03 de marzo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Roberto Gamboa: "Con la digitalización, la demanda de expertos en tráfico se está triplicando"

En este año 2020 que vamos a cerrar dentro de unos días y que ha marcado también económicamente la situación de pandemia, uno de los efectos más claros que hemos visto es la aceleración de la digitalización.  La situación de confinamiento ha multiplicado las tareas que diariamente realizamos online y con ello el crecimiento ha sido exponencial. También lo ha sido las fuentes de información para tomar estas decisiones desde el propio Google a todas las redes sociales con especial relevancia en Facebook e Instagram además de YouTube.

Un crecimiento en la oferta que ha generado a su vez una mayor competencia. Las empresas que ofrecen producto único se cuentan con los dedos de una mano, mientras que tienes que competir con quien ofrece los mismos pedidos u otros complementarios. Por ello, las empresas tienen que hacer mayores esfuerzos para atraer clientes. Por todo ello, la figura del Trafficker Digital, el profesional que compra tráfico a través de anuncios de plataformas tan importantes como Google, Facebook, Instagram, YouTube y otras redes sociales. Una oportunidad laboral clara para presente y futuro pero que en este momento hay serios problemas para cubrir.

Tal y como ha señalado Roberto Gamboa en una entrevista que el perfil del "trafficker digital se está triplicando, y que cada vez es más difícil encontrar perfiles que cumplan con los requisitos de un trafficker digital.

La importancia de un profesional formado

La clave del éxito de un Trafficker Digital es conseguir el mayor número de contactos y ventas y hacerlo lo menor precio posible. Parece fácil, pero no lo es y por ello requiere una formación específica y experta para saber identificar que tráfico adquirir, cuál es el más rentable y el más eficiente.

Tengamos en cuenta que cualquier negocio desde una pequeña tienda de barrio, a una tienda onilne o una gran empresa necesita atraer clientes, cada uno en escalas diferentes pero todos ellos con el mismo objetivo de maximizar su tráfico y que sea de calidad y rentable, que cada euro que invirtamos tenga el mayor retorno posible para la empresa.

En el entorno actual hemos disparado el uso de Internet, solo en el confinamiento el uso de redes sociales ha aumentado un 55% y lo hacemos además en cualquier momento y lugar, especialmente multiplicando nuestros accesos con el móvil, no solo para hacer consultas, sino para contratar o comprar servicios y productos.

Pero ante esta realidad el sistema educativo convencional no da respuesta a esta demanda indispensable, tanto a la hora de crear temarios completamos actualizados en un mundo tan cambiante como es Internet. Esto le permite tener una capacidad de reacción, cambio y actualización que no se ve en los sistemas de formación tradicional.

Con todo ello nos encontramos con una demanda que no parará de crecer para las empresas y una oportunidad laboral más que relevante dentro de la revolución que ya supone el mundo digital.

COMPARTIR: