27 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

VPN vs Proxy: ¿Cuál es la mejor opción para mantenerse anónimo en línea?

Conforme nuestra vida diaria se traslada cada vez más al ámbito digital, es necesario tomar en cuenta las posibles amenazas a la seguridad que esto implica. La exposición de nuestra información personal o empresarial sensible en línea puede representar una gran amenaza para nuestra seguridad financiera, de reputación y emocional.

Incluso sin tomar en cuenta estas intenciones maliciosas, mantener nuestros datos privados y en algunos casos, anónimos, es una forma importante de protegernos de la vigilancia y manipulación no consentida por terceros. No se trata de tener algo que ocultar, sino de garantizar que nuestra información personal no sea utilizada inapropiadamente.

En este contexto, se ha vuelto cada vez más común utilizar herramientas como los proxys y las VPNs para mantener nuestra privacidad en línea. De aquí la creciente oferta de vpn free.

 ¿Qué es un Proxy y un VPN?

Un proxy es un servidor que actúa como intermediario entre el usuario y la conexión a Internet, lo que permite ocultar la dirección IP del usuario y, en algunos casos, filtrar y bloquear contenido no deseado. Por otro lado, una VPN (Red Privada Virtual) es una red privada que cifra todo el tráfico de Internet y lo canaliza a través de un servidor remoto, lo que oculta la dirección IP del usuario y protege sus datos en línea.

En comparación con los proxys, las VPNs ofrecen una capa adicional de seguridad gracias a su capacidad de cifrar todo el tráfico de Internet. Además, las VPNs pueden ser más efectivas en el acceso a contenido restringido geográficamente. Sin embargo, es importante destacar que la elección entre una VPN o un proxy dependerá de las necesidades específicas del usuario y del nivel de seguridad requerido para cada situación.

Principales diferencias entre Proxy y VPN

A un nivel técnico, tanto los servidores proxy como las VPNs funcionan como intermediarios para conectarse a Internet a través de un servidor informático remoto. Sin embargo, las diferencias entre ambos son significativas y tienen implicaciones sobre cuál es más apropiado en determinadas situaciones.

En el caso de los servidores proxy, estos actúan como puerta de enlace o intermediario entre el usuario y los sitios web o aplicaciones que se están accediendo. Al desviar toda la comunicación a través del proxy, este proporciona la dirección IP y ubicación del usuario, lo que no solamente oculta su información personal, sino que también permite "conectar" desde cualquier parte del mundo.

Esta característica es particularmente útil en casos donde se requiere acceder ha contenido restringido geográficamente. Además, los proxies funcionan aplicación por aplicación, lo que significa que se deben configurar en cada navegador web individual y no en todo el dispositivo.

Por otro lado, una VPN es una red privada virtual que cifra todo el tráfico de Internet y lo canaliza a través de un servidor remoto, lo que oculta la dirección IP del usuario y protege sus datos en línea. A diferencia de los proxies, las VPNs proporcionan una capa adicional de seguridad al cifrar todo el tráfico de Internet, lo que significa que cualquier persona que esté interceptando el tráfico de Internet solamente verá el tráfico cifrado.

Además, las VPNs funcionan en todo el dispositivo y no únicamente en aplicaciones específicas, lo que significa que se protege todo el tráfico de Internet, no únicamente el tráfico de aplicaciones individuales.

¿Qué es mejor las VPN o Proxy?

En definitiva, y después de leer varios estudios, debemos seleccionar como mejor herramienta las VPN. Las redes privadas virtuales (VPN) son herramientas muy efectivas para mantener la privacidad en línea. Además de permitir a los usuarios acceder a sitios web o aplicaciones a través de servidores en casi cualquier país del mundo, una VPN establece un túnel seguro en el ámbito de sistema operativo a través del cual se enruta todo el tráfico de red.

Esta característica se extiende más allá de un único navegador web (aunque también hay disponibles algunas extensiones de navegador VPN) para incluir todas las aplicaciones en segundo plano e incluso las actualizaciones del dispositivo.

La principal ventaja de las VPNs es que cifran todo el tráfico de red, proporcionando un nivel adicional de privacidad y seguridad en línea. A diferencia de los proxies, que actúan como intermediarios entre el usuario y los sitios web o aplicaciones que se están accediendo, una VPN oculta la dirección IP del usuario y protege sus datos en línea al cifrar todo el tráfico de Internet. De esta manera, los proveedores de servicios de Internet (ISP) y otras partes no pueden observar la actividad en línea del usuario ni interceptar sus datos.

Es importante destacar que, aunque ambas herramientas son efectivas para mantener la privacidad en línea, la elección entre una VPN y un proxy dependerá de las necesidades individuales y del nivel de seguridad requerido en cada situación. 

Recomendaciones finales

En conclusión, tanto los servidores proxy como las redes privadas virtuales (VPN) son herramientas efectivas para mantener la privacidad en línea, pero tienen diferencias significativas. Los proxies son ideales para acceder ha contenido georrestringido de aplicaciones específicas, mientras que las VPNs proporcionan una capa adicional de seguridad al cifrar todo el tráfico de Internet (además de permitir superar la georrestricción). La elección entre uno y otro dependerá de las necesidades individuales y del nivel de seguridad requerido en cada situación.

Es importante destacar que, en un mundo cada vez más digital, la seguridad en línea se vuelve cada vez más importante. Tanto las empresas como los usuarios individuales deben tomar medidas para proteger su privacidad en línea y evitar la exposición de su información personal o empresarial sensible. En este sentido, tanto los proxys como las VPN pueden ser herramientas muy útiles en la protección de la privacidad y seguridad en línea.

COMPARTIR: