24 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Las bandas se dedican a comprar terminales de alta gama a través de la web de ventas, pero nunca llegan a mandar el dinero al vendedor

El lucrativo negocio de las mulas digitales: así operan los principales timadores de compras por internet

Las
Las "mulas" digitales operan en Internet.
Esta semana ha sido detectada una banda de ladrones de teléfonos móviles organizada como un entramado familiar, que estaría detrás de múltiples estafas realizadas a través de la App de ventas Wallapop. En el mismo mes en que se detuvo a “Lupín”, el leonés que estafó a 2.400 personas a través de páginas de internet. La Policía Nacional se ha mostrado preocupada y sugiere extremar precauciones en las compras online.

Una banda de ladrones de teléfonos móviles, seguida por la Policía Nacional y organizada como un entramado familiar, estaría detrás de múltiples estafas realizadas a través de la App de ventas Wallapop. La docena de implicados ya acumulan 27 detenciones, según han declarado fuentes de la Policía Nacional. Todos los detenidos en la trama residen en la provincia castellano-leonesa.

Según explica el diario local, la “banda de móviles” se dedica a comprar teléfonos de alta gama a través de la web de ventas, sin llegar a pagar nunca por ellos, posteriormente los dispositivos son revendidos en la ciudad.  Durante la investigación, la policía de Salamanca, ha recopilado 56 denuncias, 27 detenciones y se han podido recuperar 22 aparatos de alta gama.

Las "mulas digitales" son personas que se encargan de estafar a usuarios con la compra y venta de productos a través de internet. Pueden ser vendedores y compradores, cuyo objetivo final es engañar al usuario para robar productos o dinero. La digitalización y el aumento de los usuarios que compran y venden en internet son claves para este delito en auge. 

Usaban wallapop para realizar estafas.

La trama salmantina estaría formada por ciudadanos búlgaros con lazos familiares con dos mujeres españolas, todos residentes en Salamanca. Hasta doce personas han sido detenidas, al menos una vez, por las autoridades españolas. Según los responsables de la investigación, estos serían “mulas informáticas”, lo que implicaría que tendrían una menor implicación, ya que los cerebros se encontrarían en Nigeria. Los investigadores también confirmaron a este diario local que las comunicaciones con los organizadores se realizaban por whatsapp y Facebook.

La Policía cree que los "cerebros" podrían tratarse casi con seguridad de personas de nacionalidad nigeriana, por las expresiones y manejo del español que presentan durante las conversaciones con las “mulas” búlgaras.

El "gran estafador" era de León 

Aunque varias investigaciones apuntan a organizaciones con cerebro en Nigeria, el mayor estafador de todos era leonés. Como se adelantó en elcierredigital.com, Jordi (Lupín), de solo 23 años, fue detenido como responsable de uno de los grupos criminales más grandes de productos tecnológicos. Llegó a suplantar a la UCO de la Guardia Civil y a jueces para amedrentar a un colaborador del que sospechaba que se había quedado con dinero de una estafa.

Sobre este jóven recaían 25 requisas judiciales y se estima que lograba ganar hasta 300.000 euros al mes. Logró ser capturado por agentes de la Unidad de Delitos Telemáticos de la UCO en el marco de la 'operación Lupin'. 

Lo hacía a través de webs que utilizaban el logo de otras más fiables para conseguir el engaño mediante transferencias bancarias y, en algunos casos, el posterior robo y vaciado de cuentas de las víctimas. Algo en común en las organizaciones, ya que buscan hacer creer a las víctimas que están comprando de forma segura. 

Cómo funciona la estafa del "comprador"

El estafador contesta a la oferta de un móvil o portátil a través de una de las páginas de venta. En ningún momento se regatea el precio o se mejora la oferta, simplemente se informa de un pago a través de la opción de pago de Wallapop, Wallapop envíos, según indica la Policía.

Entre las "comprobaciones" realizadas comprador y vendedor envían foto de su cara con DNI, lo cual hace que el vendedor no tenga sospecha alguna. Las autoridades confirman que las identidades de los compradores son reales, pero suplantadas. Aunque el vendedor no tiene por qué, el comprador solicita que le envíe también foto y DNI, de este modo el vendedor sin querer facilita nuevas identidades a los sujetos para emplear en el futuro.

Ejemplo de de correo de estafa / Salamanca24horas.com

Después el vendedor recibe un correo electrónico supuestamente de la app en el que se indica que el dinero ha sido enviado pero se encuentra retenido hasta que el terminal vendido sea enviado. El correo se envía desde una dirección distinta, wallapay@gmail.com, cuando el correo original es de domino @wallapay.com.

De cualquier forma, la Policía advierte de que el correo parece original. Además, los compradores agregan el logotipo de la Guardia Civil con el mensaje “Esta operación está siendo controlada por la Guardia Civil” para tratar de dar mayor credibilidad a la transación.

Después de esto el vendedor envía el dispositivo y lo pierde en manos de la banda. El "mulero" se encarga de vender el dispositivo en el mercado de segunda mano de Salamanca y luego hace un envío de dinero a través de Western Union a una persona en Ibadán, Nigeria.

Recomendaciones

Una vez que internet se ha vuelto un sitio habitual de compra y venta de productos, las autoridades exhortan a aumentar las precauciones, entre las recomendaciones de precaución están:

  • Desconfiar de precios mucho más bajos al del mercado.
  • Salir de sitios con cambios en el URL como wallapop o sin código de seguridad URL
  • No aceptar pagos vía MoneyGramWestern Union o similares.
  • Fijarse en logos de la Policía Nacional o Guardia Civil, ya que estos cuerpos nunca revisan las transacciones de compra venta, por tanto, no debe aparecer el logo en ninguna de estas webs.
  • No facilitar fotos del DNI.
  • No facilitar datos de banco.
  • Revisar que la página no contenga errores de ortografía significativos que puedan levantar sospecha.
COMPARTIR: