23 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La compañía de Jeff Bezos abonará una sanción que asciende a 30,8 millones de euros por la intromisión en la privacidad de los clientes

Jaque al espionaje: Amazon pagará una multa por violar la intimidad de los usuarios

El riesgo de los asistentes virtuales.
El riesgo de los asistentes virtuales.
Este miércoles Amazon anunciaba que pagará 30,8 millones de dólares a los usuarios que denunciaron espionaje por parte de los dispositivos Ring y Alexa. Los fallos en los dispositivos dieron lugar a violaciones de la privacidad de los usuarios. Esta noticia reabre la duda de cuál es manipulación que realizan los asistentes virtuales con nuestros datos. Las empresas detrás de estos dispositivos recalcan su seguridad y confidencialidad.

Este pasado miércoles 31 de mayo, la compañía estadounidense Amazon anunció que había acordado el pago de 30,8 millones de dólares por las denuncias relacionadas con un presunto espionaje a los usuarios de la empresa de cámaras de seguridad para el hogar Ring y del asistente virtual creado por la compañía de Jeff Bezos, Alexa

En su momento, la Comisión Federal de Comercio (FTC) acusó a Ring de presentar deficiencias en la implementación de medidas básicas de protección para evitar el acceso no autorizado por parte de piratas informáticos o empleados de Amazon a los dispositivos y cuentas de los usuarios.

La denuncia alegaba que las deficiencias en la seguridad de Ring dieron lugar a violaciones perjudiciales de la privacidad, como la posibilidad de que las cámaras de seguridad en las habitaciones o baños vigilaran a las usuarias. Bajo la orden propuesta, que todavía se encuentra sujeta a la aprobación judicial, Ring deberá eliminar cualquier dato obtenido de manera ilegal y fortalecer las medidas de seguridad.

De acuerdo con la Comisión Federal de Comercio, varios piratas informáticos aprovecharon las vulnerabilidades para acceder a las trasmisiones de videos, burlarse de menores y extorsionar a varias familias. Como resultado, Ring tendrá que pagar 5,8 millones de dólares.

Mientras que Amazon depositará 25 millones adicionales como parte de un arreglo separado para resolver las acusaciones de que Alexa grabó varios registros de voz cuando estos debían haber sido eliminados.

Alexa, Siri o Google Assistant

Con sucesos como estos, es normal que nos preguntemos, ¿Qué hacen realmente Alexa, Siri o Google Assistant con nuestros datos? Los asistentes personales virtuales se encuentran actualmente en todo tipo de dispositivos, y ya se han convertido en una parte esencial de nuestro día a día.

Las empresas responsables de estos dispositivos siempre abogan por tranquilizar al usuario a través de políticas de transparencia, donde dan a conocer los datos recogidos y su posterior uso. Amazon, Apple o Google han salido en diversas ocasiones a defender sus asistentes personales incidiendo en cómo estos dispositivos guardan o analizan la información que reciben por parte de los usuarios siempre de una manera transparente y legal. Aun así, todavía siguen apareciendo noticias que alertan sobre el acceso a datos personales o conversaciones privadas por parte de las empresas a través de estos asistentes personales.

Alexa, Google Assistant y Siri

Amazon se caracteriza por el uso de datos de sus usuarios para la personalización de las compras, libros o recomendaciones musicales, que se expande hacia el asistente personal Alexa. Este dispositivo recoge estos datos para "brindar una experiencia totalmente personalizada y exclusiva al cliente". Las consultas realizadas a Alexa se almacenan cifradas en la nube, lo que hace que el usuario pueda manipular las grabaciones a su antojo. A su vez, ofrece la opción de borrar todo lo almacenado hasta la fecha, asegurando una completa eliminación de los datos recabados.

Una de las características del asistente de Amazon que ha generado más dudas en cuanto a seguridad es Drop In: una función similar a un interfono que permite la comunicación entre familiares y amigos mediante altavoces inteligentes. La multinacional siempre ha mantenido una clara negativa ante cualquier posibilidad de espionaje o intromisión por parte de usuarios ajenos.

Google Assistant

Apple es posiblemente la empresa más restrictiva en este ámbito. Permite al usuario manejar en todo momento qué datos se comparten, a través de qué aplicaciones y cómo se pueden controlar en cada ocasión. La marca estadounidense recuerda que ningún dato se comparte con publicitarios o anunciantes. La información que recoge el asistente personal Siri, no traspasa nunca la frontera del propio dispositivo donde se ha recogido, a no ser que el usuario decida compartirlo de manera voluntaria.

De forma similar actúa Google Assistant, aunque en esta ocasión el asistente de Google manda todas las grabaciones a los servidores. De hecho, no hay manera de configurar al asistente de forma diferente. Sin embargo, ninguna de las consultas se guarda, lo que imposibilita el hecho de que alguien pueda acceder a las consultas y, por lo tanto, identificar al usuario o relacionarlo con la consulta realizada.

Google recuerda a sus usuarios que si se eligen la opción de almacenar los datos, la experiencia será mucho más eficaz y se facilitará que los servidores ofrezcan una experiencia única y personalizada. Además, asegura que en ningún caso la empresa venderá las grabaciones de audio ni ningún dato personal proporcionado.

COMPARTIR: