02 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Una iniciativa del Gobierno propone la prohibición del proxenetismo y la persecución a las personas que se lucren con la explotación sexual de mujeres

Internet se convierte en el primer medio para consumir nuevas formas de prostitución

Prostitución en España.
Prostitución en España.
Los anuncios en internet de prostitución se han disparado en España en los últimos diez años. Con la llegada de las nuevas tecnologías y los smartphones, los clientes aprovechan estas herramientas para idear nuevas formas de prostitución. Ahora, el contacto en red y el marketing digital hacen que estos servicios tomen un nuevo impulso a través de las plataformas. Ante estos datos, el Gobierno español propone la prohibición del proxenetismo y perseguir a quienes se lucran con explotación sexual

La prostitución en España ha pasado de venderse en la calle y en clubs a compartir anuncios en internet de forma rápida. La publicidad de estos servicios tiene una serie de características similares como es la edad o ciertas peculiaridades de la mujer, detalles de los posibles servicios e incluso comentarios de otros clientes sobre una chica. Madrid y Barcelona siguen siendo dos epicentros de este tipo de anuncios a través de internet, de acuerdo con la última investigación de la Universidad de Valencia.

El gobierno debate sobre si debe avanzarse hacia una legislación abolicionista que persigue al cliente, o debe regular la prostitución, como lo hace Alemania. El PSOE ha retirado la enmienda, conocida como ‘ley del solo sí es sí’, que proponía perseguir los fines de la legislación abolicionista y ha presentado una nueva proposición de ley que prohíbe toda forma proxenetismo y persigue a las personas que se lucran con la explotación sexual de mujeres.

Aún así, algunos gobiernos de grandes ciudades como Barcelona, Sevilla o Valencia ya han aplicado algunas ordenanzas municipales donde se castigan tanto a los proxenetas como a los consumidores. Sin embargo, el problema reside en la capacidad de intervención, que necesita un enfoque integral

De acuerdo con los últimos datos del CIS de 2008, el 4,6% de los hombres reconoció que había pagado por mantener relaciones sexuales con una mujer los 12 meses previos a la encuesta. Esta cifra aumenta hasta el 5,3% entre jóvenes de 18 a 24 años y baja al 2,4% en mayores de 65 años. Sin embargo, en los últimos diez años, estos datos han aumentado debido a la llegada de internet.

El acceso a internet ha creado nuevas formas de prostitución y ha permitido el uso de foros donde los hombres pagan por mantener relaciones sexuales con mujeres. En ese tipo de webs los clientes pueden encontrar el servicio que más se adecúa a sus intereses, puntuar y comentar a las mujeres y conocer el local donde ejercen su servicio. 

Prostitución en una calle de España.

El confinamiento y la Covid-19 han supuesto un enorme incremento del uso de internet. Al no poder ejercer la prostitución en la calle o en los prostíbulos, a partir de 2020 las apps y plataformas han comenzado a cobrar fuerza entre sus clientes. Aún así, los anuncios en la red revelan que no existe un código postal que haga referencia al local donde se ejerce dicho servicio, según señala el análisis de la Universidad de Valencia.

Detenidos por trata y explotación sexual en España

De acuerdo con los últimos datos del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) del Ministerio de Interior, entre 2017 y 2020 en España se detuvieron a 883 personas por trata sexual y a 824 por explotación sexual. Las víctimas relacionadas con estos arrestos ascendieron a 737 casos derivados de la trata y 1.872 de explotación sexual.

Por otro lado, la explotación sexual representa el 50% de todos los tipos de trata, es decir, la mitad de las víctimas de trata de todo el mundo son sometidas a fines de explotación sexual a diferencia del 38% que son utilizadas con un fin laboral. Por su parte, las mujeres constituyen el 77% de los casos de trata sexual, según los datos del Informe sobre tráfico de personas de 2020. Además, según la ONU, el 67% son mujeres y el 25% son niñas, mientras los hombres representan un 5% y los niños un 3% de los casos. 

La situación en Europa

En los países europeos el proxenetismo es ilegal, sin embargo, existen otras opciones respecto al ejercicio en sí de la prostitución, desde la prohibición total, como ocurre en países como Lituania, o la regulación de dicho ejercicio, tal y como sucede en países como Alemania y Holanda.

En España, la prostitución no es legal ni ilegal, lo mismo que ocurre en otros países como Italia y Portugal. Se controla el ejercicio del proxenetismo pero no al cliente, aunque la Ley se Seguridad Ciudadana (2015) imponga sanciones si el ejercicio de este servicio se produce próximo a lugares donde hay menores de edad, como son los parques.

COMPARTIR: