14 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El exfutbolista gallego llega con la obligación moral de devolver a su equipo a la categoría que le arrebató con el Alba en un mítico partido en 2022

Vuelve a Riazor Rubén de la Barrera: De eliminar a 'su' Dépor con el Albacete a intentar ascenderlo a Segunda

Rubén de la Barrera
Rubén de la Barrera / Twitter
De la Barrera llega para sustituir al recién cesado Óscar Cano, que sólo ha podido conseguir tres victorias en los últimos diez partidos y que apenas contaba con el respaldo de la afición deportivista. Tras una negociación tensa, el entrenador coruñés ha firmado hasta el 2024, aunque con distintas cláusulas, entre ellas, algunas que lo ligan o desatan de la entidad blanquiazul. Hace dos temporadas conseguía la permanencia en Primera Federación con el Dépor.

Rubén de la Barrera será el nuevo entrenador del Deportivo de la Coruña. Quien fuera el verdugo del equipo gallego en los Playoffs en junio del año pasado a los mandos del Albacete, volverá a la que siempre ha considerado su casa para ejecutar el milagro de volver a la élite del fútbol español. De la Barrera llega para sustituir al recién cesado Óscar Cano, que sólo ha podido conseguir tres victorias en los últimos diez partidos y que apenas contaba con el respaldo de la afición deportivista.

Tras una negociación tensa, el entrenador coruñés ha firmado hasta el 2024, aunque con distintas cláusulas, entre ellas, algunas que lo ligan o desatan de la entidad blanquiazul. En adición a esto y gracias a fuentes cercanas, elcierredigital.com ha tenido acceso a algunos detalles relacionados con el contrato. El técnico gallego llega con casi la obligación de ascender al equipo a Segunda División y con un año ampliable hasta 2025. Lo cierto es que a final de temporada volverán a hablar según lo que suceda en el tramo final, en especial si el Deportivo no sube de categoría.

Además, según ha podido saber elcierredigital.com, una de las condiciones para que De la Barrera volviera a los banquillos de Riazor era la destitución del director general David Villasuso, que todo apunta que abandonará la entidad a final de temporada. Y es que a corto plazo se espera que la llegada de Rubén de la Barrera provoque cambios, tanto en el cuerpo técnico como en puestos de la directiva, como el director deportivo o el director técnico, ya que Rubén quiere trabajar en un principio con los nombres que estaban en su primera etapa en el Dépor y no con los que puso Juan Carlos Escotec cuando compró el club. 

FwL6cyfXsAw9Ntv

Rubén de la Barrera abranzándose con los jugadores del Dépor. Twitter

Lo que queda claro es que ya se comienza a hablar de movimientos en las oficinas del club coruñés e incluso de una futura venta de la entidad, una posibilidad que cogería fuerza en caso de materializarse el ascenso, ya que sería más fácil para Juan Carlos Escotec encontrar un comprador con el equipo consolidado en el fútbol profesional.

En cuanto a la directiva, en los últimos días se han dejado ver por la Ciudad Deportiva de Abegondo varios miembros de la anterior presidencia, una actitud poco usual para nombres que ya no están ligados al equipo gallego. La realidad es que con una directiva prácticamente sentenciada, todo indica que a final de temporada habrá nuevas caras en los despachos del Dépor si el equipo sube a segunda. De lo que no hay duda es que se pretende crear el entorno perfecto para que De la Barrera consiga el ansiado ascenso, como ya lo hizo con el Albacete el año pasado, precisamente en Riazor.

De la Barrera y las cuentas para el ascenso

El fichaje de Rubén supone una apuesta muy fiable para los intereses del Deportivo de la Coruña. Un entrenador que ya sabe lo que es sentarse como local en los banquillos de Riazor (salvó al equipo del descenso), y que es deportivista desde que nació. A pesar de su corta edad, con 38 años ha tenido tiempo para coger experiencia tanto nacional como internacionalmente.

Acostumbrado a entrenar en el fútbol humilde de nuestro país, De la Barrera comenzó con tan solo 25 años en el Villaralbo zamorano, con el que casi asciende a Segunda B. Gracias a su trabajo fue contratado por el Guijuelo de Segunda B, del que se marchó en 2014 para luego volver en 2016 tras un breve paso por el Valladolid Promesas

FvmuyuHX0AALm54

Lucas Pérez. Twitter

Después llegaría a la Cultural Leonesa, con la que conseguiría el primer ascenso a Segunda División en la historia de la entidad. Tras esta etapa estuvo unos meses de segundo entrenador de Asier Garitano en la Real Sociedad, para luego marcharse a Qatar donde asumió la dirección del Al Ahli Sports Club. Tras dos temporadas en el país árabe, se hace cargo del FC Viitorul Constanța de la Liga I, convirtiéndose en el entrenador más joven en dirigir en la Primera División rumana. Por último, llegaría su primera etapa en el Dépor y posteriormente su ascenso con el Albacete.

Ahora, tras una travesía por todo el mundo, vuelve a su casa, donde hace dos temporadas conseguía la permanencia en Primera Federación, pero esta vez para conseguir el sueño de toda A Coruña. Para ello quedan dos jornadas en las que se enfrentarán al Algeciras y al Pontevedra, donde los gallegos tienen todo de cara para estar en los Playoffs de ascenso, que de quedar en la posición en la que se encuentran ahora mismo se enfrentarían al Real Madrid Castilla de Raúl González.

Un Dépor que se encomendará a los goles de Quiles y a las asistencias de Lucas Pérez, y que, a pesar de que tenía la opción de seguir en primera división con el Cádiz, decidió volver a su casa e intentar ascender.

COMPARTIR: