05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La nieta de Telmo Zarraonandia, Adriana Bilbao, pretende enfatizar los valores que engrandecieron al mito del Athletic a través de la danza

La obra teatral que homenajea al mítico delantero vasco: 'Zarra', entre el fútbol y el flamenco

/ Cartel de la obra de teatro 'Zarra'.
“ZARRA” es una obra de danza en homenaje y reconocimiento a la emblemática figura de Telmo Zarraonandia Montoya. También conocido como Zarra (1921 – 2006), fue el máximo goleador de la liga española durante sesenta años. Este trabajo se acerca a los orígenes del futbolista, a la memoria de un pueblo muy ligado a este deporte y a su raíz minera-industrial. La obra, además, recorre su historia a través de anécdotas contadas por Telmo.

“ZARRA” es una obra de danza en homenaje y reconocimiento a la emblemática figura de Telmo Zarraonandia Montoya. También conocido como Zarra (1921 – 2006), fue el máximo goleador de la liga española durante sesenta años. Considerado una leyenda del fútbol, el jugador del Athletic Club de Bilbao y de la Selección Española de Fútbol ostenta en su trayectoria un amplio palmarés, en una época radicalmente diferente a la que se vive ahora.

La coreógrafa de la obra es Adriana Bilbao Zarraonandia, única nieta del legendario delantero y licenciada en flamenco, Artes Escénicas y Coreografía. También cursó los estudios superiores de Ciencias Audiovisuales en la Universidad de Málaga. El 23 de febrero de 2006 Adriana "hacía una siesta junto a su abuelo y él se quedó dormido para siempre". Es posible que aquel día comenzase a madurar la idea de hacerle un homenaje, algo para que perdurase en la memoria la figura de su abuelo.

zarra2-U301154009190K1B--1248x698abc

Zarra durante un partido.

Adriana baila flamenco desde los ocho años. En Bilbao hay mucha afición. Maite Arnaiz, periodista de profesión y cercana a la familia Zarraonandia, explica a elcierredigital.com que a Zarra "le encantaba ver bailar a su nieta, como a sus hijas Elena y Carmen, que también desde niñas bailaron flamenco. Carmen, madre de Adriana, ya no está pero verá la obra de su hija desde lo más alto, en un palco especial junto a su padre. Toda la familia ha sido siempre rociera, de hecho, Zarra fue feliz un año haciendo el Camino del Rocío con la hermandad de Huelva, por eso no le va a sorprender que su nieta le haga este homenaje, porque sabría que ella es muy capaz". 

Para mantener el recuerdo de su abuelo, Adriana crea esta obra, un trabajo artístico que acerca los orígenes de Zarra, la memoria de un pueblo muy ligado a este deporte y su raíz minera-industrial. Conjugando la danza, el flamenco y elementos deportivos asociados al fútbol enfatiza la fuerza y el nervio que le caracterizaban, manteniendo presentes los valores deportivos y humanos que engrandecieron al mito. Era un gran rematador, un ariete insaciable, noble y rotundo, tal como su apellido revela: “Zarraonandia”, viejo, bueno y grande.

Zarra_rtve

Telmo Zarra durante una entrevista. RTVE

Maite Arnaiz explica a elcierredigital.com que 'Zarra' es una obra "rompedora, algo nunca antes visto". Y asegura que “va a sorprender, porque se les ve a los bailaores en el césped. Mirándolo bien, tampoco es tan disparatado; ahí tenemos a José Mercé, que le canta al Madrid por bulerías; a Manolo Sanlúcar, que admiraba a Zarra y lo ponía como 'ejemplo de honestidad', porque, Isidro, su padre, que era un gran zarrista, se lo había inculcado desde su infancia”.

Como anécdota la periodista confiesa que el futbolista Joaquín Sánchez, del Real Betis Balompié, ha sido el único futbolista que sigue en activo que asombraba y tenía toda la admiración de Zarra. “En una final en la que jugaba Joaquín, Zarra estaba que no pestañeaba frente al televisor. 'Este chaval es un fenómeno', decía el exdelantero".

COMPARTIR: