16 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

¿Por qué hoy en día son tan baratas las impresoras?

Adquirir ciertos productos tecnológicos exige desembolsar una estratosférica cantidad de dinero. Sin embargo, hay otros que por suerte sí son bastante asequibles. Hoy hablaremos de unos de ellos, los cuales a pesar de la digitalización que han experimentado muchos sectores, siguen siendo utilizados a diario en el ámbito doméstico y profesional. Nos referimos a las impresoras.

En otros tiempos hacerse con una podía llegar a ser prohibitivo. Por el contrario, en pleno 2023 hay unidades que, aunque son fabricadas por marcas muy prestigiosas a nivel nacional e internacional, tienen un precio más que atractivo. ¿A qué es debido? A continuación analizaremos las principales claves que dan pie a ello.

Tóners y cartuchos con los que las marcas compensan el precio barato de sus impresoras

Gracias a Internet no es difícil encontrar tanto tóners como cartuchos que, si bien es cierto que han sido fabricados por marcas muy experimentadas -las mismas que comercializan sus propias impresoras-, no son caros ni mucho menos, sino todo lo contrario. Así lo demuestran los toners originales hp que habitualmente presentan atractivos descuentos del 25 por ciento.

Eso sí, en líneas generales si se opta por comprar tóners originales el desembolso a realizar es considerable en caso de no recurrir a un comercio electrónico que aplique descuentos como los que acabamos de mencionar.

Precisamente el elevado precio que presentan dichos consumibles permite a las marcas reducir al máximo posible el precio de las impresoras que fabrican. Y no es para menos, puesto que saben que los usuarios se verán obligados a comprar esos tóners y cartuchos, unos elementos que para estas compañías suponen un inmenso margen de beneficios.

No podemos decir lo mismo de las impresoras. De hecho, algunas marcas han afirmado que ciertos modelos son vendidos a pérdidas. Es decir, el coste de su fabricación y posterior distribución es superior al precio de venta.

Para entender este escenario vamos a sacar a colación dos ejemplos bastante parecidos. El primero de ellos es el de las cámaras instantáneas. Aunque no son vendidas a pérdidas, resultan bastante asequibles teniendo en cuenta la tecnología tan buena que implementan. Pero las marcas son conscientes de que los consumidores tendrán que adquirir papel, el cual venden de manera oficial a un precio que ronda el euro por hoja.

Hablando de vender a pérdidas, dos empresas que lo hacen son Microsoft y Valve con sus videoconsolas Xbox Series X/S y Steam Deck. Especialmente la primera que hemos mencionado supone un coste de fabricación bastante más alto en comparación con el precio de venta, siendo habitual ver alguna que otra Series S a poco más de doscientos euros. No nos sorprende, puesto que el servicio conocido como Xbox Game Pass compensa con creces a Microsoft gracias a los millones de suscriptores con los que cuenta.

En el caso de Valve, fabricar su Steam Deck también exige gastarse más dinero del que obtiene por las ventas, pero le sale a cuenta debido a la venta de juegos digitales a través de su propia plataforma. Ciertamente el equipo de desarrollo de cada videojuego se lleva una importante parte del precio de compra, pero Valve se queda con un nada despreciable 30 por ciento.

Así pues, las marcas fabricantes de impresoras aplican una estrategia similar que consiste en vender sus impresoras muy baratas pero encarecer al máximo los consumibles que son necesarios para hacerlas funcionar.

Alto nivel de competencia sobre todo en Internet

Aunque las impresoras se popularizaron especialmente cuando proliferaron las conexiones de red domésticas, antaño ya se dejaban ver en muchísimas oficinas. Por desgracia, las empresas tenían que recurrir a compañías específicas que vendían físicamente unidades a precios que distaban de ser asequibles.

La situación hoy en día es radicalmente distinta. No importa si quieres hacerte con una impresora HP o necesitas los consumibles oficiales. Independientemente de si es el primer caso descrito o has de comprar toners hp, en Internet cuentas con ingentes cantidades de opciones por las que puedes decantarte.

A medida en que proliferó la red, también lo hicieron los comercios electrónicos. Hoy en día son muy numerosos, lo cual agradecen enormemente los consumidores. ¿En qué sentido? Básicamente en el de la reducción de precios.

Llegar a un gran número de clientes potenciales exige bajar los precios, ya que en caso contrario los usuarios se verán atraídos por el reducido coste que tienen esos mismos productos en otra tienda online similar. Por ende, esta competitividad deriva en ofertas tan atractivas como la del 25 por ciento de descuento que hemos comentado en anteriores párrafos.

A todo lo ya detallado hay que sumar el abaratamiento de los costes de fabricación, lo cual es fruto de la evolución tecnológica. Así pues, en la actualidad es más barato que nunca hacerse con una impresora incluso a pesar del período inflacionista en el que nos encontramos ahora mismo.

COMPARTIR: