: Volvo, Mercedes, Rover
  • Sólo come en los mejores restaurantes: Zalacaín, Horcher, Jockey, El Landó, La Hacienda…
  • Una de sus manías es que se laven a mano las cuberterías y las vajillas, nunca en el lavaplatos.
  • Tiene que tomar pastillas a menudo para paliar los efectos de las molestas migrañas que sufre.
  • Salpica sus frases con “esto y lo otro”, que la hacen gesticular mucho.
  • Emplea muchas coletillas en sus expresiones, como “muy bien”, “perfecto”, “humm”… y que cierra muchas de sus frases con “¿no encuentras?” o “¿no te parece?”
COMPARTIR: