28 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La feria de arte contemporáneo ha celebrado estos días su cuarenta aniversario

Juana de Aizpuru, creadora de ARCO y pionera en romper el sesgo de género en este sector

Visitantes de ARCO,
Visitantes de ARCO,
La última edición de ARCO ha celebrado sus cuarenta años de vida. Cuatro décadas en las que ha sido fundamental la figura de Juana de Aizpuru. Arte, arquitectura y diseño se fusionaron en la capital madrileña para visibilizar el mercado del arte nacional, con una gran variedad artística, cuya historia se debe principalmente al desarrollo e iniciativa de mujeres que apostaron por el arte.

Arco se ha posicionado internacionalmente como una de las más importantes ferias de arte contemporáneo. En ella, este año se han dado cita 150 galerías en el programa general, a las que hay que añadir las participantes en las secciones comisariadas.

Se celebra anualmente en febrero, en el recinto ferial de IFEMA de Madrid. Esta edición, ha presentado una sección conmemorativa: ARCO 40 (+1) Aniversario, en la que han participado 19 galerías que tuvieron presencia en ARCOmadrid a lo largo de su trayectoria. Y es que ARCO ha celebrado este año su cuarenta aniversario, un año más tarde de lo que toca por la pandemia.

La primera edición de ARCO se celebró entre los días 10 y 17 de febrero de 1982, organizada por la galerista Juana de Aizpuru. Desde ese 1982 se constituye una de las principales plataformas del "mercado del arte, y pieza imprescindible en el circuito internacional de promoción y difusión de la creación artística”, explica la propia organización de de Arco 2022.

Juana de Aizpuru reinventó el concepto de arte de la época, marcando un antes y un después en el ámbito artístico nacional e internacional. Supo hacer frente a la brecha de género, y con el espíritu emprendedor que la distingue, fundó la feria madrileña que se convirtió en todo un referente para la industria del arte contemporáneo.

Juana de Aizpuru. 

Esta edición de Arco ha estado protagonizada principalmente por mujeres, en un porcentaje nada habitual 40-60, y ha reunido a diferentes sectores del mundo del arte. Los artistas se han concentrado en un mismo espacio, donde se han fusionado galerías, arquitectura, colecciones y todo tipo de piezas artísticas. Además, en esta ocasión se ha programado un guiño honorífico especial, por el 40 aniversario de su creación, con una programación exclusiva formada por 20 galerías de la mano de los directores de esta edición: María Inés Rodríguez, Francesco Stocchi y Sergio Rubira.

Juana de Aizpuru, creando historia del arte 

La galerista madrileña fue quien impulsó y creó la feria que continúa activa y vigente hasta la actualidad. Juana es un icono del arte que, desde hace cuarenta años, rompe con la brecha de género que existía en este sector en España, culminando como una de las representantes imprescindibles del panorama cultural y artístico del país.

Su mérito reside en haber consolidado y promovido el arte en Madrid en los años en los que se estaba gestando el cambio político. A finales de los años sesenta, con el franquismo aún vigente, cambió la forma de gestionar y visibilizar el arte. Éste sector dejó de ser distante con la sociedad. Demostró que el arte no sólo tenía que ser algo unido a la museología clásica, sino un evento en sí mismo. 

Juana trajo una forma de entender el galerismo propia de lo que se hacía en otros países occidentales y acertó. Fue Adrián Piera, en 1981, presidente de la feria de Ifema en aquella época, quien se interesó por su concepto, le cautivó la idea, y terminó haciendo realidad el proyecto. 

ARCO 2022. 

Es importante señalar que la finalidad de Arco no es puramente comercial sino que trata de dar luz y representación a los artistas que no podían tener reivindicación por las duras condiciones políticas que hostigaban a la sociedad española de los años ochenta.

La parte oscura de la historia de Juana es que, al igual que a muchas mujeres del sector, constantemente se encontraba bajo el escrutinio público y fue criticada, sobre todo, por intentar abrir al evento diferentes oportunidades internacionales, o por la forma de gestionar la feria. Motivos por los que se vio obligada a dimitir. 

Fue directora de Arco durante 4 años, tiempo suficiente para consolidar el panorama artístico patrio. De Aizpuru confesó que no pudo hacer frente a las duras condiciones que le exigían, tras lo cual abrió su propia galería en Madrid con la que sigue, hoy en día, siendo parte de la lista de mujeres que dominan el mundo del arte en España. 

COMPARTIR: