29 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El grupo también advirtió a las empresas que no han salido de Rusia que tienen dos días para abandonarlo o serán su siguiente blanco

Anonymous dice hackear el Banco Central ruso y amenaza con 35.000 archivos secretos

Anonymous ataca Banco Central de Rusia.
Anonymous ataca Banco Central de Rusia.
La guerra entre Rusia y Ucrania no es ni mucho menos un solo conflicto bélico. Este enfrentamiento, que está causando verdaderos estragos en todo el mundo, también se gesta en las redes sociales y en Internet, con una gran presencia de los hackers. Ahora, Rusia ha recibido un gran golpe de Anonymous que ha atacado el Banco Central de la Federación Rusa.

Según afirma Anonymous (o al menos, cuentas simpatizantes con el grupo de hacktivistas), el Banco Central de la Federación Rusa habría sufrido un ataque directo que tendría una consecuencia fatal para el mismo: la liberación de más de 35.000 archivos en las próximas 48 horas. Además, este grupo explica que en esos documentos hay acuerdos y documentación totalmente confidencial. Un ataque que sigue la línea del propio grupo que ya dejó claro que se posicionaba a favor de Ucrania, prometiendo "castigar" a Rusia por la invasión.

Anonymous también ha asegurado haber hecho redadas cibernéticas en organizaciones como Roskomnadzor –el regulador de medios ruso– y el servicio de inteligencia y seguridad ruso FSB, filtrando miles de documentos clasificados para exponer los detalles de los planes de Putin para conquistar Ucrania y socavar la campaña de propaganda interna del Kremlin. Pero ahora, los hacktivistas están dirigiendo su atención a las grandes corporaciones que aún no han suspendido sus operaciones en Rusia en medio de la guerra.

Este nuevo ataque es distinto, ya que en esta ocasión hablamos de una entidad bancaria de vital importancia para Rusia, con información mucho más sensible y con datos involucrados de ciudadanos y organizaciones rusas. Por lo tanto, el golpe para Putin en este sentido es mucho más importante.

Este mensaje ha sido replicado por otras cuentas afiliadas a Anonymous, algunas de ellas subiendo incluso algunas fotos de documentos privados. Explican que en menos de 48 horas, se liberarán más de 35.000 archivos, aunque no se sabe ni cómo lo harán ni en qué plataforma. 

Por ahora, Rusia no se ha pronunciado acerca de este ataque. No obstante, el país está sumido en una oleada de ataques hacker contra sus sitios web gubernamentales y sus medios de comunicación afines al Kremlin. De hecho, no solo Anonymous está involucrada en esta ofensiva; la IT Army de Ucrania también está colaborando en los ataques.

Rusia también está metida de lleno en estos ataques. Hace escasos días la Casa Blanca advertía que los hackers de Rusia tenían como objetivos a empresas que brindaran servicios esenciales de Estados Unidos, así como compañías nacionales varias.

Guerra digital y desinformación

Mientras Rusia sigue destrozando ciudades ucranianas, internet también se ha convertido en un campo de batalla sin precedentes, con ciberataques capaces de afectar a un país entero y extenderse por las redes hacia todo el mundo. La guerra cibernética a escala global es una guerra desconocida para la humanidad, y la que estamos viendo tiene más de guerra informativa que de malware, al menos por ahora.

Los ciberataques que dirigió Rusia a Ucrania en vísperas de la invasión presagiaban lo peor, pero lo cierto es que la palabra ciberguerra para calificar los incidentes informáticos se ha quedado demasiado grande al lado de los tanques en el terreno. 

Anonymous afirma que hackeó Banco Central de Rusia

Anonymous.

Lo que internet sí está siendo es el medio donde millones de personas de todo el mundo se informan al instante de lo que sucede en relación con la invasión. Muchos se han convertido en expertos de inteligencia de fuentes abiertas, siguen hora a hora lo que ocurre, analizan imágenes de satélites y conversaciones de radio entre soldados rusos, y elaboran mapas colaborativos para ayudar a los ucranianos.

Ciberataques y desinformación

Ucrania ha sufrido tres ciberataques masivos como preludio de su invasión: el 14 de enero y el 14 y el 24 de febrero, que alcanzaron al 90% de los sitios web del Gobierno, pero duraron unas pocas horas. La interfaz al público de varios de ellos fue alterada por los atacantes, que dejaron mensajes amenazantes, como “Tened miedo y esperad lo peor”, frase que fue rápidamente citada por medios en todo el mundo.

Pero sin embargo, desde que comenzó la invasión, los ciberataques más importantes son los que Ucrania o grupos que la apoyan están dirigiendo a Rusia. A los dos días de la invasión, el ministro de Transformación Digital ucraniano, Mykhailo Fedorov, lanzó la IT Army, en una invitación sin precedentes a los hackers del mundo de que lucharan como voluntarios también informáticamente contra Rusia. La IT Army es la fuerza más visible en el escenario electrónico de un conflicto marcado por una mezcla caótica de actores, desinformantes, declaraciones de sabotaje imposibles de verificar y un gran número visible de intrusiones digitales.

Además, como hemos mencionado antes, Anonymous ha reaparecido llamando a las acciones contra Vladímir Putin y objetivos rusos y apuntándose algunos ataques en las últimas dos semanas. Los expertos coinciden en afirmar que sus acciones son de bajo nivel de efectividad pero con mucho impacto en términos de guerra de información y propaganda a favor de Ucrania. 

También con este conflicto se está viviendo la mayor guerra de desinformación de la era moderna, y esto está menoscabando los esfuerzos de la diplomacia. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y sus portavoces están tejiendo la realidad alternativa más audaz y peligrosa que haya rodeado a cualquier conflicto del siglo XXI, una que hace que los actuales esfuerzos diplomáticos destinados a poner fin a la guerra sean inútiles y sin sentido.

Los medios de comunicación estatales rusos han presentado a los rusos como víctimas de la guerra y han cubierto la invasión como un intento de liberar a la población ucraniana, incluso cuando las bombas y los misiles llueven sobre los civiles.

Es un enfoque que tiene múltiples beneficios para Moscú. Puede servir para encubrir atrocidades y posibles crímenes de guerra, como el ataque al hospital de maternidad. La desinformación también contribuye a la falsa narrativa del Kremlin sobre la naturaleza de la guerra: que es la víctima, que se sirve a los rusos en las redes de medios estatales.

COMPARTIR: