07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La mujer de Risto Mejide ha tenido que cerrar el local cinco meses después de su apertura al público

Los negocios fallidos de las ‘celebrities’: A pique el nuevo restaurante de Laura Escanes

Laura Escanes en un restaurante.
Laura Escanes en un restaurante.
Laura Escanes abrió un restaurante en Barcelona que cerró cinco meses después. Su existencia se ha dado a conocer poco tiempo antes de su cierre y pone sobre la mesa los negocios fallidos de algunos famosos. Los múltiples intentos de Gloria Camila en el mundo de la moda, la venta de Kimoa del piloto Fernando Alonso y el polémico restaurante de los Bardem son algunos de ellos.

La fama en muchas ocasiones trae a las celebrities nuevas oportunidades. Ya sea en España o a nivel internacional, los famosos e influencers de todo el mundo aprovechan su reconocimiento para iniciar sus propios negocios. Y aunque en algunas ocasiones sale bien, en otras se convierte en fracaso.

Una de las últimas famosas que se ha lanzado al mundo de los negocios sin mucho éxito ha sido Laura Escanes. La mujer de Risto Mejide abrió a finales de 2021 un restaurante en el barrio del Born de Barcelona llamado Tigre. Se mantuvo abierto durante cinco meses.

El restaurante ofrecía comida japonesa y asiática, destacando el sushi, los rolls y los tatakis. Una idea que, aunque pudiera ser buena, contaba con la desventaja de tener cerca al conocido restaurante Ikibana, con una carta bastante parecida.

El marido de Escanes, Risto Mejide, no dudó a la hora de compartir a través de sus redes sociales que la pareja invierte “de tanto en tanto en proyectos que puedan dar cierta rentabilidad”, afirmando que lo hacen también por “apoyar al empresario y la generación de empleo en nuestro país”. El presentador, además, se mostraba orgulloso de “tomar ese tipo de decisiones”, a pesar del fracaso.

Y es que el caso del efímero restaurante de Mejide y Escanes no es el único. A lo largo de los años, numerosos famosos han probado suerte en otros negocios que han terminado fracasando.

Los casos de Gloria Camila y José Ortega Cano

Uno de los casos sonados más recientes tenía que ver con la hija de José Ortega Cano, Gloria Camila. La joven, que actualmente participa en el reality Pesadilla en el paraíso, estudió moda e intentó en varias ocasiones comenzar negocios relacionados con el sector.

Hasta dos veces tuvo que cerrar su tienda a pesar de sus intentos por reflotarla. Inaugurada como Santa Marta, la colaboradora televisiva cambió el nombre de la tienda a The Time of Bocha antes de cerrarla definitivamente.

Kiko Jiménez y Gloria Camila en su tienda.

Sin embargo, parece que la joven no se rinde y este año se ha lanzado al mundo de los negocios con una plataforma de venta de ropa de segunda mano. Además de la aplicación, la influencer también está vendiendo su propia ropa, ganándose algunos ingresos extra.

Su padre, José Ortega Cano, tampoco ha tenido mucho éxito en su etapa empresarial. En una ocasión se lanzó, como Escanes, al mundo de la restauración. Su restaurante de Benidorm acabó cerrando a causa de las deudas con los dueños del inmueble.

Fernando Alonso y Kimoa, su incursión en la moda

El bicampeón del mundo de Fórmula 1, Fernando Alonso, tuvo su época dorada en 2005 y 2006, cuando alcanzó la victoria en el automovilismo. Desde entonces, el piloto probó suerte en otros premios del mundo automovilístico como Le Mans, Daytona y el Dakar. Pero también hizo su incursión en el mundo de la moda.

En 2017 el piloto lanzó su línea de ropa y complementos Kimoa. Con artículos de carácter deportivo como gorras y gafas de sol, el propio Alonso fue el encargado de darle visibilidad a la marca, de la que suele llevar prendas en sus competiciones. Sin embargo, esto no ha parecido ser suficiente para la marca, que acumuló unas pérdidas desde su nacimiento hasta el año 2020 de más de tres millones de euros.

Fernando Alonso con una gorra de Kimoa.

A causa de ello, el piloto ha tenido que vender el 75% de su capital a la estadounidense Revolution Brands. Fernando Alonso sigue siendo propietario del 25% de la empresa, además de embajador de la marca, que sigue publicitando en sus apariciones televisivas y a través de sus redes.

Los negocios de los Bardem

A pesar de la popularidad que goza la saga de los Bardem en España gracias al mundo del espectáculo, no han tenido la misma suerte en el mundo de los negocios. Pilar Bardem, la matriarca, fundó una sociedad limitada llamada Rama 1939 (por su año de nacimiento) para la “organización y producción de espectáculos públicos y artísticos” que se acabó dedicando al mundo inmobiliario. Sus pocos beneficios fueron para cubrir pérdidas.

Pero si hay un negocio que les ha generado dolores de cabeza a los Bardem, ese ha sido el restaurante La Bardemcilla. Un local situado en la calle de Augusto Figueroa, en pleno barrio de Chueca de Madrid, que estaba decorado con recuerdos familiares, y cuya administradora era Mónica Encinas Bardem, la hermana de Javier y Carlos.

Restaurante La Bardemcilla.

En 2013, la familia vivió un escándalo tras hacerse público por parte del diario La Razón que habían recurrido a un ERE para sus empleados. Según el periodista Miguel Temprano, los socios de Mónica aprovecharon la distracción, con el nacimiento del segundo hijo de Penélope y Javier, para hacer caso a las peticiones del clan y cambiar el nombre del local por el de La Tercera Taberna.

Lo más llamativo es que Mónica Bardem quiso despedir a los empleados con la reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy que sus hermanos Javier y Carlos tanto habían criticado públicamente: 20 días por año trabajado. Fue en abril de 2013 cuando llegaron a un acuerdo por el que se les pagó a sus empleados 35 días por año trabajado.

También intentó triunfar en los negocios Penélope Cruz, mujer de Javier Bardem. La que hoy es una de las actrices españolas con mayor presencia internacional abrió en 2004 la tienda Amarcord en la calle Claudio Coello invirtiendo 353.000 euros. Las ventas cayeron estrepitosamente y pasaron de 1.670.000 euros en 2005 a 42.000 euros en 2008, lo que les obligó a cerrar.

El matrimonio de Sergio Ramos y Pilar Rubio

La salida de Sergio Ramos del Real Madrid dio de qué hablar recientemente. Antes de eso, y tal y como informaba elcierredigital.com, el que fue defensa del Real Madrid sufría por sus negocios, concretamente por sus inversiones inmobiliarias.

Sergio Ramos y Pilar Rubio.

El exfutbolista del Real Madrid diversificó la inversión de sus beneficios como jugador de fútbol en diversos tipos de negocios, pero especialmente invirtió en el sector inmobiliario. Su empresa principal es Sermos 32 S.L. (el número 32 era el dorsal que lucía en el Sevilla), que usa para operaciones mercantiles y para adquirir propiedades de lujo. A través de ella, además, controla la sociedad Desarrollos Inmobiliarios Los Berrocales. La actividad principal de esta empresa es el alquiler de bienes inmuebles. Una sociedad con grandes pérdidas como relataba en exclusiva elcierredigital.com.

COMPARTIR: