18 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La investigación y desarrollo es lo que más encarece la fabricación de un móvil inteligente de alta tecnología

Desvelamos el verdadero valor de los dispositivos telefónicos, desde las piezas hasta la costosa i+D

Hace días circularon algunos estudios que aseguraban que un teléfono inteligente de una de las marcas más populares se vendía a un precio tres veces más alto de lo que costaba fabricarlo. Varios medios se hicieron eco de la información proporcionada por fuentes de la consultora TechInsights. No obstante, el dato podría ser menos sorprendente si tomamos en cuenta otras variables como mano de obra, publicidad, transporte, distribución, comercialización y quizás el más importante de todos: I+D.

En el cierredigital.com hemos hecho un repaso del peso que tiene la I+D en la industria telefónica y cómo permite poner cada vez más comodidades al alcance de los usuarios. Investigación + Desarrollo, I+D, es el nombre que se utiliza para englobar las actividades de desarrollo de nuevos servicios, productos o mejora de los mismos. Estas actividades pueden ser desarrolladas por organizaciones y empresas privadas o por los gobiernos.

En el caso de la tecnología móvil, las principales investigaciones suelen venir de la mano de las empresas de venta de equipos y otras del área de la telecomunicación. Wil Kenton, técnico americano explica que la i+D esta normalmente fuera del organigrama corporativo, ya que busca un retorno de la inversión a largo plazo a través del desarrollo de nuevas tecnologías.

“Sin un programa de I+D, una empresa no puede sobrevivir por sí sola. Dependerá de otras formas de innovar, como participar en fusiones y adquisiciones o asociaciones” explica Kenton, que añade que “I+D puede generar patentes, derechos de autor, y marcas comerciales a medida que se realizan descubrimientos y se crean productos”.

Aunque la investigación parezca una pequeña actividad de laboratorio, el investigador americano asegura que es “una de las actividades más arriesgadas de la empresa”. Kenton comenta que el riesgo de invertir grandes cantidades de dinero y personal está presente en todas las empresas. Las investigaciones no siempre arrojan resultados positivos, por tanto, una buena parte de la inversión puede perderse, con lo cual, los costes de este área están siempre en aumento.

En abril de este año la coreana Samsung tuvo que retrasar el lanzamiento de su último dispositivo móvil. El aparato, que pretendía ser el primer teléfono plegable se rompía al segundo  día de uso. La investigación, que costó miles de millones buscaba que el móvil pudiese abrirse y cerrarse 200.000 veces sin ningún problema. No obstante, el equipo de casi 2.000 dólares se rompió en las manos de 10 periodistas especializados en el sector.

Por motivos como el anterior, Kento considera que las empresas deben estimar el rendimiento ajustado por riesgo de sus gastos de I + D, que inevitablemente implica un riesgo de capital, porque no hay una recompensa inmediata y el retorno de la inversión  es incierto.

“A medida que se invierte más dinero en I+D, aumenta el nivel de riesgo de capital. 

Varias empresas de tecnología se especializan en I+D de componentes móviles.

A pesar del fallo del primer semestre de Samsung, la empresa ha presupuestado para el período 2019 22.000 millones de dólares para desarrollar nuevas tecnologías como el Galaxy Note 9. Estas cifras representan las apuestas de las mayores empresas del sector en el I+D. La carrera de venta de teléfonos móviles ha avanzado tanto entre las compañías más grandes, que el sector de desarrollo ha superado por mucho al de la producción.

La empresa surcoreana se posiciona actualmente como la cuarta empresa que más invierte en I+D, la primera si solo destacamos las empresas de venta de equipos de comunicación. En la lista le sigue Intel, que aunque no es precisamente una empresa de teléfonos, se dedica a los circuitos integrados y cuenta con el desarrolla de partes indispensables para los equipos móviles. En 2018, se invirtieron 13.100 millones de dólares en la I+D de la americana.

Entre las diez primeras se encuentra Apple, que en 2019 ha aumentado su inversión en el sector en casi un 15%. A cierre del año, podría llegar a superar los 14.000 millones, según algunos medios especializados. La caída de venta de los Iphone, la estrella de la empresa de Steve Jobs, ha generado una creciente necesidad de mejora para volver a captar el mismo público.

Huawei ha estado en la mira de la guerra comercial entre EEUU y China por su implicación en el 5G.

La  I+D puede ser conjunto entre gobierno y sector privado, ya que como un sector de especial atención para el desarrollo son varios los organismos que buscan invertir en el área. En el mundo del móvil, el ejemplo más claro es Huawei, una empresa privada que se ha visto favorecida por condiciones especiales de China y que ha tomado buena parte del mercado internacional de teléfonos móviles.

La empresa china no solo se dedica a vender móviles, su principal ganancia, por ahora, sigue siendo el desarrollo de redes de conexión. De hecho, Huawei ha sido el peón entre la guerra comercial chino americana, al tener una gran implicación en el desarrollo del 5G. Este año, la multinacional aseguró que ya había adelantado estudios de 6G, mientras Estados Unidos busca restarles competitividad.

España, entre los primeros países pero no inversores

España no está lejos en la industria del desarrollo tecnológico. Entre las inversiones privadas y públicas se gastan 14.900 millones de euros anuales en I+D. La cifra es similar a la de 2008, que se vio reducida durante los años posteriores a la crisis y que ha repuntado este 2019.

La I+D española representa el 1,24% del PIB del país, una cifra que no se equipara con el resto de socios europeos. De este modo, España se posiciona como el décimo quinto país que más invierte. En la cabecera de la lista, Estados Unidos, con más de 473 mil millones de dólares de inversión. Le sigue China con 409 mil millones.

La Unión Europea en su conjunto asciende a casi 388 mil millones de dólares de inversión en esta área, de los que 109 mil millones corresponden a Alemania. Estas cifras destacan que España aun siendo de los países europeos con mayor inversor, se encuentra a miles de millones de equiparar a sus socios más cercanos.

Los países que completan la lista son Japón, 179 mil millones de dólares; Alemania; Corea del Sur, 91,6 mil millones de dólares; India, con 66.5 mil millones; y Francia, con 60 mil millones.

Las inversiones de Apple se acercan a las del conjunto de España.

No obstante, los únicos competidores de España no son otros países. Las empresas pueden ser a veces más competitivas que naciones enteras. El caso que más destacó este año fue el de Apple, que ha aumentado sustancialmente sus fondos de investigación. En agosto de 2019, los cálculos de la empresa publicaban que la inversión de I+D cerraría en 14.400 millones de euros.

Por su parte, la Fundación COTEC estima que la inversión total de España llegará a 14.900 millones de euros. Apple se posiciona sí como un fuerte rival para nuestro país en el ranking de principales inversores de investigación y desarrollo. La empresa de dispositivos no es la única, Amazon invirtió 23.000 millones de dólares en I+D durante el 2018, 8 mil millones más que las mejores expectativas de España.

COMPARTIR: