07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En el 25 aniversario de la muerte de Diana de Gales, el empresario habla sobre sus "amistades a través de la decoración" desde su negocio en Sevilla

Kip Dodds, florista de Lady Di: "Nadie lo creerá, pero pasábamos horas hablando del mundo del motor y los coches"

El Cierre Digital en Kip Dodds.
Kip Dodds. / Florista personal de celebridades como Lady Di, Paul McCartney y Norman Foster.
En el mundo florar resuena un nombre y es el de Kip Dodds. El florista, que tiene su negocio en Sevilla, ha servido a celebridades como Diana de Gales, Mick Jagger, Paul McCartney y Norman Foster. Ahora, en el 25 aniversario de la muerte de Lady Di, Dodds habla con 'elcierredigital.com' de su amistad con los famosos a los que ha decorado hogares y más íntimas celebraciones.

En la zona residencial de El Aljarafe en Espartinas (Sevilla), se alza majestuosamente una mansión de 700 m2 ubicada en un jardín inmaculado de 13.000 m2 donde Curro Romero y su esposa Carmen Tello -se casaron allí en 2003 tras comprar la finca cuatro años antes- pasaron la mejor época de su vida. El Faraón de Camas compró la propiedad con el dinero obtenido por la venta de una finca en Ojén que le compró Julio Iglesias, donde se construyó una fortaleza ajena a las miradas curiosas.

Pero llegó un momento en el que la casa era demasiado grande y el mantenimiento, desorbitado. De ahí que el matrimonio Romero-Tello decidiera vender su hogar en 2016 al empresario Kip Dodds, que pagó 1,8 millones de euros. Una cantidad inferior a la del precio del mercado. A priori, este apellido no dice nada, pero en el ámbito de la jardinería y de los ornamentos florales hablamos de toda una eminencia que ha tenido entre sus clientes a Diana de Gales, Norman Foster y su esposa, Paul McCartney y familia, Jerry Hall y Mick Jagger o Damien Hirst.

Kip es un tipo afable, encantador y tremendamente detallista. Comparte amor y negocio con Eli Urioste, que se ha convertido en una figura indispensable en la cotizada empresa… Con motivo del 25º aniversario de la muerte de lady Di el próximo 31 de agosto, elcierredigital.com ha contactado con el maestro jardinero para conocer un poco más de cerca a unos personajes que ya (casi) están en vías de extinción.

Lady Di posando con los arreglos florales de Kip Dodds.

“Establecí contacto con la princesa a través de su mayordomo, Paul Burrell, porque una mañana mientras acompañaba a sus hijos al colegio entró en mi floristería. Comentó que trabajaba en el palacio de Kensington -residencia oficial de los príncipes de Gales- y que necesitaba unos arreglos florales para lady Di. Ideé algo muy simple. Sobre la base de dos macetas de terracota victorianas, tan viejas como sucias, diseñé unos arreglos y se los enviamos. Me negué a hacer algo grandilocuente como lo que me había propuesto mi ayudante”, rememora como si fuera ayer Kip.

-¿Se los pagó la princesa?

-(Sonríe) Sí, sí, se comportó como cualquier otra clienta. A partir de aquel momento empecé a trabajar para palacio.

-¿Qué solía hacer normalmente?

-Casi cada día acudía a Kensington porque siempre había algún tipo de recepción y el ambiente tenía que estar en perfecto estado a pesar de que en muchas ocasiones la princesa no estaba presente. Tenía una agenda muy ocupada, pero eso no le eximía de no tener ciertas partes de Kensington perfectamente adornadas con flores. En muchas ocasiones recibía unos ramos y centros tan grandes que me pedía que los convirtiera en ornamentos más pequeños para ponerlos en los baños, los dormitorios…

-En algún momento habría tiempo para hablar de tú a tú, ¿cómo era en las distancias cortas?

-Nadie se creería que era una mujer cercana, sencilla, afable, simpática, empática y tremendamente cariñosa. Sobre todo, con sus hijos. Su exquisitez no tenía parangón. Como tampoco su naturalidad. No te creerás si te digo que le encantaba hablar del mundo del motor y de los coches. Pasábamos ratos realmente entretenidos.

Postales navideñas de Lady Di al florista Kip Dodds.

-A diferencia de otros personajes con ella no tienes fotos, ¿por qué?

Tan fácil como que cuando le pedí si era factible hacerle una foto junto a uno de los adornos de una de las puertas aceptó encantada y después me dijo si quería una con ella. Le dije que andaba muy justo de tiempo y que no podía. Se quedó muda. Luego reaccionó y me dijo: “es la primera vez que me sucede esto” (carcajadas).

-Cuando falleció le hizo su propio homenaje.

-Sí. Publiqué el libro Kip’s Flowers for Diana. Es la historia de nuestra amistad a través de la decoración.

-Su secreto en el trato al cliente es…

-Tratar a todo el mundo por igual. Me da lo mismo que sean aristócratas, actores, cantantes o anónimos. Cada uno tiene derecho a obtener el mejor servicio en función de la inversión que se quiera realizar. Soy un profesional.

-Lo que le hace daño a los ojos es…

-Mezclar objetos orgánicos con artículos de plástico. ¡Es horrible!

El florista Kip Dodds.

-De buenas a primeras, ¿qué hogar de una celebridad le ha impresionado más?

Cada personaje tiene sus gustos, pero si tuviera que decir un nombre en estos momentos sería el del arquitecto Norman Foster. Su penthouse en Londres frente al río Támesis te deja sin palabras. Aquello es el paraíso. Para hacerte una idea, el dormitorio principal era prácticamente del tamaño de una cancha de tenis. Conozco a Norman desde que tenía 23 años, siempre le he arreglado sus oficinas, su casa de campo…

-¿Qué gustos tienen McCartney, Jagger y otros clientes famosos?

-En estos dos casos que mencionan principalmente lo que siempre han buscado es la sencillez para los momentos más especiales de sus vidas como navidades, bautizos, cumpleaños o bodas. No son nada maniáticos, me dejan absoluta libertad creativa y están muy satisfechos con los resultados. Y no lo digo por presumir. Con ellos se ha establecido una relación más personal ya que nos han invitado a sus casas a eventos privados.

COMPARTIR: